Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior alerta del “riesgo alto” de sufrir ciberataques a gran escala

La recién aprobada Estrategia Nacional sitúa también entre los grandes riesgos la conexión del yihadismo con la delincuencia y las mafias de la inmigración

La delincuencia cambia. Los métodos para combatirla, también. La recién publicada Estrategia Nacional contra el Crimen Organizado no solo fija las nuevas líneas de actuación del Ministerio del Interior para hacer frente al “nuevo paisaje criminal”, sino que detalla cuáles serán las principales amenazas de los próximos años. El documento señala el cibercrimen y el riesgo de ataques informáticos a gran escala como las mayores preocupaciones de los expertos policiales.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, a su llegada al Congreso.
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, a su llegada al Congreso. EFE

“En el rankingde los delitos más preocupantes para los próximos años situaría en primer lugar, sin duda, el cibercrimen”. Quien habla así es Carlos Enrique V. H., uno de los responsables en el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO, dependiente de Interior) que ha intervenido en la redacción del documento que fija la acción de las Fuerzas de Seguridad hasta 2023. Una preocupación reflejada en el propio documento, que califica sin ambages de “alto” el riesgo de que España sufra ataques informáticos a gran escala contra instituciones públicas y empresas. “Esto se viene reflejando tanto por la creciente sofisticación de los ataques cibernéticos detectados como por el incremento progresivo del número de medios físicos conectados a Internet y del volumen creciente de la información sensible y, por tanto, vulnerable almacenado en la ‘nube”, recalca el documento elaborado por el ministerio de Fernando Grande-Marlaska y que entró en vigor el 22 de febrero.

Con el término cibercrimen, los expertos abarcan un amplio campo que va desde los ciberataques contra infraestructuras críticas del Estado hasta las estafas online que afectan a miles de ciudadanos. Estas últimas —que han pasado en solo siete años de 21.075 casos denunciados a 88.859—, se han convertido ya en el séptimo delito más común, por encima del tráfico de drogas y, los robos con violencia.

Y subiendo, según destacan todos los expertos policiales consultados, que coinciden en que este auge está ligado a la “alta rentabilidad” de estos delitos, al reducido riesgo —solo se esclarecen un 5% de los cometidos— y al bajo coste de los equipos que se necesitan para cometerlo. Los investigadores ya han detectado que delincuentes que antes cometían otros delitos han “migrado” a esta nueva modalidad. También el incremento de los llamados “empresarios individuales del delito”, a los que el documento de Interior cita en varias ocasiones. “Son ciberdelincuentes que venden sus servicios a grupos de crimen organizado para, por ejemplo, conseguirles listados de números de tarjetas de crédito con sus claves para que puedan saquear cuentas”, destaca Carlos Enrique V.

La segunda gran amenaza que fija la Estrategia Nacional es el novedoso panorama que se abre en el tráfico de drogas. El documento incide en que la situación geoestratégica y los lazos culturales de España con los principales países productores de hachís y cocaína hacen que, junto al blanqueo de capitales, siga siendo una de “las actividades ilícitas predominantes de la criminalidad organizada en España”. Sin embargo, los expertos policiales ven preocupantes novedades. En primer lugar, el aumento “exponencial y alarmante” de los cultivos de marihuana, que han convertido a España en país exportador. “Solo el año pasado se desarticularon más de 50 grupos dedicados a producirla y exportarla”, detallan fuentes policiales. Interior responsabiliza de buena parte de ese auge al “falso concepto” que tiene la sociedad de que la marihuana “es una droga blanda o terapéutica” que no afecta a la salud.

Drogas de laboratorio

A más largo plazo, el documento pone el foco en “la amenaza procedente de los mercados ilícitos relativos a las drogas de síntesis [como el éxtasis o el speed] y Nuevas Sustancias Psicoactivas”. Estas últimas son sustancias creadas en laboratorio a partir de la modificación de alguna molécula de estupefacientes ya conocidos para conseguir burlar las convenciones internacionales que determinan qué sustancias son ilegales. “Cada vez salen menos drogas de las plantas y más de los laboratorios”, ironiza Carlos Enrique V., quien apunta a China y, de modo más incipiente, a India como orígenes de buena parte de esas nuevas sustancias.

Interior también alerta de las conexiones entre la delincuencia común y el yihadismo. Y lo hace tanto en el documento que fija la estrategia contra el crimen organizado como en el que ha diseñado contra el terrorismo. “Es una vinculación creciente que abarca tanto la financiación como la logística de armas y documentación falsa”, señala el mando policial del CITCO. En este sentido, añade que “hasta ahora” los contactos que ha detectado la policía son “de pequeños delincuentes dedicados al menudeo de droga o los pequeños robos”, pero reconoce que la tendencia es a que aumente en el futuro. “Es una situación que, por ejemplo, con ETA no se dio”, recalca.

La preocupación por el tráfico ilícito de migrantes y la trata de seres humanos también va en aumento. Las mafias que se dedican a introducir en España de manera ilegal a personas son señaladas en la Estrategia Nacional como “una grave amenaza de seguridad nacional” a medio plazo. “Es difícil combatir estas organizaciones porque están asentadas en África”, apunta el experto policial. En la trata, sigue predominando la que tiene fines sexuales, aunque desde el CITCO destacan el auge de las que trafican con personas para explotarlas laboralmente. “Hay organizaciones que esclavizan, literalmente, a las víctimas”, denuncia el policía.

El blanqueo se fija en el deporte y en las energías renovables

La corrupción es tildada en la Estrategia Nacional de “amenaza grave”, aunque Interior no se refiere solo a la política y muestra su preocupación por su presencia en el deporte. “Utilizar el deporte para blanquear dinero no es algo nuevo ni tampoco el amaño de las apuestas”, destaca Carlos Enrique V. H., mando policial del CITCO, quien aclara que la novedad es que los grupos mafiosos han iniciado su desembarco en España procedentes, en su mayoría, de Italia, donde son fuertes desde hace tiempo

También de este país proceden algunas de las nuevas modalidades de blanqueo. En concreto, la inversión en el sector de las energías renovables. “La Camorra y la ‘Ndrangheta llevan tiempo haciéndolo en Italia mediante empresas interpuestas”, apunta el experto, quien también destaca el aumento detectado en otras formas de lavado de dinero: las criptomonedas y el juego online.

Interior también alerta de la capacidad de los defraudadores al fisco para adaptarse a los diferentes sistemas de control de los gobiernos. Así, en el fraude del IVA, uno de los más habituales y dañinos para las arcas públicas, las tramas dificultan aún más las investigaciones inscribiendo las conocidas como “empresas truchas” —sociedades sin patrimonio propio y encabezadas por un testaferro que generan un enorme volumen de negocio en poco tiempo con el único fin de no tributar el impuesto— en países “remotos” para burlar los controles existentes en España.

Muy ligados a este fraude están los delitos contra la propiedad industrial, que en los últimos años han expandido su radio de acción más allá de los tradicionales productos textiles. “Han empezado a importar de manera ilegal medicamentos y anabolizantes, con el riesgo que eso supone para la salud”, señala el policía del CITCO.

La Estrategia Nacional no se olvida de los delitos contra el patrimonio, sobre los que recuerda que son la tercera mayor actividad criminal en España. De hecho, pone el acento en los grupos criminales de “gran movilidad” por Europa “generando cierta sensación de inmunidad a pesar de las continuas desarticulaciones a las que son sometidos”. También preocupa el tráfico de armas. En España “delincuentes autónomos especializados” rehabilitan armas inutilizadas para venderlas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información