Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tiempo en Semana Santa: varias borrascas amenazan con pasarla por agua

Tiempo estable y cálido para este primer fin de semana, pero se espera la entrada de un frente el Domingo de Ramos y de otro el miércoles

Día soleado en la Malvarrosa de Valencia, el pasado 26 de marzo.rn
Día soleado en la Malvarrosa de Valencia, el pasado 26 de marzo.

La Semana Santa se presenta este año con un tiempo típicamente primaveral, es decir, muy cambiante y con mejorías y empeoramientos transitorios, según avanza el primer parte especial para este periodo festivo elaborado por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que se actualizará a diario. El arranque será “muy bueno”, con “tiempo estable, cálido y seco” este primer fin de semana, pero se estropeará a partir del Domingo de Ramos, con la llegada de una primera borrasca, a la que es probable que se sume una segunda el miércoles, explica Delia Gutiérrez, una portavoz de la Aemet, que advierte no obstante de que la predicción está sujeta a mucha incertidumbre, ya que quedan muchos días para las jornadas centrales de la Semana Santa y en primavera resulta más difícil afinar en los pronósticos.

Según describe Gutiérrez, la estabilidad aumentará muchísimo de aquí al viernes y la probabilidad de lluvias irá reduciéndose, para quedar acotada a algún chubasco en el Cantábrico oriental el viernes y en zonas del noreste peninsular como Cataluña y Baleares el sábado y el domingo. No obstante, se trata de “una probabilidad baja y de precipitaciones poco importantes”, matiza la portavoz.

Además, se pondrá fin a las temperaturas invernales con una subida casi generalizada de cara al fin de semana, que será cálido para la fecha en casi todo el país. “Vamos a pasar de estar en valores por debajo de lo normal a estar al menos de tres a cinco grados por encima en la mayor parte de la Península”, anuncia Gutiérrez. Solo zonas del noreste como las proximidades de los Pirineos y el valle del Ebro se mantendrán en los valores habituales o incluso entre uno y tres grados por debajo.

Así, el domingo, los valores máximos más altos se registrarán en la mitad sur peninsular, donde se esperan temperaturas por encima de 25 grados en las zonas más llanas y en los valles y de hasta 28 y 30 grados en la costa malagueña y en zonas del interior cercanas al litoral valenciano y murciano. Mientras tanto, en la mitad norte se rondarán los 20 grados en las zonas más llanas.

Pero a última hora del sábado la situación se complicará “al abrirse paso un frente desde el Atlántico, que llegará por el noroeste y dejará las primeras precipitaciones el domingo” en Galicia, el Cantábrico occidental y zonas próximas de Castilla y León. Este frente avanzará el lunes por el resto de la mitad norte hasta alcanzar el martes a Cataluña y el Mediterráneo. En la zona sur, que en principio se salvará de la lluvia, el frente “se notará con intervalos nubosos y bajada de temperaturas”. La caída en las temperaturas será generalizada: llegará a ser el lunes de hasta cinco grados en la mitad occidental del país y el martes esa misma caída se extenderá a casi toda la mitad oriental.

Hasta aquí llega la certidumbre, mientras que el resto del pronóstico está sujeto a variaciones. De miércoles a viernes se atisba la llegada de “una segunda borrasca, que es posible que se adentre más que la anterior y que afecte de lleno a la Península”, avanza la experta. “Ahora mismo, hay riesgo de precipitaciones entre el miércoles y el viernes en toda la Península”, resume Gutiérrez, para añadir que donde menos probabilidad de agua existe es en los archipiélagos y en el sureste peninsular y donde más, en el noroeste. Pero aún es pronto para concretar zonas concretas e intensidad de lluvia. “Lo que no se ve es que vaya a ser una semana de estabilidad”, resume Gutiérrez, que llama a estar atentos a las actualizaciones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información