Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa pide perdón al cura juzgado y absuelto en el ‘caso Romanones’

Román Martínez, declarado inocente en el juicio por abusos sexuales en la Iglesia católica, es recibido en audiencia privada por Francisco

El Papa pide perdón al cura juzgado y absuelto en el ‘caso Romanones’

Román Martínez Velázquez de Castro, el sacerdote que se enfrentó a un juicio por el caso Romanones y que fue declarado inocente por la justicia española, ha recibido también la máxima sentencia de inocencia del ámbito eclesiástico: el papa Francisco lo ha recibido en audiencia privada y le ha perdido perdón por lo ocurrido.

La reunión es el paso definitivo en la rehabilitación eclesiástica del cura juzgado y absuelto, tras la autorización concedida por el Vaticano en noviembre pasado para que pudiera ejercer de nuevo su labor como cura. Román Martínez fue suspendido para ello durante el tiempo que duró la investigación y el juicio. La reunión ha sido desvelada por la revista Vida Nueva, que explica que el Francisco lo recibió el 12 de julio en su residencia de Santa Marta en Roma y allí le pidió disculpas en tres ocasiones. Europa Press lo ha confirmado con el abogado del padre Román.

El caso Romanones se inició en noviembre de 2014. Un joven escribió al papa Francisco denunciando haber sido víctima de presuntos abusos sexuales siendo menor de edad. Daniel, nombre ficticio con el que se conoció al denunciante, explicaba que entre 2004 y 2007, desde los 14 hasta los 17 años, el posteriormente absuelto sacerdote y otros religiosos habían abusado de él. El papa Francisco llamó por teléfono al joven y le pidió perdón. A partir de ahí, la policía detuvo a Román Martínez, un profesor de religión y dos sacerdotes. La investigación alcanzó, además, a otros diez sacerdotes y dos laicos. 

Un tribunal consideró prescritos los presuntos delitos para todos los investigados excepto para el sacerdote ahora recibido por el papa Francisco. Se celebró un juicio en el que se enfrentaba a nueve años de cárcel de petición fiscal. El último día, no obstante, el ministerio público retiró la acusación y el sacerdote fue declarado inocente. 

Al conocerse la denuncia de Daniel, los tres sacerdotes detenidos fueron apartados del ejercicio del sacerdocio hasta noviembre pasado. Unos meses antes, al finalizar el juicio civil, el arzobispado de Granada reconoció que aún faltaba por concluir el proceso canónico. Aunque nunca se conoció públicamente el desenlace de ese proceso, la rehabilitación indicaría que también fueron absueltos en él. En noviembre, según informó entonces el Arzobispado de Granada, Martínez Velázquez de Castro y los otros dos sacerdotes “han recibido la comunicación de un nuevo destino pastoral”. Según Vida Nueva, al menos en el caso de Román Martínez no ha sido así ya que no ha vuelto de párroco a ninguna iglesia, sino que ejerce como capellán en un centro para personas con discapacidad.

Vida Nueva informa también de que la reunión incluyó el compromiso de que los tres sacerdotes detenidos y señalados en un primer momento volverán a Roma en octubre, junto a sus familiares y amigos, para celebrar una misa.