Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

17 inmigrantes muertos y 17 desaparecidos en una jornada trágica en el Estrecho

Los efectivos de emergencias encuentran los cadáveres de 4 personas en la costa de Cádiz y de otras 13 cerca de Melilla

Estado de la patera de madera que este lunes ha chocado contra unas rocas en Barbate con varios migrantes a bordo. En vídeo, inmigrantes desembarcan en las costas de Melilla tras ser rescatados por Salvamento Marítimo.

Vio cómo su hermano se hundía delante de sus ojos y no pudo hacer nada para evitarlo. Ahora no sabe si es uno de los cuatro inmigrantes que han aparecido muertos frente a las costas de Barbate, en Cádiz. Es uno de los desgarradores testimonios de los 22 supervivientes magrebíes del naufragio de una patera, después de que el embravecido océano en el estrecho de Gibraltar haya provocado el hundimiento de la embarcación a pocos metros de la costa gaditana en la madrugada de este lunes.

Este mismo lunes, otros 13 inmigrantes han perdido la vida al tratar de acceder a España en patera cerca de Melilla, según han confirmado fuentes de Salvamento Marítimo. En este caso, los efectivos de emergencias han encontrado a los fallecidos dentro de una embarcación con, al menos, otros 40 inmigrantes. Han intentado reanimar sin éxito a cuatro de ellos. Se desconocen las causas de la muerte, pero parece descartado el ahogamiento, ya que todos los inmigrantes estaban dentro de la patera, según las primeras pesquisas.

Salvamento Marítimo ha trasladado a todas las víctimas hasta el puerto de Melilla, junto a otros 80 inmigrantes rescatados en esa patera y en otra encontrada también cerca de las costas de la ciudad autónoma. La embarcación Guardamar Polimnia ha atracado a las 17.10 y ha desembarcado a los 80 supervivientes (75 varones y 5 mujeres). A los cuatro que se encontraban moribundos los han trasladado hasta el hospital, donde finalmente han fallecido.

Mientras se investiga la causa de la muerte de estos inmigrantes llegados a Melilla, la Guardia Civil intenta reconstruir lo ocurrido en Cádiz con el relato de los hechos del hermano de uno de los desaparecidos. A última hora de la tarde de este lunes ha suspendido las labores de búsqueda tanto  por tierra como por mar de, al menos, otros 17 desaparecidos de los que se desconoce si pudieron llegar a la costa o también han fallecido. La búsqueda se reanudará este martes.

"Estaban empapados y tan nerviosos que ni se les entendía". En torno a las seis de la mañana, la Guardia Civil encontraba en este estado a los 22 supervivientes en la playa de Las Palmeras de Los Caños de Meca, un pequeño núcleo poblacional costero de Barbate. El hallazgo se completaba con la visión de una patera de madera encallada en los arrecifes de la playa y la de un primer fallecido. De inmediato, la benemérita ha puesto en marcha un operativo de búsqueda de dos embarcaciones, buzos del Grupos Especiales de Actividades Subacuáticas (GEAS) y un helicóptero en la zona.  Además, el despliegue se ha completado con patrullas por tierra por si los desaparecidos hubiesen sido capaces de llegar a la costa. 

Los 22 supervivientes son de origen magrebí y 13 de ellos han manifestado ser menores de edad, según han confirmado fuentes de la investigación. De forma atropellada y nerviosa, han contado a los agentes que el naufragio les ha sorprendido después de dos días en el mar y cuando se encontraban a apenas 200 metros de la costa. El fuerte oleaje de esta madrugada, sumado a la bajamar, han provocado que la patera encallara en una zona de arrecifes, conocida en la zona como la laja

El golpe contra las piedras provocó que la barca se quedase sin fondo y se hundiese en torno a las cuatro de la madrugada. A bordo de la embarcación "habría de 43 a 46 personas, las informaciones son confusas", reconoce Luis Martín, jefe de Operaciones de la Comandancia de Cádiz de la Guardia Civil. En la incertidumbre de la noche, parte de los náufragos siguieron al patrón y consiguieron ponerse a salvo. "Otros parece que se desorientaron", añade Martín. 

