Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior intensifica las detenciones de inmigrantes irregulares en los países de origen

Un equipo de 10 policías españoles y mauritanos ha llevado a cabo dos operaciones con 59 detenidos en los cuatro últimos días

Agentes españoles y mauritanos inspeccionando cayucos.
Agentes españoles y mauritanos inspeccionando cayucos.

Los recientes viajes del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, a Mauritania se han traducido en el "refuerzo del Equipo Conjunto de Cooperación Internacional (ECI) con un efectivo más del Cuerpo Nacional de Policía hace mes y medio y en la profundización en la obtención de información en la zona y en el estrechamiento de la colaboración con la policía mauritana", aseguran fuentes del departamento de Marlaska. Los resultados han comenzado a verse esta semana. En cuatro días, el Equipo de Cooperación Internacional (ECI), con 10 agentes —cinco policías españoles y cinco mauritanos—, ha interceptado a 59 inmigrantes que pretendían llegar a España de manera irregular desde Mauritania.

"Se les aplica la legislación nacional (mauritana) en materia de Extranjería", explican fuentes policiales. "Se trata de una entrada irregular y, en consecuencia, se les decreta la expulsión a su país de origen", agregan las mimas fuentes.

"Han aumentado las actividades del ECI y estamos atajando las vías marítimas de inmigración irregular también en origen", aseguran fuentes del ministerio. Además del equipo conjunto, España cuenta con un destacamento de la Guardia Civil de unas 30 personas para hacer patrullaje marítimo, aéreo y terrestre, conjunto con la Gendarmería mauritana.

Este martes interceptaban un cayuco que navegaba con 31 inmigrantes a bordo rumbo a las Islas Canarias. La embarcación había partido de Senegal y fue localizada cuando navegaba próxima a la costa mauritana. Cada uno de los inmigrantes, todos ellos varones y mayores de edad, reconoció el pago de unos 600 euros al organizador de la travesía.

"Los investigadores del Equipo Conjunto hispano-mauritano desplegado en Nouadhbou (Mauritania) contra la inmigración irregular, tuvieron conocimiento de la salida desde Senegal de un cayuco de unos 20 metros de eslora que navegaría cerca de la costa mauritana", aseguraba la nota del Ministerio del Interior. La embarcación fue localizada en la zona de Cabo Blanco siendo interceptada por el Servicio de Guardacostas mauritano.

El cayuco fue varado en una playa cercana, quedando los migrantes bajo la custodia del ejército mauritano tras su asistencia médica. En sus primeras declaraciones los inmigrantes reconocieron haber pagado por el viaje a un organizador en una ciudad senegalesa. Además, indicaron que les habían facilitado dos motores, alimentos, bebidas, chalecos salvavidas, garrafas de combustible y un dispositivo GPS con las coordenadas grabadas con rumbo al sur de Gran Canaria.

 Los agentes constataron que uno de los motores se había averiado por lo que hubieran tardado al menos cuatro días en llegar a su destino.

Solo dos días antes, el Equipo de Cooperación Internacional detenía a 18 personas preparadas para salir de manera inminente hacia la costa canaria. En esta ocasión, los arrestados fueron localizados en el interior de una vivienda en la ciudad de Nouadhibou (Mauritania) preparados para emprender el viaje en una embarcación de pesca tipo cayuco con destino a las Islas Canarias. Los organizadores exigían cantidades de entre los 600 y 1.000 euros a quienes pretendían emprender el viaje, en su mayoría ciudadanos senegaleses captados en sus lugares de origen por colaboradores de la organización. A uno de los arrestados se le atribuyó un presunto delito de favorecimiento de la inmigración irregular.