Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España exige revisar el acuerdo del Brexit por la “falta de claridad” sobre Gibraltar

El Gobierno pide cambiar el artículo 184 para que deje claro que las negociaciones futuras sobre el Peñón no están incluidas en el pacto

Problemas en las formas y en el fondo. España aseguró este lunes en Bruselas que no está en disposición de ratificar el acuerdo de salida del Reino Unido de la UE. El motivo es que el borrador de pacto incluye un artículo en el que ambas partes expresan su voluntad de negociar su futura relación y que la Abogacía del Estado teme que pueda extenderse a Gibraltar. El Ejecutivo de Sánchez se quejó de no haber sido informada de ese precepto y flirtea con el veto para que se incluya una referencia a que las negociaciones sobre el Peñón quedan fuera del ámbito de la UE.

El ministro español Josep Borrell conversa con su homólogo francés, Jean Yves Le Drian. JOHN THYS AFP

Los Gobiernos de los Veintisiete han puesto estos días bajo la lupa, en busca de posibles sorpresas desagradables, el acuerdo sobre la retirada de Reino Unido que deberán refrendar en la cumbre del domingo. España encontró la suya en la página 297 de las 585 de las que consta el documento. Esas cinco líneas han generado dudas en la Abogacía del Estado. “Queremos que quede clara la interpretación de ese texto de que las negociaciones entre el Reino Unido y la UE no se aplican a Gibraltar”, aseguró este lunes el titular de Exteriores, Josep Borrell, a la salida de la reunión de ministros de Asuntos Europeos.

En los términos actuales, España dice no estar en disposición de firmar el acuerdo. Así se lo hizo saber Borrell al negociador de la UE, Michel Barnier, al que reclamó la modificación del artículo. “No queda mucho tiempo. Debería estar resuelto antes del domingo o que no tuviera lugar la reunión”, dijo elevando el tono.

La presencia del artículo ha levantado ampollas en el Ejecutivo de Pedro Sánchez por dos motivos. Según fuentes diplomáticas, España desconocía la existencia de ese precepto hasta el miércoles por la noche, cuando Barnier repartió el documento a los Veintisiete. En cambio, sí lo había visto todo el Gabinete de Theresa May, que se lo hizo llegar también el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo.

Los juristas de La Moncloa quieren evitar que ese apartado proporcione la más mínima cobertura a Gibraltar. Borrell pidió en la reunión ministerial que quede claro que la negociación del Peñón queda al margen del acuerdo de retirada. Y además, reclamó que la declaración política sobre las futuras relaciones entre ambas partes, que también debe cerrarse en los próximos días, incluya una referencia explícita a que las conversaciones sobre Gibraltar quedan fuera del ámbito de la UE. “La negociación sobre Gibraltar es distinta porque para nosotros no forma parte de Reino Unido. Es un territorio colonial”, afirmó Borrell.

Fuentes diplomáticas señalaron que España solo desea “más claridad” en el texto. El Gobierno, añadieron, no quiere dejar cabos sueltos que puedan ser objeto de reinterpretaciones contrarias a los intereses españoles. “Tiene que quedar claro que lo que se negocia tiene un ámbito territorial que no incluye Gibraltar. Que las negociaciones futuras sobre Gibraltar son aparte”, insistió Borrell. En las últimas reuniones de jefes de Estado, la diplomacia española obtuvo garantías de que cualquier acuerdo sobre Gibraltar entre la UE y Londres deberá tener el apoyo de España. Y el Gobierno quiere que ese derecho a veto quede reflejado en el texto.

Según fuentes comunitarias, tras la intervención de Borrell varios ministros europeos se mostraron favorables a hallar acomodo a la demanda española. Pero el equipo negociador es reacio a reabrir el texto para introducir cambios por temor a dar pie a que otros Estados reclamen cambios en un documento cuya negociación ha sido un juego de equilibrios con un “consenso frágil”, agregan.

Borrell se entrevistó tras la reunión ministerial con Barnier para buscar una salida. Y el propio ministro admitió que rehacer el texto no es fácil. Fuentes diplomáticas no descartan alcanzar una solución mediante la inclusión de un anexo o una clarificación y esperan no tener que llegar a ejercer un eventual veto al pacto.

El Gobierno evita hablar de veto

Pese a los recelos que ha generado la inclusión a última hora del artículo 184, el Gobierno español espera que se pueda alcanzar un acuerdo sin necesidad de ejercer un eventual veto al pacto sobre el Brexit. De momento, ni el ministro de Exteriores ni su equipo ven cercano un bloqueo. “Si hubiera veto no se decidiría hoy, sino antes o durante el Consejo Europeo”, explican fuentes diplomáticas.

El ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, criticó la postura de Borrell. “Contribuye muy poco a construir la confianza”, aseguró Picardo, según informa Europa Press. “El lenguaje de los vetos y exclusiones debería ser un lenguaje del pasado. No tiene lugar en la Europa moderna de hoy en día”, añadió.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información