Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Sánchez visitará Cuba

Será el primer presidente español que haga una visita oficial a la isla en los últimos 32 años

Sánchez junto al presidente de Cuba, Miguel Díaz Canel. En vídeo, así fue el saludo entre Sánchez y Canel.

Pedro Sánchez será el primer jefe de Gobierno español que haga una visita oficial a Cuba en los últimos 32 años. La cita se ha cerrado, aún sin fecha pero inminente, en la reunión que ha mantenido este martes en la sede de la Asamblea General de la ONU en Nueva York con el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, el sucesor de los hermanos Castro. La semana pasada La Moncloa todavía planteaba el viaje como una posibilidad lejana. Pero en estos últimos días, los contactos previos al encuentro apuntaban que la visita podría pactarse en la entrevista entre Sánchez y Díaz-Canel, quienes este martes confirmaron que se hará “lo antes posible”.

Sánchez tiene previstos dos viajes latinoamericanos en las próximas semanas: a la cumbre iberoamericana, a mediados de noviembre en Guatemala, y a la del G-20 en Buenos Aires a finales del mismo mes. Cualquiera de ambos —sobre todo el primero, por una cuestión geográfica—  sería una buena ocasión para sumar un viaje a Cuba. El presidente ha demostrado ya que le interesa la agenda internacional mucho más que a sus antecesores y organiza viajes largos cada vez que cruza el océano, visitando varios países para aprovechar el salto.

El sherpa del presidente, José Manuel Albares —que le acompaña en esta cita en Nueva York y en todos los demás viajes—  ya había señalado que no se entendía bien que hayan ido a Cuba otros líderes de países con una relación menos estrecha que España, como los presidentes francés e italiano, e incluso el anterior presidente de EE UU, Barack Obama, pero que no haya estado allí ningún presidente español en viaje oficial desde 1986, cuando acudió Felipe González. José María Aznar, que mantuvo tensiones políticas muy fuertes con los Castro, solo visitó la isla en la cumbre iberoamericana en 1999, pero nunca en un encuentro bilateral. Adolfo Suárez estuvo en el país caribeño en 1978.

Este acercamiento abre la puerta además a la posibilidad de organizar también en breve un viaje de los Reyes, que sería el primero de la historia. Díaz-Canel, según el Gobierno español, le recordó a Sánchez que en 2017 el Gobierno cubano extendió la invitación a Felipe VI para que visitara la isla, y le explicó que esa propuesta sigue abierta. Después de este primer contacto llegarán otros muchos a nivel técnico y de cancilleres, por lo que aún no hay nada cerrado salvo el viaje del presidente, pero 2019 sería un año ideal para la visita de los Reyes. Se cumplen 500 años de la fundación de La Habana, una ocasión ideal para el monarca acuda a la isla.

Sánchez y Díaz-Canel no hablaron de "asuntos internos", según La Moncloa, esto es de la democratización de la isla o la libertad para los presos políticos. Esos detalles llegarán más adelante cuando se ponga fecha a la visita y se empiece a preparar la agenda de Sánchez. El presidente tendrá que decidir cómo afronta el delicado asunto de la violación de los derechos humanos en Cuba durante su visita.

"Los presidentes han analizado que hay un entramado de relaciones culturales, académicas y comerciales que requiere de un cierto realzamiento de relaciones políticas", señalan desde el entorno del presidente español. El presidente cubano, siempre según estas fuentes, destacó la "frescura" del nuevo Gobierno español y su nuevo enfoque hacia América Latina, que se vio en la última gira de Sánchez a finales de agosto. En este contexto se llevará a cabo esta "normalizacion de relaciones" con Cuba. Después de años con gobiernos del PP que fueron tajantes con Cuba e incluso promovieron su aislamiento en la UE para presionar a favor de la democratización, Sánchez explicó a Díaz-Canel que él está dispuesto a lograr que España vuelva a ser la puerta de entrada en la UE de Cuba. El Gobierno señala que la crisis de Venezuela estuvo presente en la conversación pero sin más detalles. La reunión solo duró media hora.

Pedro Sánchez, Donald y Melania Trump y Begoña Gómez.
Pedro Sánchez, Donald y Melania Trump y Begoña Gómez.

Para La Moncloa es incomprensible que el papa Francisco hiciera una visita a La Habana y que el Gobierno de Mariano Rajoy no fuera capaz de organizar en siete años un viaje del presidente o de los Reyes. Ahora Sánchez y su equipo se proponen "rellenar el hueco" que, en su opinión, ha dejado la política de Rajoy en Latinoamérica, un continente que el expresidente visitó en contadas ocasiones en los últimos años, pero no solo por decisión estratégica, sino porque estuvo buena parte del mandato en funciones por el bloqueo político.

El último viaje de Rajoy antes de ser destituido fue en abril a Argentina, donde aplaudió la política de Mauricio Macri pocas semanas antes de que el país fuera intervenido por el FMI. Rajoy fue prácticamente el último presidente de un gran país europeo en visitar Buenos Aires.

El bloqueo político en España hizo perder espacio a la diplomacia española en América Latina. Sánchez ahora se propone recuperarlo en lo posible y empezará por Cuba, la gran asignatura pendiente de los últimos años pese a la intensa relación comercial, económica y cultural entre los dos países.

Los que sí han visitado la isla son los ministros de Exteriores: los dos de Rajoy, José Manuel García Margallo y Alfonso Dastis, lo hicieron. El último, incluso, prometió el año pasado una visita al máximo nivel que la caída de Rajoy hizo inviable. Además de esta cita de Sánchez, el Gobierno se plantea la posibilidad de que los Reyes puedan realizar la primera visita de un monarca español a la isla en 2019, coincidiendo con 500º aniversario de la fundación de La Habana.

Más información