Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Robles, sobre Arabia Saudí: “No podemos permanecer impasibles ante una violación de derechos humanos”

La ministra aclara que el presidente decidirá qué hacer pero recuerda que su posición "es conocida" porque fue ella la que propuso cortar la venta de armas

La ministra de Defensa, Margarita Robles, durante la inauguración de una exposición el pasado 13 de octubre.
La ministra de Defensa, Margarita Robles, durante la inauguración de una exposición el pasado 13 de octubre. EFE

El Gobierno ha sido muy tibio hasta ahora en la reacción ante el asesinato en Estambul de Jamal Khashoggi. Pero Margarita Robles, la ministra de Defensa, que precisamente fue desautorizada después de intentar cortar la venta de armas a Arabia Saudí, ha subido el tono esta mañana en una entrevista en el programa Espejo Público de Antena 3. "No podemos permanecer impasibles ante una violación de derechos humanos" como el asesinato del periodista, ha señalado la ministra.

Robles ha evitado ir más lejos, y ha explicado que la decisión final sobre un posible giro en la relación con Arabia Saudí y la posibilidad de suspender la venta de armas, como ha hecho Alemania, la tomará el presidente del Gobierno. La ministra ha recordado que, precisamente mañana, Pedro Sánchez tiene una comparecencia en el Congreso específica sobre este asunto en la que fijará la posición definitiva del Ejecutivo. Aunque Robles ha dejado entrever cuál es su postura, la misma que trató de llevar adelante sin éxito hace dos meses cuando rechazó la venta de 400 bombas que había acordado en 2015 el Gobierno del PP.

La desautorización de la ministra en ese momento fue total porque esa decisión ponía en riesgo el contrato de Navantia para construir cinco corbetas para Arabia Saudí, un negocio que dará empleo a unas 6.000 personas en la bahía de Cádiz. Obligado a optar entre los empleos y los derechos humanos, el Ejecutivo tomó una decisión clara, las armas se vendieron y Arabia Saudí retiró sus amenazas. Pero ahora la situación se ha complicado, y España mantiene una posición tibia precisamente por el antecedente del enfrentamiento con Riad.

Robles insistió varias veces en que la decisión "no es fácil" porque tiene "pros y contras" pero también se preguntó si tiene sentido tener un contrato como el de Navantia. La ministra ha planteado que el contrato está pendiente de la reacción de España ante una crisis como esta del periodista asesinado, esto es, que hay 6.000 empleos pendientes de las decisiones sobre la relación entre España y Arabia Saudí. En cualquier caso Robles insistió varias veces en que es normal que dentro de un Gobierno haya distintas posiciones de los ministros porque "enriquece" y el que toma la decisión final es el presidente. En la otra ocasión, Robles se enfrentó al ministro de Exteriores, Josep Borrell, que finalmente resolvió la crisis con Riad.

Ahora Sánchez cuenta con el apoyo del PP y Ciudadanos para seguir vendiendo armas a Arabia Saudí y no poner así en riesgo los empleos en Navantia, pero por el otro lado tiene la presión de Podemos, que exige suspender esas ventas, y también de una parte de la opinión pública, que ve cómo otros países de la Unión Europea, en especial Alemania, han tomado una decisión más drástica. El presidente tiene la última palabra. Sánchez está esperando las palabras de su homólogo turco, Recep Tayipp Erdogan, que dará hoy los detalles del asesinato, lo que podría forzar un endurecimiento de las posiciones de algunos miembros de la Unión Europea. En cualquier caso en el Gobierno admiten que la decisión de España es muy compleja precisamente por el antecedente del reciente choque con Riad y la marcha atrás española y por el riesgo de tener una crisis política y social en la bahía de Cádiz en plena precampaña de las elecciones andaluzas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información