Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

España y Suecia lideran la presencia femenina en la política

El Gobierno español es el que tiene más ministras de toda la UE y en las Cortes hay casi un 40% de parlamentarias, la cuarta mejor cifra

Foto de familia del Consejo de Ministros, tomada tras su presentación en Moncloa el pasado junio.
Foto de familia del Consejo de Ministros, tomada tras su presentación en Moncloa el pasado junio.

A pocos días del Día Internacional de la Mujer, en una semana en la que la mayoría de los partidos e instituciones concentran sus esfuerzos en un mensaje feminista y de empoderamiento, la agencia europea Eurostat ha confirmado que, al menos en la arena política, España está haciendo los deberes para acabar con la brecha de género. El Gobierno de Pedro Sánchez es el de mayor presencia femenina de toda la UE, superando por primera vez a Suecia: más de la mitad (un 52,4%) del Ejecutivo español está compuesto por mujeres. Además, España es el cuarto país, tras Suecia, Finlandia y Bélgica, en número de parlamentarias, con casi un 40% sobre el total. En ambos casos, muy por encima de la media europea.

MINISTRAS EN LOS GOBIERNOS

En %

Fuente: Eurostat.

España se sitúa por primera vez en cabeza del porcentaje de ministras sobre el total del Gobierno. Aunque desde que Pedro Sánchez nombró a los miembros de su Ejecutivo el pasado julio se ha hablado del Gobierno más femenino de Europa, la estadística de Eurostat es la confirmación oficial. Un total de 11 ministras sobre un total de 17 carteras: la vicepresidenta Carmen Calvo, Margarita Robles (Defensa), María Jesús Montero (Hacienda), Nadia Calviño (Economía), Magdalena Valerio (Trabajo), Reyes Maroto (Industria), Teresa Ribera (Transición Ecológica), Meritxell Batet (Política Territorial y Función Pública), Isabel Celaá (Educación) y María Luisa Carcedo (Sanidad).

La cifra está muy por encima de la media europea. Aún así, la tendencia general es positiva: en la UE, el número de mujeres en los diferentes gobiernos ha pasado del 23% en 2003 al 30% en 2018. En cabeza, a parte de España y Suecia (con un 52,2%) se sitúan Francia, con un 48,6%, Holanda y Dinamarca, con un 41,7% y un 40,9% respectivamente. En el otro extremo de la escala se sitúan Hungría, con solo un 7,1% de mujeres en el Ejecutivo e Italia, con un 16,7%.

Sin embargo, y aunque el número de mujeres presidentas y primeras ministras en los países de la UE también aumentó durante el período 2003-2018, en 2018 había tan solo tres presidentas, un 11%. En 15 años, el el porcentaje de mujeres jefas de gobierno nunca superó el 14%, lo que significa que nunca ha habido más de cuatro mujeres en esta posición al mismo tiempo.

Para la politóloga Berta Barbet, el elemento clave para la presencia de mujeres en gobiernos europeos es la ideología. Si el Gobierno es de izquierdas, como en el caso de Suecia o España, o al menos se declara progresista, como en el caso de Macron en Francia, la ideología de género se incorpora a la praxis política de manera más evidente en forma de paridad. Las disparidades en la UE se explicarían entonces por la mayor o menor presencia del feminismo como idea en los respectivos gobiernos.

Sin embargo, la también polítologa Silvia Claveria avisa de la "excepcionalidad" del actual Gobierno español, ya que hay "mucha competencia por la hegemonía en la izquierda", en la que es muy importante el discurso feminista. Aún así, Claveria apunta como otra razón para esta presencia femenina, de manera más general, el hecho de que los primeros ministros puedan seleccionar a su equipo en función de su experiencia profesional, más allá del cargo que ocupen en el Parlamento, como pasa en España. Es decir, tener un Gobierno más permeable a optar por ministros de fuera de la política favorece a las mujeres, ya que las principales posiciones dentro de los partidos políticos acostumbran a ocuparlas hombres. En esto también entra la ideología: en el PSOE, al haber adoptado cuotas de partido desde hace años, la estructura del mismo está mas feminizada.

PARLAMENTARIAS EN LOS PAÍSES

Cámaras legislativas, en %

Fuente: Eurostat.

Menos mujeres que hombres en todos los Parlamentos

Las mujeres ocupan el 30% de los escaños en los parlamentos nacionales en la UE en 2018. Esta proporción ha aumentado desde 2003, cuando las mujeres representaban alrededor de una quinta parte (21%) de los parlamentarios, pero la presencia femenina sigue siendo menor que la femenina en todos los hemiciclos. Ningún parlamento en toda la UE tiene más mujeres que hombres.

A pesar de este dato, de nuevo España se sitúa por encima de la media y en tercera posición (empatados con Bélgica) en presencia femenina en el Parlamento, con un 40%. Por delante, la que más se acerca a la paridad es Suecia (47%), mientras que Finlandia aparece en segundo lugar con un 42%. Un número significativo de mujeres también ocupa escaños en Austria (37%), Dinamarca y Portugal (ambos 36%) e Italia (35%). Al final de lista, hay países dónde las mujeres representan menos de un quinto de los parlamentarios nacionales en Hungría (13%), Malta (15%), Chipre y Grecia (18%) y Rumania (20%). 

Batet considera que, en el caso parlamentario, la presencia o no de cuotas (por ejemplo, a través de las listas cremallera) junto con el tipo de parlamento es muy importante para asegurar la presencia de mujeres en los diferentes hemiciclos. Por ejemplo, en sistemas electorales mayoritarios, con solo un escaño por circunscripción, es mucho más complicado alcanzar la paridad al ser casi imposible introducir un sistema de cuotas. También, por supuesto, la ideología de la mayoría parlamentaria influye también a la hora de determinar el número total de mujeres.

Sin paridad en las instituciones europeas

Álvaro Sánchez

En Bruselas, el reparto de poder institucional no es todavía paritario. 19 hombres y nueve mujeres forman el equipo de la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE. Eso supone que solo un 32% de los comisarios son mujeres. Ligeramente superior es la cifra en el Parlamento Europeo, donde representan el 36% de los europarlamentarios. Sin embargo, su número apenas ha crecido en los últimos años. Según un estudio del Consejo de Municipios y Regiones de Europa publicado este miércoles, en 2009 sumaban el 35% del total, con lo que en una década el avance ha sido mínimo.

Junto a la preocupación por la mayor presencia masculina, en la Eurocámara han nacido en los últimos tiempos iniciativas para denunciar el acoso sexual. El 8 de marzo del pasado año, un grupo de trabajadoras del hemiciclo creó el grupo #Metoo para pedir a los candidatos a eurodiputados que se comprometan a luchar contra los abusos en el Parlamento. Denuncian el bloqueo de medidas contra el acoso sexual, han publicado en un blog testimonios anónimos de afectadas, y han iniciado una campaña para que los miembros de la Cámara suscriban su manifiesto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información