Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PDeCAT rechaza la renuncia de Campuzano y busca más vías de diálogo

La Generalitat esgrime las próximas reuniones sectoriales y bilaterales para mostrar su disposición a negociar con el Gobierno central

En primera fila, de izquierda a derecha, Elsa Artadi, Miquel Buch y Ester Capella, ayer, en la celebración de la Diada en Madrid.
En primera fila, de izquierda a derecha, Elsa Artadi, Miquel Buch y Ester Capella, ayer, en la celebración de la Diada en Madrid.

El PDeCAT ha rechazado la puesta a disposición de su cargo de portavoz en el Congreso de Carles Campuzano, tras desautorizarle el día anterior al retirar una moción que había pactado con el PSOE para un diálogo sobre Cataluña “sin impedimentos ni imposiciones” dentro de la ley y le ha emplazado a seguir en el puesto y buscar otras oportunidades para la negociación. Campuzano ha dado por superada esta nueva crisis interna y continuará en su cargo.

La celebración este jueves de varios actos de la Diada Nacional de Cataluña en Madrid posibilitó la presencia en la capital de España de varios dirigentes nacionalistas y altos cargos de la Generalitat. Y esa cita permitió varios encuentros para intentar superar la crisis abierta el miércoles en el Congreso con la retirada forzada desde la cúpula del PDeCAT, y con la intervención al máximo nivel del expresidente catalán Carles Puigdemont, de la moción a favor del diálogo político sobre Cataluña pactada entre Campuzano y el dirigente socialista José Zaragoza. El diputado del PSC propuso, para aceptar el texto de Campuzano, que la búsqueda de los cauces para otro futuro de Cataluña se desarrollase siempre “dentro del marco jurídico vigente”. Esa apostilla y la propia situación política de máxima tensión en Cataluña, en plena Diada, provocó que ERC se retirara de ese acuerdo y que la dirección del PDeCAT obligase a Campuzano a postergarla.

El portavoz nacionalista se sintió lógicamente desautorizado y en la mañana de este jueves, a primera hora, nada más llegar al Congreso, declaró que su cargo “siempre” había estado a disposición del presidente de su formación. Campuzano lamentó que se hubiera perdido “una oportunidad” para marcar el compromiso con el diálogo y agregó que había faltado “coraje plítico” por parte de todos, incluida Esquerra, socio de los neoconvergentes en el Govern de la Generalitat. La relación entrel PDeCAT y ERC en el Congreso pasa ahora por uno de sus peores momentos.

El diputado Campuzano no ocultó su decepción con lo sucedido: “La política es complicada, a menudo no todas las decisiones que toman las compartes, pero debes de asumirlas”. A Campuzano se le preguntó si estaba dispuesto a seguir como portavoz en el Congreso y respondió: “Siempre mi cargo de portavoz está a disposición del presidente del partido”. Y se remitió en todo momento a las explicaciones dadas por la vicepresidenta del PDeCAT, Miriam Nogueras para aclarar el futuro.

750.000 euros para la Hacienda catalana

La Generalitat abonó más de 750.000 euros a la multinacional IBM para desarrollar el sistema informático con el que pretendía poner en marcha la Agencia Tributaria de Cataluña, una de las llamadas “estructuras de Estado” puestas en marcha por el Gobierno catalán. En un informe enviado al juez de Barcelona que investiga el referéndum independentista del 1 de octubre —declarado ilegal por el Tribunal Constitucional—, la Policía concluye que la aplicación elaborada por IBM en colaboración con un órgano de la Generalitat era demasiado “ambiciosa” como para limitarse a recaudar los impuestos autonómicos. Los agentes concluyen que el plan era que la ATM “acabara supliendo” a la Hacienda española en una Cataluña independiente.

Nogueras, que el día anterior no había estado en el Congreso, sí acudió este jueves a Madrid para arropar entre otras cosas a la consejera de Presidencia de la Generalitat, Elsa Artadi, la protagonista de los festejos de la Diada en la sede de Blanquerna en la capital. Allí conversó con Campuzano y le ratificó en su puesto. Y le conminó a intentar más vías de diálogo con el Gobierno central, el PSOE y otros partidos en el Congreso pero en mejores circunstancias y en un próximo futuro.

