Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urkullu advierte de que el “todo o nada” en el nuevo Estatuto lo hace inviable

El 'lehendakari' recuerda al PNV y EH Bildu que "ya hemos tenido textos sin viabilidad", en referencia al Plan Ibarretxe

El lehendakari, Íñigo Urkullu en San Sebastián el último martes de agosto. En vídeo, sus declaraciones.

El lehendakari Íñigo Urkullu no quiere repetir errores del pasado. Lo dijo el pasado martes, durante la apertura del curso político en San Sebastián, y lo ha vuelto a repetir hoy, aunque de forma más contundente, después de que la portavoz del Gobierno de Pedro Sánchez y consejera de Educación, Isabel Celaá, augurara un fracaso en el Congreso de los Diputados si la propuesta de nuevo Estatuto suscrita entre el PNV y EH Bildu es la definitiva. Urkullu ha argumentado que como militante del PNV le gustan las bases pactadas con la izquierda abertzale, pero ha marcado distancias como lehendakari "porque tengo que preocuparme de los derechos de la mayorías y de las minorías". "Se trata de ser conscientes de cuál es el momento, y la realidad social", ha dicho en una entrevista a la emisora pública Radio Euskadi.

Alejándose del conflicto político catalán y de las decisiones unilaterales y no pactadas entre diferentes, ha recordado que en Euskadi "ya hemos tenido y tenemos textos sin viabilidad ni recorrido institucional". No ha citado al Plan Ibarretxe , pero ese es el ejemplo de un texto que llegó al Congreso de los Diputados, y fracasó en el intento, además de provocar una división en la sociedad vasca que hizo perder al PNV, por vez primera, el Gobierno vasco. Urkullu ha llegado a preguntarse hasta qué punto merece la pena, a la vista del contexto político, avanzar en una estrategia que él no comparte del "todo o nada" en conceptos sin encaje constitucional, "si el objetivo es profundizar y actualizar un autogobierno".

La propuesta del PNV y de EH Bildu que critican el resto de los partidos incorpora conceptos polémicos y de difícil encaje en la Constitución como la diferencia entre ciudadanos vascos y nacionalizados, introduce una consulta habilitante, es decir, un referéndum a la sociedad vasca sobre el acuerdo del nuevo estatuto que salga del Parlamento vasco, antes de que inicie el periplo en el Congreso de los Diputados para su reforma, y, entre otros asuntos que afectan directamente al Consejo General del Poder Judicial, blinda al Estatuto frente a, por ejemplo, el artículo 155 de la Constitución que permitió la intervención de la Generalitat.

Para el lehendakari, la sociedad vasca agradecería un ejercicio de pragmatismo y que fruto del esfuerzo de sus dirigentes lograra "cuando menos para una generación" un texto articulado lo más consensuado posible que actualice el contenido del autogobierno vasco, "y que le sitúen en ámbitos como la UE, que garantice la bilateralidad efectiva, que pueda incluso abordar algunas cuestiones del Poder Judicial. Yo creo que esto, junto a los derechos sociales y civiles, puede ser perfectamente encajable en la Constitución Española".

Abierto a cambiar el documento de bases de arriba abajo, el lehendakari cree que hay mimbres para ampliar el acuerdo, habida cuenta de que "nadie se ha levantado de la mesa, y se han hecho aportaciones y votos particulares". Según ha dicho este lunes, "estamos queriendo plantear temas que vayan en beneficio de la sociedad, la actualización del Estatuto tiene que tener recorrido y viabilidad. No solo en contenidos si no también en mayorías".

Pero el lehendakari también recrimina a quienes desde el PSOE o desde el PP y Ciudadanos critican al PNV porque sus propuestas no tienen encaje constitucional. "El Estatuto de Gernika es plenamente Constitucional y es una ley. Si se trata de cumplir la ley por qué no lo han cumplido ya", se ha preguntado a la vista de las 37 transferencias pendientes.  Urkullu ha recordado a Pedro Sánchez que ha llegado a ser presidente en un contexto en el que se le ha planteado un cambio respecto al cumplimiento del Estatuto. "Sánchez ha de tener presente algo que ya le dije: tenemos desde hace 39 años pendiente el cumplimiento del Estatuto, y el PSOE tiene una oportunidad de dar pasos elaborando ese calendario de trabajo".

Más información