Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez centra en el empleo y los avances sociales el arranque de su campaña

El presidente se compromete a aprobar el subsidio de paro para mayores de 52 años y la cotización a la seguridad social de los cuidadores de personas dependientes que estaban incluidos en los Presupuestos

Susana Díaz y Pedro Sánchez, este sábado en el acto del PSOE en Sevilla. En vídeo, la convocatoria de Sánchez lanza la precampaña electoral.

A falta de dos meses para el inicio formal de la campaña, Pedro Sánchez ha dado comienzo este sábado en Sevilla la carrera para las generales del 28 de abril. La elección de Andalucía para celebrar su primer mitin tras anunciar la fecha de las generales no podía tener mayor simbolismo. Y evidencia cuál será la prioridad del PSOE los dos próximos meses: la movilización masiva de su electorado. El mismo que en las elecciones andaluzas le dio la espalda a los socialistas provocando la pérdida de la Junta, dando fin a 36 años de Gobiernos consecutivos en la comunidad autónoma más extensa y poblada de España. Una coalición de PP y Ciudadanos sustentada por Vox gobierna desde enero en el granero tradicional de votos al PSOE, que en las andaluzas del pasado 2 de diciembre obtuvo una victoria pírrica en la que se dejó 400.000 votos y 14 escaños respecto a 2015. Evitar que se repita ese escenario es el gran reto que afronta el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE.

“Tenemos que movilizarnos todos, apelamos a la movilización serena, firme, determinada de la izquierda, de los progresistas y de todos aquellos, que a lo mejor ni nos han votado, pero que saben que este partido hoy representa el sentido común, la moderación y el progreso de todos en el conjunto del país”, ha afirmado Sánchez, que aspira a captar al votante de centro. "Se están equivocando. La ultraderecha va a radicalizar a todos los partidos que pacten con ella", ha incidido el presidente, que aspira a captar votantes de centro a los que no convenza el reposicionamiento ideológico de Ciudadanos.

Sánchez ha anunciado que, a pesar de que no han salido adelante los Presupuestos Generales del Estado, aprobará antes de las elecciones un subsidio de paro para mayores de 52 años y la cotización a la Seguridad Social de los cuidadores de personas dependientes no profesionales. Ambas medidas se sacarán adelante mediante decreto. “Tengo muchos defectos. Pero tengo alguna virtud. Y una es que soy algo testarudo”, se ha comprometido a aprobar ambas medidas. El Ejecutivo también planea revertir algunos aspectos de la reforma laboral del PP de 2012 con la misma fórmula, aunque "no está cerrado", según fuentes del Gobierno.

"Estoy convencido de que el 28 de abril la sociedad española va a dar la espalda a la crispación por una política útil", ha expresado Sánchez en su primer acto de partido con Susana Díaz desde las pasadas elecciones andaluzas y previsto con anterioridad al anuncio de las elecciones generales de este viernes para presentar a Juan Espadas, alcalde de Sevilla, como candidato socialista a su reelección para el Ayuntamiento de la capital andaluza —es la principal ciudad que gobierna el PSOE—. El presidente del Gobierno espera aprovechar en las urnas el rechazo a los Presupuestos en el que coincidieron PP, Ciudadanos y los independentistas catalanes. "Ayer [por el viernes] convocamos las elecciones y la derecha, porque solo hay una, se apresuró a poner un cordón sanitario alrededor del PSOE. Nosotros defendemos una España en la que cabemos todos, da igual que nos pongan un cordón sanitario. Lo van a quitar los españoles el 28 de abril con su voto", ha aseverado Sánchez. El presidente se ha comprometido a que la primera medida que tomaría un nuevo Gobierno socialista sería aprobar unos presupuestos "sociales para acabar con la brecha de precariedad y desigualdad".

La ruptura de las conversaciones con los secesionistas, en lo que resultó determinante el malestar que generó en el PSOE la figura del relator en las negociaciones con ERC y PDeCAT, le ha dado a los socialistas un relato del que hace dos semanas carecían. Pese al coste de no sacar adelante los Presupuestos. La insistencia en la autodeterminación de los secesionistas rompió definitivamente el diálogo de los últimos meses para alivio de los barones y alcaldes socialistas. El pálpito de todos es que la gestión de la crisis en Cataluña tendría una fuerte penalización en las urnas. De ahí su alivio con que se hayan separado las generales de las autonómicas y municipales del 26 de mayo.

Cierre de filas de Susana Díaz

"Arrancamos en Sevilla dos campañas con el objetivo de parar a la derecha. Y nos vamos a batir el cobre. Vamos a salir con ganas y unidos. Sabemos el reto histórico que afrontamos... Si no hay una mayoría grande, sólida, las derechas se unirán. El relato lo tenemos aquí. Por eso el 28 de abril hay que darle una mayoría sólida a Pedro Sánchez para que le dejen hacer lo que no le han dejado", ha arrancado Díaz ante un millar de militantes y simpatizantes. La secretaria general de los socialistas andaluces ha querido cerrar filas en torno a Sánchez y ha dejado claro que el PSOE de Andalucía brindará todo el apoyo al líder del PSOE para ganar las elecciones.

Como Sánchez, el discurso de Díaz ha estado marcado por la necesidad de movilizar al electorado de izquierdas para evitar que se repitan las alianzas de los partidos de derecha que desplazaron al PSOE de la Junta por primera vez en casi 37 años. “Que se sepa qué pasó el 2 de diciembre. Si no salimos a votar lo que pasará en España es lo que ha pasado en Andalucía: tres derechas, dos gobiernos y un guirigay”, ha señalado en referencia al nuevo Ejecutivo de la Junta, liderado por el PP y Ciudadanos, gracias a al apoyo necesario de la extrema derecha de Vox. Una coalición que implica, según la socialista "una regresión para España". 