Ya con las primeras luces del alba, los agentes han podido descubrir cómo, junto a la embarcación  aparecía un primer fallecido, un joven de 25 años de origen magrebí. No pudieron hacer nada por salvar su vida. En un primer momento, los 22 rescatados manifestaron que creían que los desaparecidos habían conseguido llegar a tierra por su propio pie. Horas más tarde se ha demostrado que no era así. Pasadas las 15.00, la Guardia Civil ha encontrado otros tres cadáveres en el mar y aún se desconoce cuántos más pueden aparecer. “Están saliendo los que llevaban chalecos salvavidas. Los que no, pueden haber ido al fondo y pasarán días hasta que aparezcan”, relata Martín. 

El primer examen visual apunta que los fallecidos tenían entre los 20 y los 30 años. A falta de la autopsia, los investigadores no descartan que pudiesen haber muerto víctimas de la hipotermia. La última gran tragedia ocurrida en esta zona del Estrecho data de junio de 2009, cuando murieron 10 inmigrantes en un naufragio por el que fueron detenidas seis personas, acusadas de homicidio y trata de seres humanos. Ahora, la Guardia Civil ha iniciado también una investigación para determinar la identidad del piloto y dar con los integrantes de la mafia que, presuntamente, les trajo a España en una patera en malas condiciones y en la que “tan solo la mitad [por los inmigrantes] llevaban chalecos salvavidas”, según ha apuntado Martín. 

Buena parte de las costas del sur de Andalucía, desde Málaga a Almería, se han mantenido este lunes en alerta amarilla por viento y fenómenos marítimos. Es justo esa mala mar la que, en ocasiones, impulsa a los inmigrantes de origen magrebí a lanzarse al agua. “Buscan estas malas condiciones o vías alternativas como llegar a la zona de Rota para evitar ser interceptados y posteriormente repatriados”, explica el jefe de Operaciones de la Guardia Civil en Cádiz. 

Los 17 fallecidos llegan apenas cuatro días después de que se conmemore el 30º aniversario de la aparición de un inmigrante fallecido en las costas españolas. Se suman, además, a las 564 muertes registradas en lo que va de año (hasta el pasado 30 de octubre) en las costas españolas, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Se calcula que 6.714 personas han muerto o desaparecido aguas mediterráneas y del Estrecho desde que apareció el primer finado en una playa de Tarifa el 1 de noviembre de 1988, según un informe de Andalucía Acoge y la Fundación Por Causa. 

Por su parte, Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucia (APDHA) eleva a 8.000 los fallecidos en estos últimos 30 años en la zona del Estrecho. Tanto estas asociaciones como distintos colectivos denuncian que la zona se ha convertido “en una gran fosa común”. Ahora, está por ver si la cifra crece aún más con esta nueva tragedia de Los Caños. En la Guardia Civil muestran cautela y esperanza. “Ojalá hayan conseguido llegar a tierra y estén escondidos, como ha ocurrido en otras ocasiones. Pero no lo sabemos”, zanja Martín.

Casi 370 personas rescatadas en la frontera sur

Además de los 17 muertos y otros 17 desaparecidos entre Barbate y Melilla, Salvamento Marítimo ha rescatado un total de 80 inmigrantes con vida (75 varones y 5 mujeres) que viajaban a bordo de las dos pateras donde se han localizado a los 13 fallecidos. Los rescatistas también han auxiliado a cuatro menores de origen magrebí que navegaban a bordo de una embarcación en el Estrecho y han sido trasladados al puerto de Ceuta. En Málaga han sumado hasta 285 personas auxiliadas y llevadas esta mañana al Puerto de Málaga. Son 255 hombres, 28 mujeres y dos menores. De ellos, dos mujeres y otros dos varones han precisado atención hospitalaria, informa Nacho Sánchez. Octubre, según la base de datos de Acnur, con casi 11.000 entradas, ha sido el mes en el que más inmigrantes han llegado a territorio español de forma irregular.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información