Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlos Garaikoetxea, presidente del Gobierno vasco sólo con los votos de su partido

Carlos Garaikoetxea juró su cargo como presidente del Gobierno vasco a las 0.07 horas de hoy ante el árbol de Guernica entre los gritos de «Carlos, Carlos», poco después de que fuera elegido lendakari con los únicos votos de su partido, el Partido Nacionalista Vasco (PNV). La votación, que hubo de repetirse dado que la primera vez resultó nula al producirse dos votos a favor de Garaikoetxea en vez de sí y un tercero a favor de Ana, registró el siguiente resultado: veinticinco votos a favor (PNV) y veinticuatro en contra (PSOE, Euskadiko Ezkerra, PCE, UCD y AP). Herri Batasuna no asistió a la sesión.Previamente, Garaikoetxea se había dirigido al Parlamento vasco como presidente del Gobierno, para exponer las líneas maestras del Partido Nacionalista Vasco (PNV), recogidas en un extenso discurso de 44 folios que fue profusamente contestado por el resto de formaciones políticas. El señor Garaikoetxea hizo especial hincapié en la necesidad de que el Gobierno central reconozca que es preciso un desarrollo exhaustivo del Estatuto vasco. Posteriormente, se refirió a las medidas a adoptar en los aspectos económico, cultural y de pacificación del País Vasco.

La sesión plenaria del Parlamento vasco se inició pasadas las cinco y media de la tarde en la Casa de Juntas de Guernica, con ausencia de los diputados de Herri Batasuna. En el exterior del edificio -al que se accedía por rigurosa invitación- se concentraron medio centenar de familiares de presos de ETApm que a lo largo de todo el acto no cesaron de repetir los gritos de «iPresos a la calle!» y «¡Amnistía ahora!», que sólo remitieron cuando, en su intervención, el único candidato a la presidencia, Carlos Garaikoetxea, se refirió al problema de la violencia y apuntó como una de las soluciones al mismo medidas de gracia para los privados de libertad.

Carlos Garaikoetxea inició su largo discurso de 44 folios, que venía a ser una declaración política y el adelanto de las líneas maestras del programa de gobierno, refiriéndose al desarrollo del Estatuto vasco como uno de los objetivos prioritarios del mismo.

Pasa a página 11

Garaikoetxea: "El error más garrafal del Gobierno sería combatir la vía estatutaria"

(Viene de primera página.)

Carlos Garaikoetxea señaló: «Quiero recordar aquí nuestra preocupación por las actitudes sintomáticas del poder central en dichas leyes, poco coherentes con el contenido del Estatuto, así como nuestra postura absolutamente firme a la hora de recabar la interpretación más amplia de aquél, y de rechazar toda ley o práctica política que pretende recortar directa o indirectamente sus contenidos.»

«Quede, pues, claro, que nuestra eventual actitud en el futuro Gobierno vasco vendrá determinada por la correspondencia que obtengamos del poder central en la lectura del Estatuto, así como la respuesta que haya al tratar el calendario de transferencias, en la comisión mixta que hemos de crear inmediatamente. Los precedentes que hemos padecido en la época preautonómica nos obliga por fuerza a ser alarmistas en este terreno. Y lo somos para recordar al poder central que un nuevo error sería fatal. Que la vía estatutaria ya está siendo combatida por algunos -y el Gobierno sabe con qué dureza- por falta de credibilidad. Que el error político más garrafal que podría cometer sería dar la razón a quienes todavía, injustificadamente, invocan tales interpretaciones.»

El resto del discurso del candidato peneuvista a la presidencia del Gobierno vasco se dividió en tres partes bien definidas en las que adelantó la línea política de actuación del futuro Gabinete con respecto a los problemas de la crisis económica y el paro -apartado que ocupó la mitad de su intervención-, de. la violencia y de la cultura:

«La actuación en el campo económico presenta tres niveles distintos: adopción de iniciativas, planes y medidas concretas, salidas del Estatuto, creación de instituciones en las que, de un modo combinado, se tutele e impulse el proceso de reestructuración y ajuste de nuestra estructura económica, y la ambientación e impulsión de una, política económica pactada. entre los agentes que intervienen en el proceso productivo, para definir las variables de comportamiento y las reglas de actuación del sector privado, en el área del mercado que le corresponde.»

