Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JESÚS LOZA I Delegado del Gobierno en el País Vasco

“Acercar presos es una vía para favorecer la convivencia”

Reclama respeto máximo y transparencia con las víctimas de ETA pero advierte de que la política penitenciaria la decide el Gobierno

El delegado del Gobierno en Euskadi, Jesús Loza (Vitoria, 1952) apuesta por una decidida pero prudente, legal y trasparente, nueva política penitenciaria que mejore la convivencia, sobre todo en Euskadi. El que fuera Comisionado para la Convivencia en Euskadi entre 2008 y 2012, época desde la que no ha dejado de trabajar con los colectivos de víctimas explica que la transparencia con ellas es fundamental, que tienen que saber la verdad en cada momento, pero que las decisiones en ese campo las toma el Gobierno atendiendo al principio constitucional y objetivo de la legislación penitenciaria de la reinserción de los presos. Dice estar dispuesto a hacer "cocina" con el PP para lograr el consenso en "una política de Estado" y reclama a la izquierda abertzale que haga autocrítica con el pasado porque proporcionaría una salida a los presos de ETA que daría al acercamiento "velocidad de crucero".

El Delegado del Gobierno, Jesús Loza en el Parlamento vasco en una imagen de archivo.
El Delegado del Gobierno, Jesús Loza en el Parlamento vasco en una imagen de archivo.

Pregunta. El acercamiento de presos ha propiciado uno de los últimos enfrentamientos con el PP. ¿Es urgente el cambio de política penitenciaria?

Respuesta. Este Gobierno lo considera el camino para favorecer la convivencia. Y la convivencia no se favorece con presos a mil kilómetros y en primer grado, sino fijando un sendero hacia la reinserción, que es lo que plantea la Constitución y la Ley Penitenciaria.en su artículo primero.Si la dispersión se produjo como parte de la política antiterrorista, cuando acaba el terrorismo ya no tiene ningún sentido, hay que reorientar esa política hacia la convivencia. En Euskadi todavía existe odio, intolerancia, rabia e incluso victimismo.En 2012 las víctimas me dijeron que ellos no aplaudirían la reinserción de los etarras, pero que la aceptarían si se hacía con transparencia, legalidad, y siempre que no haya impunidad ni ética ni social ni política. A las víctimas no hay que tenerles miedo, hay que decirles la verdad. Su generosidad está fuera de toda duda.

“Acercar presos es una vía para favorecer la convivencia”

"Hubo abusos policiales"

P. ¿Está prevaricando este Gobierno como les acusan algunos sindicatos policiales al retirar el recurso que interpuso el anterior Gobierno a la ley vasca de abusos policiales?

R. Estuve en la sala de máquinas de la primera proposición no de ley que también votó el PP después de seis meses de negociaciones. De esa proposición salió el decreto de abusos policiales de 2012 que finalmente aceptó el PP después de hablarlo con Carlos Urquijo (exdelegado del Gobierno en Euskadi) y con el propio Montoro. En 2015 hubo otra proposición, con el PP a favor, para hacer otra ley que fuera consensuada y pactada. Esto último desgraciadamente no sucedió, pero este pasado mes de julio hemos estudiado los preceptos que podían ser inconstitucionales y los hemos pulido para que esta ley retome la senda constitucional y con el espíritu de 2012. Esto se va a ver con claridad, y los elementos que estaban en el recurso han desaparecido. Hay una garantía muy clara de que el trabajo que han hecho los gobiernos central y vasco se atiene a la legalidad. La prevaricación es un delito. Esos sindicatos deberían llevarme a los tribunales si creen eso.

P. Estos mismos sindicatos rechazan que se produjeran abusos policiales.

R. Es un hecho que abusos policiales se produjeron. Y si los hubo, lo que no puede ser es que unos cuantos manchen el buen nombre y el prestigio de sus compañeros que han luchado contra el terrorismo y gracias a cuya generosidad y entrega estamos donde estamos y como estamos. Ha habido abusos, algunos de ellos judicializados. Lo que también tiene que quedar claro es que no fueron generalizados como explica la propia exposición de motivos de la ley. Lo que toca es reparar a las víctimas de esos abusos.

P. ¿Las víctimas tienen que estar informadas o tienen que estar de acuerdo?

R. Tienen que estar informadas.La política penitenciaria es una responsabilidad del Gobierno, no de las víctimas. Lo que quieren es que se aplique la legalidad. Todo lo que se haga se va a hacer dentro de la legalidad, como se ha hecho en días y semanas recientes.

P. Pero los acercamientos se producen tras el apoyo del PNV a la moción de censura.contra Mariano Rajoy. El PP sospecha que es un pago por su apoyo.

R. Nadie está pagando un precio político. Caminamos por el mismo sendero desde hace mucho tiempo. El Parlamento vasco tiene esta posición desde hace años. Ya en 2010 hubo una resolución a favor de una nueva política penitenciaria si ETA desaparecía. El lehendakari Patxi López lo dijo en su discurso de política general en 2011 y ahora es miembro de la Ejecutiva del PSOE, y lo ha vuelto a decir tras la disolución de la banda. Estamos de acuerdo con el PNV, pero también con Elkarrekin Podemos, y mi deseo en esta cuestión, que es una cuestión de Estado, es que haya un amplio consenso.No me corresponde a mí establecerlo, pero el presidente del Gobierno y el ministro de Interior saben que pueden contar conmigo para hacer cocina en la búsqueda de ampliar el perímetro de ese acuerdo al PP, que creo que ahora es lo que falta.

P. ¿Qué informes manejan para autorizar los acercamientos?

R. Trabajamos con el censo que encargó Mariano Rajoy a Instituciones Penitenciarias y con otros informes porque las soluciones y las decisiones a tomar son individuales en función de cada preso, no del colectivo.

P.¿El ministro tiene nuevos casos sobre la mesa? Anuncióque antes de final de mes habríanuevos acercamientos.

R. Hay varios casos más encima de la mesa.del ministro y del secretario general de Instituciones penitenciarias,Pero vamos a actuar con prudencia y con discreción. Se trata de presos que o bien tienen enfermedades graves, son mayores de 70 años o tienen la mayoría de la pena cumplida y no tienen delitos de sangre. Si en Francia han sido prudentes a la hora del acercamiento, y apenas ha habido un francés asesinado por ETA, Jean-Serge Nerin el 16 de marzo de 2010, aquí seremos extremadamente prudentes. No se nos puede olvidar que ha habido más de 850 asesinados, más de 3.000 heridos, 10.000 extorsionados y 42.000 amenazados. 

Acercamiento a "velocidad de crucero"

P. Argumenta que ustedes acercan presos para mejorar la convivencia.¿Ayudan los homenajes de la izquierda abertzale a los que salen de prisión?

R. Lo que ayudaría es que fueran coherentes. Arnaldo Otegi, que es una persona inteligente, no puede decir que de acuerdo con la legalidad las tres cuartas partes de los presos tendrían que estar ya en la calle al haber cumplido la mayor parte de la pena. Se olvida de que para progresar de grado en la cárcel no solo hay que tener un mínimo de tiempo cumplido, sino que se tiene que hacer autocrítica.No se puede decir a los presos que tienen libertad para construir su camino, que cumplan con la legalidad, pero luego ponerles dos líneas rojas.Es cierto que la delación no es una condición obligatoria para avanzar en la reinserción, pero el arrepentimiento, aunque yo prefiero hablar de autocrítica, sí. La autocrítica es absolutamente imprescindible, es un requisito sine qua non.

P. La izquierda abertzale les emplaza a ustedes...

R. Si muchos presos están donde están es porque han sido empujados por la izquierda abertzale.No pueden trasladar esa responsabilidad a los demás.Sortu es legal porque admitió que en el presente y en el futuro la violencia no está legitimada, pero le falta decir que tampoco lo estuvo en el pasado.Tienen que declarar la ilegitimidad de la violencia para conseguir objetivos políticos, también en el pasado, porque les seguirían muchos presos que después de siete, diez o quince años de prisión les demandan una salida.Y ese paso le falta a la izquierda abertzale, y ese paso facilitaría de manera muy clara el devenir de la situación de los presos. Daría a su reinserción, con todas sus consecuencias, velocidad de crucero.

P. ¿Usted sería un vecino vasco o un nacionalizado vasco, según la diferenciación que propone el proyecto de nuevo Estatuto que han pactado PNV y EH Bildu?

R. Separar nacionalidad y ciudadanía ya estaba en el Plan Ibarretxe y eso es muy grave. Desde luego no es el mejor camino para mejorar la convivencia. El Estatuto se puede reformar, como la Constitución, pero hay que hacerlo según las reglas que se establecen. Lo que no puede ser es saltarse la legalidad, y ya hemos visto lo que ha sucedido en Cataluña, eso no conduce a ningún sitio, sino al enfrentamiento, melancolía y a que un país como el nuestro, que es un paraíso, entre en una fase de enfrentamientos verbales y divisiones entre ciudadanos.

P. ¿A qué atribuye ese giro del PNV?

R. Creo que estamos en fase de ponencia y de redacción de los técnicos. Ha habido pronunciamientos del PNV a favor de buscar acuerdos y yo me quedo con esa música, que es la última. No tengo ninguna duda de la voluntad de acuerdo del lehendakari Íñigo Urkullu, y en general del PNV, en la búsqueda de acuerdos transversales, pero es cierto que la velocidad se demuestra andando.

P. ¿Ve en peligro el acuerdo de coalición con el PNV?

R. La secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendía ha dicho que el PNV tiene que optar por una vía a la catalana con Bildu o por un acuerdo transversal.Tengo la impresión de que se impondrá la cordura.

P. ¿Le encaja que la visita del lehendakari al presidente de Esquerra Republicana en la cárcel fuera por motivos humanitarios?

R. Respeto profundamente al lehendakari como persona y como institución, y también que se reúna con Junqueras. El lehendakari ha intentado siempre mediar, y con buenos oficios, en toda la crisis catalana.para llevarla a parámetros de racionalidad.Si es una nueva muestra de que está intentando buscar soluciones, bienvenida sea.

P. ¿Cree que podría estar mediando entre el Gobierno central y los independentistas catalanes?

R. Lo desconozco, pero si lo estuviera haciendo me parecería muy bien.

P. ¿Ve a Esquerra Republicana jugando un papel fundamental en la desactivación del bloqueo político en Cataluña?

R.Ojalá. No tengo las claves de Cataluña, pero todo lo que sea desatascar una situación envenenada sería bien recibido. Y la actitud de Junqueras no está siendo la misma que la de Puigdemont.

Más información