Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez concluye que las grabaciones a Delgado “no afectan” al ‘caso Villarejo’

De Egea señala que los archivos sonoros del encuentro entre el comisario y la ministra de Justicia "todavía no se han encontrado" entre el material intervenido

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, a su llegada el pasado viernes a la reunión del Consejo de Ministros. En vídeo, el Congreso reprueba a Delgado con el respaldo de PP y Cs y la abstención de Podemos Foto: J.J. Guillén (EFE). Vídeo: ATLAS

El juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea ha dictado un auto en el que concluye que las grabaciones de la conversación que la actual ministra de Justicia, Dolores Delgado, mantuvo en un restaurante de Madrid en 2009 con José Manuel Villarejo, en aquel momento comisario de policía, el entonces magistrado Baltasar Garzón y altos mandos policiales “no afectan a la causa” en la que se investigan las supuestas actividades delictivas del policía jubilado. Este permanece en prisión provisional desde el 5 de noviembre acusado de organización criminal, cohecho y blanqueo.

En el escrito, De Egea recalca que los archivos sonoros en los que aparece la ministra de Justicia “todavía no se han encontrado en los dispositivos electrónicos” que la Policía Nacional intervino a Villarejo tras su detención. Esto refuerza la sospecha de que los audios fueron facilitados al diario digital Moncloa.com para su difusión por personas con acceso a las copias que presuntamente hizo y distribuyó el comisario antes de su arresto como cabecilla de la trama policial desmantelada en la Operación Tándem.

El juez abrió el 28 de septiembre una investigación secreta sobre la filtración de esta grabación, difundida en varias entregas por el diario digital creado solo unos días antes de su publicación. En los audios se escuchaba a la ministra referirse a Fernando Grande-Marlaska, entonces juez de la Audiencia Nacional y hoy compañero de Gobierno al frente del Ministerio del Interior, como “maricón”. La titular de Justicia también aseguraba que ella prefería “tribunales de tíos” a los de “tías”.

Todo ello fue registrado por Villarejo, quien durante años grabó sus conversaciones con policías, jueces, fiscales, políticos y periodistas para elaborar informes confidenciales y chantajear a sus interlocutores. Delgado comparece hoy en la Comisión de Justicia del Congreso a petición propia y de Ciudadanos para dar explicaciones sobre aquel encuentro.

En este último auto, fechado el pasado 3 de octubre, el juez rechaza el recurso que la Fiscalía Anticorrupción presentó en agosto contra el levantamiento del secreto que pesaba sobre gran parte del sumario, incluida buena parte de los 20 terabytes de archivos informáticos con imágenes y audios intervenidos al comisario. Anticorrupción consideraba que la difusión del contenido de parte de ellos supone un riesgo para “las instituciones” y para la propia “seguridad del Estado”, además de recordar que parte del material informático aún no había podido ser desencriptado por los expertos policiales, por lo que se desconocía su contenido. El magistrado desestima ahora el recurso, aunque anuncia que mantendrá de manera cautelar el secreto hasta que la sala de la Audiencia Nacional se pronuncie sobre el recurso de apelación presentado por la fiscalía.

Entre los argumentos esgrimidos por el magistrado para desclasificar el sumario está, precisamente, la difusión por parte de los medios de comunicación de varios de audios incluidos en la causa. “Ciertamente hoy los medios de comunicación tienen sobrado conocimiento de todas las informaciones que las fuerzas de seguridad y el juzgado van extrayendo dura y dificultosamente de los archivos informáticos encontrados en las distintas entradas y registros en su día acordadas”, señala el juez, cuya relación con los fiscales es bastante tensa.

En el auto, De Egea hace referencia a las informaciones del diario Público que identificaron al abogado Francisco Menéndez, que destapó la trama de Villarejo con su denuncia ante Anticorrupción así como los audios en los que aparecía la ministra Delgado. “Ante la información mediática del desarrollo de la investigación”, el juez concluye que la necesidad de mantener el secreto “decae” y considera injustificada la petición de la fiscalía. 

Comisiones rogatorias

De Egea solo quiere mantener el secreto para la pieza separada abierta para recoger las respuestas que las autoridades judiciales de diferentes países deben enviar a la Audiencia Nacional en repuesta a las comisiones rogatorias cursadas en los últimos meses para conocer el entramado societario de Villarejo en el extranjero. También anuncia que seguirán siendo secretos “todos los archivos sonoros o de cualquier otra clase que afecten a terceros” no implicados directamente en la investigación. Y recalca que “todo lo intervenido se encuentra bajo custodia judicial y policial”.

El juez aprovecha el escrito para criticar la actitud de Anticorrupción en la causa en un nuevo episodio del enfrentamiento que mantiene con ellos y que ha llevado a la fiscalía a recurrir varias decisiones del magistrado. De Egea recrimina ahora al ministerio público que, a pesar de haber transcurrido nueve meses desde que se abrió el sumario, aún no ha realizado “ninguna imputación formal” sobre varias personas que aparecían como investigadas en la querella que presentó al inicio de la causa. “Se ha de suponer que se está esperando el desarrollo de las comisiones rogatorias remitidas para efectuarlo”, añade.

Recientemente la fiscalía denunció “el cierre en falso” de varias piezas del caso Villarejo y achacó al juez haberlo hecho tras obviar “palmariamente datos que obran en las actuaciones”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información