«Nuestra actuación cultural», dijo más adelante, «debe plantearse en tres campos diferentes: educación, medios de comunicación social y universidad e investigación. Lucharemos para que todos aquellos que deseen vivir como euskaldunes puedan hacerlo, pero desde ahora anunciamos que no intentaremos imponer una u otra lengua. Nuestro proyecto de política cultural no será posible si no contamos con una televisión vasca. El conseguirla es uno de los objetivos primordiales del Gobierno Vasco. Defendemos el derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo con sus convicciones religiosas, filosóficas e ideológicas. La enseñanza será gratuita, a todos los niveles, a medida que los medios económicos públicos lo permitan. La Universidad vasca debe ser un servicio público, totalmente autónomo, no dependiente de ningún órgano exterior al País Vasco, que responda a las exigencias que la plantea la sociedad vasca.»

«Todos estos objetivos mencionados», dijo el señor Garaikoetxea, «corren el peligro de una total frustración si la escalada de violencia que sufre nuestro país persiste. El Gobierno vasco deberá dedicar un esfuerzo prioritario a la pacificación, pero yo he dicho muchas veces que los planes de pacificación nunca se podrían concebir sin arrastrar problemas, que son históricos, desde una perspectiva igualmente histórica. A partir de estas constataciones, quiero reafirmar hoy, una vez más, mi convicción de que deberemos hacer un esfuerzo titánico para lograr esta reconciliación, nada fácil, en la que deberán ponerse sobre la mesa algunas premisas fundamentales: garantía de la autenticidad del autogobiemo que va a traer el actual proceso autonómico y clara definición de su alcance en las diversas áreas de gobierno. Será imprescindible encontrar un espíritu receptivo a este esfuerzo de reconciliación en aquellos que practican la lucha armada.»

Lertxundi (PCE): deficiencias en el planteamiento programático

Concluido el discurso de Garaikoetxea se abrió un receso de una hora y veinte minutos para que los diferentes grupos pudieran preparar su contestación al mismo. Los citados grupos hicieron pública su protesta por el hecho, de no haber recibido ni siquiera durante este período una copia del discurso de Garaikoetxea, a fin de poder preparar sus intervenciones.

Roberto Lertxuridi, portavoz del Partido Comunista de Euskadi en el Grupo Mixto, anunció el voto negativo de su partido a la candidatura de Carlos Garaikoetxea, «por las deficiencias profundas de su planteamiento programático». Reconoció, sin embargo, el esfuerzo hecho por Garaikoetxea en el planteamiento de la alternativa a la crisis económica, del que, sin embargo, dijo adolecía de una definición nítida del modelo económico hacia el cual se dirige el PNV.

Lertxundi mostró su desacuerdo con los medios planteados por Garaikoetxea como solución al problema de la violencia, por considerar que en su exposición no había referencias a aspectos fundamentales, como son la Junta de Seguridad y la necesaria creación de una Cónsejería de Interior en el Gobierno vasco. Tras mostrar en principio su acuerdo con el planteamiento hecho por Garaikoetxea en tomo a la necesidad de medidas de gracia, señaló, sin embargo, que éstas deberán estar siempre basadas en la condición previa del abandono de la violencia.

Aróstegui (AP): defensade la unidad de España

Florencio Aróstegui, de Alianza. Popular (AP), centró su intervención en la defensa que su partido hace de la unidad de España, y fue interrumpido por dos veces por el presidente de la mesa por considerar que su exposición se salía del tema. Aróstegui declaró que AP es un partido autonomista, pero que, en su opinión, «España no necesita federarse, porque sólo se federa lo que está previamente separado y España lleva cinco siglos unida».

