Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PNV y EH Bildu imponen el “derecho a decidir” en el preámbulo del nuevo Estatuto vasco

Podemos se desvincula del acuerdo con un voto particular porque solo ofrece una visión y el PSE y el PP lo rechazan

Los representantes de EH Bildu en la ponencia de Autogobierno pasan por detrás de los de Elkarrekin Podemos.
Los representantes de EH Bildu en la ponencia de Autogobierno pasan por detrás de los de Elkarrekin Podemos. EFE

El futuro Estatuto vasco ya tiene un preámbulo. PNV y EH Bildu acaban de firmar un texto en el que se habla de "Euskal Herria" como "la nación" de los vascos y se desliza "el derecho a decidir" en una visión nacionalista que no comparte el resto de la Cámara. El PSE-EE, el PP y Elkarrekin Podemos, este último, pese a coincidir en algunos asuntos, han presentado un voto particular. Entre EH Bildu y el PNV tienen el 61,3% de los escaños del Parlamento vasco, 46 de 75 asientos, pero ese acuerdo no es transversal, como se propuso el lehendakari, Íñigo Urkullu, para lograr que el apoyo sea superior al que en su día logró el Estatuto de Gernika. En aquella ocasión Herri Batasuna propuso votar en contra. Sometido a referéndum el 25 de octubre de 1979, fue aprobado con una participación del 58,85% del censo y un 90,27% de votos afirmativos.

El preámbulo, aunque con relativo valor jurídico en tanto en cuanto no disponga de un desarrollo concreto en su articulado, recoge que el "pueblo vasco es una nación" y que "Euskal Herria es un pueblo con identidad propia", que está "asentado geográficamente sobre siete territorios políticamente articulados en dos Estados, el español y el francés". A modo de un catálogo de intenciones, contempla también el derecho a decidir como la "capacidad de los vascos para decidir, expresar y ejercer su voluntad colectiva de cara a la consecución de fórmulas de convivencia acordadas voluntariamente y de establecer mecanismos que garanticen que los compromisos alcanzados sean respetados". Un derecho que proponen ejecutar de acuerdo al "principio de legalidad", para establecer un nuevo modelo de relación "de igual a igual" con el Estado español, basado en la bilateralidad y de naturaleza "confederal".

PSE y PP creen que de seguir por ese camino, el nuevo estatuto no tendrá ni un pase en el Congreso de los Diputados, a donde tarde o temprano tendrá que llegar para ser ratificado, convirtiéndose en "un plan Ibarretxe II" que será rechazado en su integridad. Elkarrekin Podemos ya advirtió a los nacionalistas de que su voto, pese a la coincidencia con algunos preceptos, no estaría disponible si no lograban un acuerdo transversal con una visión más amplia de los anhelos de los vascos. Al no conseguir atraer al PSE se han negado a firmarlo.

Pese a que el preámbulo habla de Euskal Herria como la unión de Euskadi, Navarra y el País Vasco francés, el texto acordado por PNV y EH Bildu precisa finalmente que el sujeto político al que se refiere el documento es el conformado por Álava, Bizkaia y Gipuzkoa, los tres territorios que constituyen la comunidad autónoma.

De esa forma, se establece que "Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, como parte integrante del pueblo vasco es el sujeto del desarrollo y actualización de los Derechos Históricos". Y precisa que el texto articulado de un eventual nuevo estatuto vasco "contemplará la posibilidad de establecer relaciones con la Comunidad Foral de Navarra y con los territorios vascos radicados en el Estado francés", siempre "desde el máximo respeto a la voluntad de las instituciones respectivas".