Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España recibió un centenar de ciberataques críticos en 2018

El director del CNI insta a "estar prevenido" frente a los intentos de manipulación en redes

Un hombre encapuchado sostiene un portátil mientras se proyecta un código cibernético tras él.
Un hombre encapuchado sostiene un portátil mientras se proyecta un código cibernético tras él.

Garantizar la seguridad en las redes se vuelve cada vez más complejo. El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) detectó el año pasado 38.000 incidentes de ciberseguridad, lo que representa un crecimiento del 43% respecto a 2017. Aunque la mayoría fueron neutralizados, 102 se consideraron críticos, según detalló este jueves el director de este organismo, Félix Sanz Roldán. "Se produce uno cada tres o cuatro días. A estos les tenemos que dedicar un gran esfuerzo", advirtió este general durante una comparecencia en el Congreso de los Diputados. Como ejemplo de esas injerencias, Sanz Roldán citó el intento de acceder a los sistemas de un ministerio para "obtener una estrategia".

La amenaza en las redes no va a disminuir. Solo en el mes de enero, el Centro Criptológico Nacional, adscrito al CNI, ha identificado más de 4.000 incidentes. "Cada vez más gente quiere utilizar la web de forma aviesa", alertó el general, que echó en falta una mayor regulación de seguridad para dispositivos electrónicos como móviles o tabletas. "El único requerimiento de seguridad que tiene una tableta es el del cargador", lamentó ante la comisión mixta de seguridad nacional que se celebró en el Congreso.

Aunque el presidente de la comisión parlamentaria había instado a los diputados y senadores a que se ciñeran al asunto concreto de la comparecencia, la proximidad de las elecciones y las sospechas de manipulación en ese contexto sobrevolaron las intervenciones de algunos diputados. Preguntado por las estrategias de desinformación (fake news, según la denominación que utilizaron varios diputados), Sanz Roldán admitió que "pueden existir y habrá que estar prevenido". Más concretamente, el diputado socialista Antonio Hernando preguntó: "¿Podemos estar tranquilos de que en los próximos procesos electorales no habrá interferencias o intentos de persuadir?" El general, con rango de secretario de Estado, se remitió a la experiencia pasada para asegurar que el sistema informático electoral "va a estar seguro".

También informó de manera vaga de que "algún partido político" ha sido atacado en el ciberespacio, aunque le quitó hierro al asegurar que se trataba de intentos de injerencia muy breves. "No se llevaron nada importante, más bien eran de tanteo", abundó.

Como muestra del grado de sofisticación de algunas agresiones cibernéticas, el general desveló que el propio CNI ha sido objeto de un intento de suplantación de identidad. "Nos dimos cuenta poco antes de que sucediera. [De haber prosperado] me habrían atribuido una acción contra un Estado que no habría hecho", aventuró.

Sanz Roldán sugirió la necesidad de contar con una legislación internacional en la que basar las pesquisas de ciberdefensa. Y citó las dificultades de atribución —la falta de certeza absoluta para determinar quién lanza el ciberataque— como principal obstáculo para responder a esas amenazas. Aun así, también deslizó que con más recursos la labor resultaría más fácil: "Si se nos dieran otras capacidades a lo mejor podríamos atribuirlos del todo". En España, añadió, "no hay presupuesto de ciberseguridad", sino que cada departamento destina recursos en función de la partida que gestiona.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información