Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘número dos’ de Gürtel reclama reforzar la seguridad de Villarejo

Pablo Crespo se querella contra Baltasar Garzón por el contenido de uno de los audios del comisario y solicita asegurar "la integridad física" del policía jubilado en prisión

Villarejo, en los Juzgados de plaza de Castilla, en junio de 2017.
Villarejo, en los Juzgados de plaza de Castilla, en junio de 2017. EL PAÍS

Pablo Crespo, condenado como número dos de la trama Gürtel, ha presentado este lunes en los Juzgados de plaza de Castilla (Madrid) una querella por prevaricación judicial contra el exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, primer instructor del caso de corrupción. El antiguo dirigente del PP gallego considera que uno de los audios grabados por el comisario jubilado José Manuel Villarejo, conocido recientemente, revela graves irregularidades en el inicio de la investigación que supuso su ingreso en prisión. En su escrito, Crespo solicita que se refuercen las medidas para asegurar la "integridad física" de Villarejo mientras continúe recluido en la prisión de Estremera (Madrid), donde entró el pasado noviembre como cabecilla de la trama policial desmantelada en la Operación Tándem.

El considerado lugarteniente de Francisco Correa, cerebro de la trama de corrupción, entiende que el audio de las conversaciones mantenidas en un restaurante de Madrid en 2009 entre Villarejo y diferentes interlocutores —entre ellos el propio Garzón y la entonces fiscal de la Audiencia Nacional y hoy ministra de Justicia Dolores Delgado— "ponen de manifiesto una presunta confabulación instrumentada por el exmagistrado" junto a diversos altos mandos de la Policía para iniciar la investigación "con la finalidad de perjudicar al Partido Popular". Crespo considera que el hoy exjuez "amañó presuntamente todas las circunstancias que estuvieron a su alcance, para poder hacerse con el caso Gürtel y convertirse así en el juez instructor. Hay indicios que determinan que el querellado, entonces magistrado-juez titular del Juzgado Central de Instrucción 5, pudo confabular y canalizar judicialmente un complot que arrancaría procesalmente con su auto del 6 de agosto de 2008", añade.

Por todo ello, reclama que se admita a trámite la querella y se tome declaración como investigado a Garzón. También pide que acudan al juzgado como testigos el policía jubilado y otros tres comisarios que, según los audios, participaron en aquella comida de 2009: Juan Antonio González —entonces comisario general de Policía Judicial—, José Luis Olivera —máximo responsable de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF)— y Gabriel Fuentes —entonces adscrito a la cúpula de la Dirección General de la Policía—. Además, pide que se incorporen como documentación un auto del sumario del caso Gürtel y el audio de la conversación entre todos ellos.

Como último punto de su querella, el abogado defensor de Pablo Crespo destaca "la especial situación de vulnerabilidad" de Villarejo dentro de la cárcel y reclama que la justicia reclame al centro penitenciario "que se adopten cuantas medidas sean necesarias para asegurar y, en su caso, reforzar la integridad física del testigo". Como argumento, esgrime "la extraordinaria gravedad de los hechos que son denunciados" y que, en su opinión, "pueden afectar a la propia estructura y funcionamiento de las instituciones del Estado". También, "el hecho notorio" de que el comisario jubilado aún posee "información relevante de personas de interés público" que la querella no concreta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información