Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

López elige Comisionado de Convivencia a un parlamentario cercano a las víctimas

Jesús Loza es actualmente miembro de la Mesa de la Cámara vasca por el PSE

Jesús Loza
Jesús Loza

Poco más de 24 horas ha tardado el lehendakari, Patxi López, en ponerle un rostro a la figura del Comisionado para la Convivencia desde que en la mañana del pasado jueves anunciase su creación en el pleno del Parlamento vasco. El Gobierno autónomo anunció a media tarde de ayer que el designado para ejecutar y coordinar su política en materia de convivencia y superación de las consecuencias del terrorismo es el parlamentario socialista Jesús Loza (Vitoria, 1952).

López se ha decantado al final por una persona que pueda ponerse a trabajar de forma inmediata y conozca en detalle tanto la idiosincrasia del país como la materia de la que se va a encargar. El otro perfil que analizaba para el cargo, según fuentes de su Ejecutivo, era el de una persona con “gran proyección nacional o internacional”, que daría mucha prestancia al puesto, pero con el hándicap de que le costaría ponerse al día en la materia cuando queda apenas un año de legislatura.

Medios del Gobierno vasco manejaban por la mañana la posibilidad de que López, quien mantenía en una gran reserva sus opciones sobre nombres concretos, hubiese aplazado unos días la elección, pero al final se decantó por hacerlo de inmediato para evitar “especulaciones”. De esa forma, ayer mismo comunicó su decisión a los representantes de los grupos parlamentarios antes de que se hiciese pública.

El Gobierno vasco

formalizará su nombramiento

la próxima semana

Actual secretario primero de la Cámara vasca en representación del PSE, Loza es un hombre habituado a negociar y armar acuerdos parlamentarios —lleva desde 2001 en el Legislativo autonómico—, experiencia de la que se beneficiarán las condiciones de su nuevo cargo. Él mismo fue, por ejemplo, el encargado de buscar en los últimos días con los demás partidos un acuerdo sobre la creación de un foro parlamentario para agilizar el final de ETA, frustrado por el momento por las reticencias del PP.

Otra condición que ha influido en su elección es el estrecho trabajo que ha realizado con las victimas del terrorismo en toda España en los últimos años, en los que ha sido el enlace del PSE con sus asociaciones.

El ‘lehendakari’ aceleró

la elección para evitar “especulaciones”

Actual vicepresidente de la Fundación Fernando Buesa, es miembro de las dos ponencias del Parlamento vasco dedicadas a las víctimas (una a las del terrorismo y otra a las de excesos policiales). “La política con las víctimas debe estar presidida por el consenso”, destacaba por ejemplo hace pocos meses en un pleno de la Cámara de Vitoria,

Dado que una de sus competencias será coordinar las actuaciones para favorecer la reinserción de los presos de ETA y la integración de los huidos sin causas pendientes con la justicia, como enunció el lehendakari en el pleno de anteayer, ese perfil puede servir para limar las posibles reticencias que hubiera entre las víctimas y sus asociaciones en relación con esta pata de la política penitenciaria.

Una década en la Cámara vasca

Jesús Loza (Vitoria, 1952) lleva desde 2001 en el Parlamento vasco, de cuya Mesa forma parte en esta última legislatura como secretario primero. Los socialistas tendrán ahora que elegir a su sustituto, ya que dejará la Cámara para hacerse cargo del nuevo Comisionado para la Convivencia. Médico hematólogo de profesión, fue anteriormente diputado alavés de Bienestar Social y viceconsejero de Asuntos Sociales.

Loza, cuyo nombramiento oficial aprobará previsiblemente el Gobierno autónomo el próximo martes —hasta ese momento prefiere no hacer declaraciones, según trasladó ayer a EL PAÍS—, será también el encargado de llevar las relaciones ordinarias con el Gobierno y con otras instituciones en la materia de su comisionado y coordinar las actuaciones que los departamentos y órganos del Eejcutivo autónomo realicen en torno a la memoria y la convivencia.

En el comunicado en que se anunció su designación, el lehendakari define a Loza como “la persona idónea” para asumir la “trascendental tarea” de llevar adelante el Comisionado, “tanto por su trayectoria política y profesional como por su reconocido talante y compromiso personal con las víctimas del terrorismo y la lucha por la libertad”.