El fracaso en la moción de Campuzano no retrae aún a la Generalitat o al PDeCAT para abandonar los contactos abiertos en distintas mesas, foros y diversos niveles de interlocución con el ejecutivo central para “aprovechar el momento” y restaurar las relaciones que lleven a una futura negociación. Por la noche, en Blanquerna, Artadi anunció en este sentido que el próximo 25 de septiembre se retomará un mesa sectorial y en octubre se producirá otra reunión de la comisión bilateral entre el Estado y la Generalitat como consecuencia de la celebrada el 1 de agosto.

Habrá más contactos. Ese es el compromiso. Y en el futuro, ni Campuzano ni Nogueras ni Artadi descartan que se pueda y deba retomar una moción a favor del diálogo como la ahora descartada por inoportuna. Eso sí, el PDeCAT insiste en dejar claro ahora, para justificar la marcha atrás de esa moción por el diálogo, que cualquier salida tiene que contener, de alguna forma y con una redacción a pactar, alusiones al derecho a la autodeterminación, porque se considera un mandato de las miles de personas que se manifestaron en la Diada.

Esta nueva crisis del PDeCAT en el Congreso ocurre, además, con la posible remodelación de la dirección de su grupo parlamentario por aplicar tras la celebración de su congreso de julio, que supuso la salida de Marta Pascal como líder y la pérdida de influencia del sector moderado en el que se encuadra Campuzano.

La Generalitat lleva la libertad de los presos a la Diada en Madrid

J. C., Madrid

En pleno conflicto político e institucional, con la crisis catalana en apogeo, la Generalitat de Cataluña volvió a celebrar anoche en el centro de la capital la Diada Nacional y lo aprovechó para convertir el acto en una reivindicación a favor de la libertad de los políticos independentistas presos como consecuencia de sus intervenciones en la fase final del proceso separatista el año pasado. El delegado de la Generalitat en Madrid, Ferran Mascarell, la periodista Pilar Rahola y la consejera Elsa Artadi comenzaron sus discursos llamando la atención sobre lo difícil que es adentrarse en una senda de diálogo con el Gobierno central con políticos en las cárceles o exiliados.

“El problema no es con Madrid o con España sino con un Estado que no nos entiende”, proclamó Mascarell nada más comenzar la velada.

Rahola, la protagonista del discurso principal de la noche y a la que se presentó como intelectual afín, fue la más crítica y dura al retratar el clima de desafección creciente entre una parte de la sociedad catalana y el resto de España “en estos tiempos nada fáciles para los que muestren alguna simpatía hacia la causa” separatista. Y la periodista apuntó especialmente en sus dardos contra la izquierda española: “Estamos huérfanos de masa crítica y de la progresía española, de estadistas, de periodistas y de una sociedad civil libre”.

Artadi empezó por recordar de nuevo a los políticos presos y por reseñar el tiempo que llevan en prisión para arremeter contra el funcionamiento realmente democrático del Estado español. La consejera resaltó así que la Diada de este año tenía un sentimiento especial y se había aglutinado en torno a una reivindicación “en favor de las libertades” de los políticos independentistas que están en prisión o fuera de España y que habían sido excluidos de esta celebración “por la fuerza”.

En esa línea, Rahola reprochó al Estado, al Gobierno que dice preconizar el diálogo y a la derecha española, a los que descalificó como “unos tejeros cualquiera”, recurrir a la “fuerza bruta” para socavar y “violar” los derechos de miles de catalanes y para encausar, por culpa del proceso independentista, a más de un millar de ciudadanos de esa comunidad.

La consejera catalana, sin embargo, subrayó en el mismo acto que no se debían de cerrar las puertas a ningún contacto con el ejecutivo central que preside Pedro Sánchez y avisó de que su Gobierno “volverá a intentar encauzar” ese diálogo “sin límites” que tendrá que “tendrá que estar siempre presente” en cualquier negociación.

Más información