Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imaz se impone a Egibar y Arzalluz en las primeras asambleas del PNV

Temor a que el proceso electoral deteriore la imagen del viejo líder

La candidatura de Josu Jon Imaz ha arrancado con ventaja en las primeras asambleas de las organizaciones municipales del PNV, que han comenzado esta semana. Según fuentes oficiosas del PNV, ya que las oficiales no informan del proceso electoral interno, Imaz se impuso tanto al actual presidente, Xabier Arzalluz, como al aspirante y portavoz del partido, Joseba Egibar, cuyos apoyos sumados ni logran acercársele suficientemente.

El PNV ha comenzado esta semana a celebrar las asambleas municipales que deben votar hasta el 15 de noviembre a los candidatos a la presidencia de la ejecutiva del PNV. En las primeras reuniones que han trascendido, en Algorta y Astrabudua (ambas en Vizcaya), según pudo saber este periódico de fuentes no oficiales, se ha impuesto el candidato apoyado por parte de las ejecutivas de Vizcaya y Guipúzcoa, el consejero de Industria y portavoz del Gobierno que preside Juan José Ibarretxe, Josu Jon Imaz. Las fuentes oficiales del partido a las que se requieren datos o se acude a confirmar los que ofrecen otras fuentes internas señalaron a este periódico que no informarán del proceso electoral interno en ningún momento.

Distintas fuentes internas consultadas ayer, incluidas personas cercanas al otro candidato, Joseba Egibar, portavoz de la ejecutiva del partido y del grupo parlamentario, reconocieron la victoria de Imaz en la asamblea de San Nicolás de Algorta. La votación otorgó más de 80 votos a Imaz, mientras Egibar y Arzalluz quedaron casi empatados en torno a 30 votos cada uno.

Aunque testimoniales, obtuvieron también apoyos el ex consejero del Poder Judicial Emilio Olabarria y el europarlamentario Josu Ortuondo. En Astrabudua, una junta de menor envergadura que la de Algorta, el respaldo a Imaz fue masivo.

Estos datos son totalmente insuficientes para emitir un juicio y no pueden ser tomados como representativos, pero fuentes del partido en Vizcaya, donde las convocatorias se han hecho con más rapidez para arrastrar a otros territorios de menor peso, los consideran "indicativos" de lo que puede ser la tónica general en esa provincia. Por el contrario, en el sector que promueve a Joseba Egibar se recuerda que la elección "se juega también en Navarra, en Álava, en Guipúzcoa y en Iparralde (País Vasco francés)".

En estos medios se expresan abiertamente las dudas sobre la línea política que seguirían los partidarios de Imaz si ganan y se cuestiona incluso su compromiso con el Plan Ibarretxe: "Algunos de ésos", dijo ayer una fuente de ese sector, "dieron por amortizado al lehendakari en 2000 e incluso buscaron otro candidato", acusan.

Las contradicciones sobre la decisión final de Xabier Arzalluz pesan de modo fundamental en el proceso, pero ni su figura parece suficiente para frenar el peso de los aparatos regionales que apoyan a Imaz. Nadie comprende muy bien por qué el líder del partido ha decidido permanecer en la carrera, al menos en la primera vuelta, hasta el 15 de noviembre, y medirse como uno más con los otros contendientes.

Distintas fuentes temen que este proceso deteriore su figura y le impida disfrutar de un retiro de "patriarca" unitario del conjunto del partido. Y, sobre todo, que su marcha aparezca como el fruto de una derrota y no como un acto voluntario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de octubre de 2003