Como ejemplo de esa regresión, Díaz ha presentado las primeras medidas que ha adoptado el Gobierno bipartito de la Junta, recordando cómo se ha cuestionado la ley de igualdad y de violencia de género y se ha derogado de facto la ley de Memoria Histórica. Díaz también ha lanzado un mensaje en clave nacional: "Nadie nos va a enseñar a amar a España. España no es de nadie y no vamos a permitir que nadie se apropie de una bandera que solo se levanta cuando se defiende a los ciudadanos de un país, desde la solidaridad, la democracia, y Pedro lo va a hacer con ilusión, con ganas y con todos los socialistas andaluces detrás, batiéndose el cobre".

El de Sevilla ha sido el primer encuentro entre la expresidenta de la Junta y Sánchez desde las elecciones de diciembre. Tiempo en el que las relaciones entre Ferraz y el PSOE de Andalucía se han caracterizado por la tensión. La dirección federal evitó ratificar a Díaz en su puesto como líder de la oposición e insinuó la necesidad de una regeneración al frente de la federación andaluza, principal caladero de votos de la formación en España. "Quiero que sepa todo el mundo que estamos juntos y unidos", ha dicho hoy Sánchez pese al recelo mutuo que se profesan desde su renuncia como secretario general en el comité federal del 1 de octubre de 2016 y su victoria en las primarias siete meses después.

El propio Sánchez aseguró que en Andalucía se había cerrado un ciclo tras las elecciones del 2 de diciembre, unas declaraciones que no gustaron en absoluto en el PSOE regional que contraatacó advirtiendo de que el tripartito de derechas podría repetirse en el resto del país. Sin embargo, durante la crisis generada por la figura del relator en las negociaciones con los independentistas, Díaz fue de los pocos líderes territoriales que evitó pronunciarse al respecto. “Cualquier comentario hubiera sido interpretado como un ataque personal al presidente”, indican desde su entorno. Díaz mantiene su intención de resistir y recuperar el Ejecutivo andaluz en la próxima convocatoria electoral. Un resultado discreto de Sánchez facilitaría su permanencia. El ejemplo que se pone en la federación andaluza es el de Guillermo Fernández Vara, que recuperó la Junta de Extremadura tras el mandato de José Antonio Monago. La dirección de los socialistas extremeños destaca que ellos afrontaron una alianza "contra natura" entre PP e IU. Y advierten de que solo le concedían seis meses a Monago en la presidencia pero terminó completando la legislatura.

Este ha sido también el primer acto multitudinario de la dirigente socialista tras los malos resultados cosechados en los comicios autonómicos. Desde entonces, Díaz solo había dado una rueda de prensa a los medios, a principios de enero, cuando se concretó el acuerdo de Gobierno entre PP y Ciudadanos que la apeó de la Junta. La dirigente ha optado por mantener un deliberado perfil bajo en estas semanas para culminar la reorganización del partido y adaptarlo a las nuevas exigencias que impone estar en la oposición. El tiempo también lo ha utilizado Díaz para recorrer Andalucía y reforzar lazos con las organizaciones locales de cara a las municipales.

El adelanto electoral ha cambiado de forma radical el trasfondo de este acto que el lunes se anunció como la presentación de Juan Espadas en lo que iba a ser el arranque de la precampaña a las municipales. En estos meses, muchos alcaldables habían manifestado sus reticencias a aparecer acompañados por los líderes del partido para evitar potenciales inercias negativas. Espadas concurre en su primer evento como aspirante a reeditar mandato de la mano del presidente del Gobierno y de la secretaria general de la formación en la región. "Se respeta el ámbito propio de cada cita electoral. Los ciudadanos tienen derecho a conocer más que eslóganes, marketing y manipulación en redes sociales. Es hora de recuperar la política. La gente quiere respeto", ha afirmado el alcalde de Sevilla. La sensación en el ambiente es que el PSOE ha dado comienzo a dos campañas electorales, la del 28 de abril y la del 26 de mayo, hoy en Sevilla. La única circunscripción de toda España en la que se ha impuesto en las generales un mismo partido desde la restauración de la democracia. Y la única provincia en la que los socialistas han ganado todas las elecciones. Este es el mensaje que Sánchez quería lanzar desde el corazón del PSOE.

Duelo de 'selfies' entre Díaz y Montero

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha terminado acaparando la atención del acto de este sábado en Sevilla, al que no tenía previsto asistir. Su intervención durante el debate de los Presupuestos Generales del Estado no ha pasado desapercibida y los asistentes se lo han reconocido. Primero, de manera espontánea, cuando ha entrado en la sala donde ha tenido lugar la presentación de Juan Espadas como candidato a la alcaldía de Sevilla, precediendo a Sánchez y Díaz, varios de los militantes han prorrumpido en aplausos. La ovación ha sido más cerrada durante la intervención del propio Espadas que ha hecho referencia expresa Montero y a su papel en el pleno del Congreso esta semana. “Vaya pedazo de ministra de Hacienda tenemos”, ha gritado uno de los asistentes.

Después ha sido Sánchez, quien se ha dirigido a la ministra para prometerle que los presupuestos que elaboró acabarán siendo aprobados. De nuevo, las palmas del millar de espectadores inundaron el recinto. Montero, sin intervenir, ha sido una de las protagonistas del arranque de la campaña. Tanto es así que, a la conclusión del acto, Montero ha protagonizado con Díaz un duelo de selfies con militantes y simpatizantes a escasos metros la una de la otra.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información