Onaindía (EE): críticas al Gobierno monocolor

Poco crítica respecto al contenido del discurso de Carlos Garaikoetxea resultó la intervención de Mario Onaindia, de Euskadiko Ezkerra (EE), que inició la misma con palabras de agradecimiento al PNV, «germen», dijo, «de la lucha por la liberación nacional de Euskadi y a quien tenemos que agradecer que nos enseñara la historia prohibida».

Señaló luego la frustración que la lucha de los últimos cuarenta años ha producido en el pueblo vasco, atribuyéndola a dos causas: ausencia de un proyecto político positivo («siempre hemos luchado en contra de algo y escasas veces a favor») y la falta de unidad de los vascos («somos el único pueblo del Estado que no ha sido capaz de poner en marcha una plataforma democrática unitaria»). «Los dos únicos triunfos que podemos adjudicarnos», señaló, «son: la amnistía y el Estatuto de Autonomía; dos ocasiones en las que logramos lucharjuntos.»

Criticó insistentemente Onaindía la fórmula de gobierno monocolor adoptada por el PNV, asegurando que los problemas fundamentales que tiene hoy planteados Euskadi sólo pueden abordarse desde la unidad de las fuerzas progresistas y con un programa común. «Por eso defenderemos», indicó, «un programa de coalición que haga posible la formación de instituciones propias, que defiendan los intereses de los trabajadores. Un Gobierno que garantice la integración de Navarra y nos lleve a una sociedad sin miedo y en libertad. No es posible un Gobierno monocolor. El PNV o se une con la izquierda o con UCD.»

Trasófrecer su colaboración al PNV en el desarrollo del Estatuto, dijo: «Contad con nosotros en este objetivo. Ahora bien, si el PNV utiliza su fuerza y competencias en beneficio de la derecha y de sectores minoritarios, estaremos siempre en la oposición en el Parlamento y en la calle.»

Viana (UCD): falta de referencias a la Constitución

Jesús, María Viana, de UCD, comentó en su intervención su preocupación por la falta de referencias a la Constitución española en el discurso de Garaikoetxea. «La Constitución», dijo, «es ley de leyes y a ella forzosamente hay que volver los ojos.»

Insistió Viana en la necesidad de que se acabe con la costumbre de hacer al poder central causa de todos los males vascos. «Nuestros males», señaló, «vienen de hace cincuenta años y ha hecho falta la presencia de UCD al frente del Gobierno para que después de tantos, años se pueda elegir un presidente de Gobierno vasco.»

En torno a las medidas de gracia apuntadas por Garaikoetxea como una de las soluciones al problema de la violencia, Viana dijo: «Las medidas de gracia deben ser una consecuencia de una pacificación real en el País Vasco y no una causa o condición de la misma.»

Benegas (PSE-PSOE): petición de vuelta al Parlamento

Txiki Benegas, del Partido Socialista de Euskadi-PSOE, afirmó que Garaikoetxea había esbozado un programa, pero no había aportado soluciones en campos concretos, y que por esa razón su partido no le votaría. Benegas precisó que votar en contra de Garaikoetxea era votar en contra de la política del PNV, y en este sentido enumeró lo que, a su juicio, eran los dos principales errores del PNV: rechazar la Constitución y abandonar el Parlamento.

El portavoz socialista pidió a Garaikoetxea que su partido vuelva al Parlamento sin condiciones.

A continuación, intervino Emilio Guevara, del PNV, quien en una escueta intervención recordó que el pueblo vasco ha depositado su voto en el PNV y que, por tanto, le correspondía a su partido conducir el proceso de recuperación de Euskadi.

El candidato a la presidencia, Garaikoetxea, intervino finalmente paracontestar a las anteriores alocuciones y señaló que, evidentemente, un programa de gobierno no podía exponerse en hora y media, y que por eso muchos temas tan sólo habían sido esbozados. Al representante de AP le señaló que consideraba que la soberanía popular es divisible; al de UCD le contestó afirmando que en su postura no había rechazo a la Constitución y que la había mencionado en su discurso, y acusó finalmente de incoherencia al representante socialista por no defender en la actualidad la incorporación de Navarra a Euskadi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de abril de 1980

Más información