Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez lanza un último llamamiento al PP para frenar la crisis en la justicia

El presidente del Gobierno ensalza la moderación de Rajoy y su “seriedad” para cumplir los pactos en contraste con Casado

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este miércoles en el Congreso.

“A su lado, el señor Rajoy es un moderado; y más serio que usted a la hora de defender los pactos”. Este ha sido el reproche del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al líder del PP, Pablo Casado, al que insta a no romper el acuerdo alcanzado entre los populares y el Ejecutivo para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Esta petición, realizada durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso, se produce un día antes de que la Cámara baja vote la lista que ha salido de ese pacto, que los populares consideran roto. “En vez de asumir su responsabilidad por la actuación de su portavoz en el Senado, Ignacio Cosidó, rompe el acuerdo”, ha reprochado el presidente.

En pocas horas, el criterio del PP ha cambiado. El acuerdo ha saltado por los aires después de tres meses de negociación por un whatsapp enviado el lunes por Cosidó a los senadores populares, en el que se vanagloriaba de controlar la Sala Segunda del Tribunal Supremo y otros resortes de la justicia. La decisión no parece tener vuelta atrás. El partido de Casado ha decidido presentar ahora un modelo diferente de renovación del Poder Judicial, con una vuelta al modelo anterior a la reforma de 1985 en la que 12 de los 20 vocales son elegidos por los jueces y el resto por el Parlamento. El martes por la noche, Ciudadanos primero, y después el PP, presentaron sendas enmiendas a una reforma de la norma que regula el órgano de gobierno de los jueces, actualmente en trámite en el Senado, para ese cambio en el modelo de elección.

El asunto ha provocado una refriega a tres bandas en la que han participado el partido de Albert Rivera, representantes del Gobierno y el PP. El portavoz de la formación naranja, Juan Carlos Girauta, se ha preguntado qué juez puede aceptar formar parte de ese Consejo y salvar su dignidad. La vicepresidenta Carmen Calvo le ha  reprochado que defienda un modelo en el que el Poder Judicial sea el único poder del Estado que no rinda cuentas ante el Congreso. "Es una vulneración grande del principio democrático de que aquí rendimos todos". "¿Ustedes plantean un Poder Judicial que se nombre a sí mismo? ¿A contramano de cualquier principio democrático, de cualquier democracia parecida a la nuestra?", ha preguntado la vicepresidenta al portavoz de Ciudadanos. Calvo ha recordado al partido naranja que la Constitución establece que todos los poderes del Estado salgan de la Cámara baja, que es donde están representados todos los españoles.

Como cada semana, en el Congreso y en el Senado, a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, se le ha recordado que está reprobada. Tanto ella como el exministro de Justicia con el PP Rafael Catalá, también reprobado, han sido paradójicamente los negociadores del acuerdo para renovar el Poder Judicial, que ya es papel mojado.

El popular Rafael Hernando ha reiterado la pregunta de si el Gobierno va a indultar a los independentistas presos, pero sobre todo, ha vertido duras críticas contra la titular de Justicia. “Usted se ha manchado de barro la toga”, le ha espetado. “Sus filtraciones y su comportamiento han reventado el acuerdo sobre el Poder Judicial. Usted es un producto tóxico, solo por decencia y dignidad, váyase a su casa”. Después de estas consideraciones, Delgado ha contestado que los diputados de ERC se habían ido, y detrás debía irse Hernando. “Se ampara usted en la inmunidad de parlamentario para injuriar”, le ha respondido.

La ministra había preparado varias respuestas para el portavoz popular: “¿A quién pide usted responsabilidades si está en los papeles de Bárcenas y ha pronunciado una de las frases más abyectas contra víctimas de la Guerra Civil que no le van a perdonar y yo tampoco?". Y ha añadido: “Usted ha creado un estilo de juego sucio”. El diputado popular ha aprovechado los cuatro segundos que le quedaban de tiempo para reiterar su mensaje a la ministra: “Váyase usted a su casa”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información