Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urkullu traslada a Torra que seguirá ayudando para lograr la distensión

El lehendakari responde a los independentistas que le critican que seguirá obrando "desde la buena fe"

El lehendakari en la conferencia de prensa en el Palacio de Miramar, en San Sebastián.
El lehendakari en la conferencia de prensa en el Palacio de Miramar, en San Sebastián.

El lehendakari, Íñigo Urkullu, también se lo ha dicho al president Quim Torra. No va a dejar de ayudar "desde la buena fe" para lograr gestos que destensen la situación política y social en Cataluña. Si el pasado martes lo aseguró tras el primer consejo de Gobierno en San Sebastián, 24 horas después se lo ha ratificado al president, pese a las críticas de JxCat. Fuentes de esa formación han advertido a la agencia Efe de que Cataluña y Euskadi son "realidades distintas" con estrategias políticas diferentes y han llamado a "evitar iniciativas no consensuadas que puedan ser usadas por el Estado", además de expresar "malestar y sorpresa" porque el lehendakari visitará solo a Oriol Junqueras y no a otros políticos en prisión.

Urkullu se ha ratificado en sus palabras ante Torra, y ambos han mostrado su disposición a reunirse lo antes posible. En un comunicado, el Gobierno vasco ha asegurado que Urkullu "no desistirá en su empeño de ayuda desde la buena fe", pese a "las polémicas interesadas" que surjan por sus actuaciones. El lehendakari ha recibido la llamada de Torra. Fuentes del Gobierno vasco han apuntado que, "al margen de interpretaciones que puedan y quieran hacerse de los movimientos del Lehendakari, es evidente que los mismos son a requerimiento de quien así lo considere y solicite (en alusión al líder de Oriol Junqueras, con quien se reunió en la cárcel de Lledoners a mediados de este mes)".

El comunicado de la presidencia vasca explica que "la realidad no siempre se corresponde con opiniones y elucubraciones publicadas", pero han insistido en que Urkullu "no va a desistir en su empeño de ayuda desde la buena fe y no va a entrar en polémicas interesadas" que se pretenden fomentar por quienes quieren "retroalimentar sus propias posiciones".

La presidencia vasca sostiene que "es obvio que Cataluña y Euskadi son realidades totalmente distintas", y también está "claro que el lehendakari no interviene en cuestiones ajenas a Euskadi, si no es requerido para ello". No obstante, ha recordado que, en este caso, está también sobre la mesa "la cuestión del modelo de Estado, la plurinacionalidad, el autogobierno o la cohesión social". En este sentido, ha asegurado que habría sido "más cómodo" para Iñigo Urkullu "no visitar a quien se lo había solicitado" y que "había sido parte importante de las decisiones en el llamado procés". "Pero no es esa la actitud de quien, en todo caso, ha respetado siempre la discreción y primado la perspectiva humanitaria de la visita", ha apuntado. "Si alguien quiere entender a su antojo y necesidad otra cosa, ése no es el planteamiento que anida en la disposición ni en los hechos ciertos desarrollados por Urkullu", sostiene la nota del Gobierno vasco.

Más información