Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España, récord mundial de ministras

Este nuevo Ejecutivo es un hito que puede hacer que ver más ministras que ministros empiece a ser la norma y no la excepción

Combo de fotografías de los integrantes del Ejecutivo de Pedro Sánchez. En vídeo, Pedro Sánchez anuncia su Gobierno.

L as mujeres han estado tradicionalmente excluidas de las instituciones políticas y sobre todo de los Gobiernos, un área especialmente masculinizada. Sin embargo, algo se mueve. El nuevo Gobierno de Pedro Sánchez ha nombrado a 11 ministras en un gabinete de 17, que representan el 64,7% de los miembros. Este hecho convierte al nuevo Gobierno de España en el Ejecutivo con más mujeres del mundo y de la historia de Europa. El hito español supone desbancar al Gobierno finlandés de Vanhanen que, en 2007, había nombrado a 12 ministras de un total de 19, es decir, el 63,1% de los integrantes.

No es fácil encontrarse este porcentaje de mujeres en los Gobiernos de la OCDE. De hecho, incluso hoy día cuesta ver a Gobiernos paritarios a nivel europeo. A modo de ejemplo, en Grecia, Bélgica o Portugal no superan el 25% de mujeres en el Poder Ejecutivo. Sin embargo, poco a poco las ministras se han ido abriendo paso. Francia o Suecia llegan a un 50%. Costa Rica, con un 56% de mujeres en el Gobierno, o Canadá, con un 51,7%, también han conseguido situarse en las posiciones más altas del ranking.

Hay varios condicionantes que favorecen el incremento de mujeres en la formación de Gobierno. Cuando el partido que se incorpora al Poder Ejecutivo tiene una ideología de izquierdas o ha implementado cuotas de género en su organización tiende a nombrar más mujeres en el gabinete. En otras palabras, los partidos que están más comprometidos con los valores de la igualdad de género, y en sus filas cuentan con más mujeres que el resto, es más probable que seleccionen a más mujeres en el Gobierno. Desde 1997, el PSOE adoptó en sus estatutos que en las ejecutivas de su partido debía haber como mínimo un 40% de cada género.

También ayuda a que haya mayor presencia de mujeres el hecho de que los primeros ministros pueden seleccionar a su equipo en función de su experiencia profesional, más allá del cargo que ocupen en el Parlamento, como pasa en España. Es decir, tener un Gobierno más permeable a optar por ministros de fuera de la política favorece a las mujeres, ya que las principales posiciones dentro de los partidos políticos acostumbran a ocuparlas hombres. Siguiendo este argumento, también la mayor presencia de mujeres en el Parlamento favorece a la incorporación de mujeres en el Ejecutivo. Al aplicarse en España desde 2007 las cuotas de género en las legislaturas, ha fomentado que se llegue a cerca de un 40% de mujeres en el Congreso.

Sin embargo, aquellos Gobiernos pequeños o de coalición se inclinan por una presencia masculina mayor, ya que el primer ministro dispone de menos posiciones para poder elegir.

No es de extrañar que el PSOE, al cumplir todas las condiciones previas, nombre a más mujeres en el Gobierno de lo que lo hacen otros países vecinos. Sin embargo, hay tres circunstancias adicionales que pueden explicar este inaudito incremento de mujeres en el Gobierno.

El primero es el auge del feminismo que hemos vivido en España y que se ha visibilizado mucho desde el 8-M. Esto ha podido marcar los nombramientos del nuevo Gobierno. También es destacable que el sector de mujeres feministas dentro del PSOE ha sido tradicionalmente muy fuerte, y ayuda a entender los grandes avances en la presencia de mujeres que ha tenido este partido. Por último, el hecho que el Gobierno de Zapatero nombrara a un 50% de mujeres en 2004 marca un suelo que el nuevo Gobierno debía superar si no quería verse sobrepasado por las acciones de Podemos.

Tener mujeres en los Gobiernos es importante ya que, de esta manera, se consigue una mayor calidad de representación de la democracia. Si las mujeres son excluidas del Gobierno, además de cuestionar la igualdad de oportunidades (sabemos que hay suficientes mujeres igual de válidas que los hombres), se prescinde de las mujeres en los procesos de la elaboración de las políticas, las cuales regulan la vida de los ciudadanos. Este es un aspecto relevante porque ellas tienen otras experiencias vitales y otras necesidades que, de esta manera, pueden ser atendidas.

Además, el Gobierno es un espacio con gran potencial simbólico que contribuye a que las ciudadanas vean la política como algo suyo y cercano. Por eso mismo este récord que alcanza España con el número de mujeres que se han nombrado en este nuevo Gobierno es un hito que puede hacer que ver más ministras que ministros empiece a ser la norma y no la excepción.

Sílvia Claveria es profesora de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid y editora de Politikon.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fe de errores

Esta tribuna ha sido sustituida por una versión ampliada el 7 de junio a las 19:45 CEST.