Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Xabier Arzalluz, histórico dirigente del PNV

El líder nacionalista, fallecido a los 86 años, presidió su partido entre 1980 y 2004

Xabier Arzalluz, en la sede del PNV en Bilbao en una imagen de archivo. En vídeo, la ministra portavoz del Gobierno ensalza la figura política de Arzalluz.

Xabier Arzalluz ha muerto esta mañana en Bilbao a los 86 años de edad, según ha confirmado el PNV en un tuit en su cuenta oficial. Arzalluz Antia, nacido en Azkoitia (Gipuzkoa) el 24 de agosto de 1932, fue uno de los referentes del nacionalismo vasco, militante del Partido Nacionalista Vasco (PNV) desde 1968 y su presidente entre 1980 y 2004. La formación nacionalista muestra en su comunicación su pesar: “Nos deja una persona, un jeltzale y un abertzale ejemplar”.

“Se nos ha ido Xabier Arzalluz, que fue todo en el partido y en Euskadi. Siempre estaremos en deuda con él, por el gran trabajo que realizó a favor de la patria vasca. Los miembros del PNV y los nacionalistas estamos tristes en estos momentos”, ha escrito Andoni Ortuzar, presidente del PNV en su cuenta de Twitter.

Arzalluz se educó en el seno de una familia carlista de pocos recursos económicos. Fue el séptimo y último hijo del matrimonio. En 1943, con 10 años, ingresó en el seminario menor de Durango y dos años más tarde se trasladó a la escuela apostólica de Javier, en Navarra, centros pertenecientes a los jesuitas, donde estudió Bachillerato hasta 1949, año en el que ingresó en el seminario de Oña (Burgos). En 1956 comenzó a dar clases de lengua y literatura en un colegio de Zaragoza, en cuya universidad se licenció en Derecho y Filosofía y Letras. Tras acabar la carrera, solicitó ir a Alemania para continuar sus estudios y la Compañía de Jesús le envió en 1962 a un seminario de Fráncfort, donde aprendió alemán. Allí pasó tres años y se desplazó a Bonn, donde trabajó con los emigrantes españoles. En 1963, cuando tenía 31 años, fue ordenado sacerdote. Colgó los hábitos en 1970.

Fue una “figura clave del PNV del siglo XX junto a Sabino Arana, José Antonio Aguirre y Juan de Ajuriaguerra”, escribió en una ocasión el exdiputado Iñaki Anasagasti. Desde 1968 militó en el Partido Nacionalista Vasco (PNV), ilegal durante todos los años de la dictadura franquista. Dos acontecimientos históricos le conmovieron y le impulsaron para adentrarse en la política: la invasión de Checoslovaquia y la muerte por atentado de Melitón Manzanas.

En 1971 entró a formar parte de la dirección regional de Vizcaya (Bizkai Buru Batzar) y de la Ejecutiva nacional del partido. Arzalluz mantuvo una estrecha relación aquellos años previos a la restauración democrática con otros dirigentes del PNV, como Ajuriaguerra, Luis Mari Retolaza, Txomin Saratxaga y Mitxel Unzueta, quienes prepararon al partido nacionalista para la llegada de la democracia.

Durante unos meses de 1984, Arzalluz vivió y estudió en Reino Unido, y en octubre de ese año regresó para dedicarse a la docencia en la facultad de Derecho de la Universidad de Deusto. Especialista en Derecho político, renunció a su deseo de ser catedrático para dedicarse a la política, aunque inicialmente compaginó sus actividades políticas clandestinas durante la dictadura con su despacho de abogado.

Fue diputado por Gipuzkoa en el Congreso de los Diputados durante la Legislatura Constituyente de España (1977-1979), donde destacó por su oratoria y siguió de cerca la redacción del texto constitucional. En 1979 dirigió las negociaciones para aprobar el estatuto vasco de autonomía. Ese año fue reelegido diputado de la Cámara baja, aunque dejó el escaño a finales del mismo para incorporarse a la ejecutiva del PNV en Bizkaia. El nombramiento de Carlos Garaikoetxea como primer lehendakari del Gobierno vasco en junio de 1980 facilitó el ascenso y consolidación de Arzalluz en la máxima dirección del partido a partir del 16 de abril de ese mismo año.

Vivió en primera persona uno de los momentos más traumáticos de la historia del PNV, cuando en 1986 se produjo un fuerte enfrentamiento político con Garaikoetxea que desembocó en la escisión del partido y el nacimiento de una nueva formación, Eusko Alkartasuna (EA), que lideró Garaikoetxea.

Salvo en ese momento de convulsión interna, Arzalluz encadenó reelecciones como máximo dirigente del PNV hasta 2004. Durante su etapa como presidente, el PNV tuvo acercamientos políticos mientras Felipe González (PSOE) fue el jefe del Ejecutivo español y más tarde con José María Aznar (PP), a quien apoyó en su investidura, lo que le permitió lograr en aquella época el traspaso de competencias de calado para el País Vasco y una mejora notable del Concierto Económico.

Pero el entendimiento de los nacionalistas vascos con el PP gobernante se fue al traste cuando el PNV hizo una apuesta clara por la unidad de fuerzas abertzales en el conocido como acuerdo de Lizarra, firmado en septiembre de 1998 y que excluía a las fuerzas constitucionalistas. Con Arzalluz, el PNV tomó entonces una deriva a favor de la autodeterminación del País Vasco y la acción conjunta de los nacionalistas en las instituciones.

Estaba casado y era padre de tres hijos. En 2004 decidió retirarse de la política y fue sustituido al frente del PNV por Josu Jon Imaz, actual presidente de Petronor, que venció a la candidatura de Joseba Egibar, quien había sido considerado por Arzalluz como el más idóneo para sucederle. “El nombre de Xabier Arzalluz quedará inscrito con letras de oro en la historia del nacionalismo vasco”, dijo Imaz el día en que se ofició el relevo en la presidencia del PNV.

Tras conocerse el fallecimiento de Arzalluz, el exlehendakari Juan José Ibarretxe se ha despedido de él destacando que fue un hombre de mucho prestigio. El líder de Sortu, Arkaitz Rodríguez, ha reconocido, “independientemente de las diferencias políticas” que separaban a su formación de Arzalluz, “el gran ascendiente y la profunda huella que ha dejado en el devenir de este pueblo” el fallecido expresidente del PNV.

El funeral por Arzalluz se celebrará este sábado 2 de marzo a las 19.00 en la parroquia Santa María del Real de Azkoitia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información