Investigado un hombre por alentar a su hijo menor de edad a disparar a aves protegidas desde un vehículo

El niño, de nueve años, abatió varias especies con una escopeta mientras su padre grababa y le jaleaba. Iba en marcha y sin cinturón

Vídeo en el que se ve al menor disparando.Foto: atlas | Vídeo: atlas

Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Sevilla están investigando a un vecino de Isla Mayor (Sevilla) de 36 años de edad, identificado como J. M. M. O., como supuesto autor de un delito contra la flora y la fauna y otro contra la seguridad vial, y que presuntamente alentaba a su hijo menor de edad a matar especies protegidas de aves.

Según ha informado este domingo el instituto armado en una nota, la investigación se inició al hilo de las imágenes grabadas desde un teléfono móvil propiedad del investigado, en las que la Guardia Civil observó cómo el presunto autor de los hechos grababa y conducía su vehículo por caminos abiertos al tránsito público, entre las tablas de arroz de las marismas del Guadalquivir, mientras su hijo —que en la fecha de los hechos tenía nueve años de edad— disparaba y mataba "indiscriminadamente" con un arma de fuego a varias especies protegidas, siendo "alentado y felicitado por su progenitor".

Más información
Muere un hombre en Huesca tres días después de que le tocara el Gordo de la Lotería
Bastarde, el primer vino picante del mundo se elabora en Aragón
Un grupo antifascista roba el Niño del belén de Castellón y pide como rescate la libertad de los políticos presos

La Guardia Civil realizó un "estudio pormenorizado" de las imágenes y, tras obtener un informe pericial sobre el grado de protección y valoración de las aves abatidas, realizado por personal especializado perteneciente a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, llegó a la conclusión de la existencia de un presunto delito penal por abatir indiscriminadamente a especies como la garza real, grulla común, andarríos chicos y grandes, lavanderas blancas, cigüeñas, aguiluchos laguneros, águilas ratoneras, y "un largo etcétera".

Se trataba en todos los casos de ejemplares incluidos en el listado de especies silvestres en régimen de protección especial (Lespe) y del catálogo español de especies amenazadas.

La pena por estos hechos podría llegar hasta los dos años de prisión, una inhabilitación para cazar de hasta cuatro años, la posible revocación de la licencia de armas así como la retirada de las mismas, además de un número "elevado" de infracciones administrativas en materia de protección de la flora y fauna autóctona y la retirada del permiso de conducción por un plazo de hasta seis años, según detalla el Instituto Armado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La Guardia Civil ha acusado al hombre por estos hechos de un presunto delito contra la flora y la fauna y otro contra la seguridad vial.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS