Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duque justifica la compra de un chalé a través de una sociedad: “No hubo un ahorro real de impuestos”

El ministro de Ciencia ha incidido en que todo era "completamente legal" y que está "al corriente de todas las obligaciones fiscales"

Duque, durante su intervención en la clausura de la presentación de la decimocuarta edición del Informe CYD. En vídeo, el presidente del Gobierno ha aceptado las explicaciones del ministro.

Pedro Duque, ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, ha asegurado que no ha cometido ninguna irregularidad ni ha eludido el pago de impuestos con la compra en 2005 de un chalé en Xàbia que posteriormente gestionó a través de la sociedad patrimonial Copenhague Gestores de Inmuebles S.L. "Yo entiendo que no se elude ningún impuesto, hemos presentado declaraciones y hemos pagado todo", ha afirmado en una comparecencia un tanto confusa. El ministro ha decidido  mantener su agenda, que le llevará esta tarde a Bruselas.

Duque ha explicado este jueves que creó la firma porque se lo aconsejaron unos asesores y ha mantenido que no ha habido "ningún ahorro real de impuestos en absoluto" por tenerla. Esta sociedad también la emplea para administrar su residencia en Madrid. "Compramos la casa y fuimos a registrarla, porque nos recomendaron que la hiciéramos patrimonial y nos pareció que tenía ciertas ventajas (...) Tampoco es tan buen consejo, porque nos costó bastante hacer la sociedad", ha argumentado sin especificar cantidades. El objeto de Copenhague Gestores de Inmuebles S.L. es la "promoción, construcción y venta de inmuebles" y "gestión y asesoramiento en operaciones inmobiliarias", según consta en el Registro Mercantil.

Duque ha explicado que tras la información publicada por Ok Diario ha hablado con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que le ha transmitido su apoyo en un receso de su gira por Canadá y Estados Unidos. "Esto no es similar a nada", ha enfatizado, dando a entender que su caso no tiene nada que ver con el de Màxim Huerta, que dimitió como ministro de Cultura y Deportes a la semana de asumir el cargo. La renuncia del exministro de Cultura se produjo después de que trascendiera que había defraudado 256.778 euros al fisco entre 2006 y 2008. Ni con el de Carmen Montón, que  renunció hace dos semanas como ministra de Sanidad por las irregularidades en un máster que realizó en la Universidad Rey Juan Carlos.

El ministro ha insistido en que ha sido "absolutamente escrupuloso" y ha subrayado que la sociedad "no ha facturado ningún ingreso" que le correspondiese a él o su pareja por su actividad. Las aportaciones se produjeron por el alquiler de la vivienda en un periodo que no ha especificado por lo que el ministro ha definido como "autoalquiler". Pero en ningún caso considera haber actuado de una manera inapropiada. "Pienso que no hay ninguna consideración ética sobre esto. Se hace una operación promocionada por el Gobierno [de José Luis Rodríguez Zapatero] en aquel tiempo de la burbuja [inmobiliaria]. "Es legal y estoy al corriente de todas las obligaciones fiscales. No veo dónde se puede interponer ninguna cuestión de ética", ha argumentado Duque, que ha justificado que optara por la sociedad en una etapa de su vida en que era astronauta. "Nos lo aconsejaron por si a mamá [en referencia a su esposa] le pasaba algo en Turkmenistán o a papá [refiriéndose a sí mismo] le pasaba algo en el cohete". La pareja de Duque es Consuelo Femenía,  la actual embajadora de España en Malta.

"Tenemos un contable que presenta las liquidaciones y todos los años firmamos las cuentas", ha añadido el ministro. Duque ha aceptado preguntas de los periodistas, algo que no es muy usual, en una comparecencia en la que estaba visiblemente nervioso. Según sus explicaciones, sus dos viviendas se encuentran dentro de esta sociedad y se plantearon disolverla cuando cambiaron sus condiciones personales, en el momento en el que él y su esposa dejaron de viajar tanto al extranjero, pero que no lo hicieron porque costaba "un montón de dinero de impuestos". Duque ha descartado durante su comparecencia disolverla.

A la espera de que diera explicaciones la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, le había pedido que aclarase si la sociedad instrumental se empleó para eludir impuestos o tenía la actividad propia de una sociedad. "Consistiría en un fraude en el caso de usar esa figura por el simple hecho de tapar", advirtió. "Dependiendo de cómo se haya utilizado es legal o no", insistió la ministra. Duque ha insistido que todo era legal.

El ministro no es militante del PSOE. El presidente, Pedro Sánchez, aseguró en 2015 en una entrevista de televisión que si alguien en la dirección del partido tenía una sociedad interpuesta para pagar la mitad de impuestos le echaría al día siguiente. "Si yo tengo en la Ejecutiva Federal de mi partido, en mi dirección, a un responsable político que crea una sociedad interpuesta para pagar la mitad de los impuestos que le toca pagar, esa persona al día siguiente estaría fuera de mi ejecutiva. Ese es el compromiso que yo asumo con mis votantes y también con los españoles", dijo entonces.  

Todos los partidos de la oposición han pedido explicaciones al ministro de Ciencia. Partido Popular y Ciudadanos han registrado en el Congreso la petición para que comparezca en comisión parlamentaria o llevarán el tema a la sesión de control al Gobierno.

Un chalé en un enclave privilegiado de Xàbia

Vivienda del Ministro de Ciencia, en Jávea
Vivienda del Ministro de Ciencia, en Jávea

Manrique C. Sánchez

El chalé del matrimonio formado por el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, y la diplomática y actual embajadora de España en Malta, Consuelo Femenía se encuentra en un enclave privilegiado, en la mitad de una colina con vistas a la bahía de Xàbia (Alicante, 27.000 habitantes), en la urbanización La Corona, entre los cabos San Antonio y La Nao. A sus espaldas se encuentra el macizo del Montgó. Para acceder a él hay que recorrer varias cuestas salpicadas de viviendas de lujo, muchas de ellas ocupadas por ciudadanos alemanes.

El ministro y la diplomática suelen pasar en esta casa, que compraron a una empresa alemana, según los vecinos, algunos fines de semana y periodos de vacaciones en Navidad, verano o Semana Santa. “Hace unas dos semanas estuvieron por aquí. Llegaron con dos guardaespaldas”, explica la inquilina del chalé contiguo.

Más información