Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont: “No voy a tardar 20 años en pisar suelo catalán”

El expresidente de la Generalitat, que vuelve a Bélgica el sábado, reconoce en el Gobierno de Sánchez “un cambio de estilo, de clima y de lenguaje”

En vídeo, Puigdemont anuncia que volverá a Bélgica desde Alemania este fin de semana. VÍDEO: REUTERS-QUALITY

“El cambio de gobierno español es un cambio de estilo, de clima y de lenguaje. La entrevista entre el presidente Pedro Sánchez y el presidente Quim Torra sirvió para dar los puntos de vista de los dos gobiernos. Pero ahora tiene que venir el tiempo no de los gestos, sino de los hechos”. Carles Puigdemont ha comparecido este miércoles en Berlín ante la prensa, una semana después de que el Tribunal Supremo retirara la euroorden y justo cuatro meses desde que fuera detenido en Alemania. El líder independentista, con un aspecto más distendido que en anteriores comparecencias, ha insistido en que el diálogo sigue sobre la mesa, “pero hay que abordar lo esencial, las relaciones entre Cataluña y España”. Y ha añadido:  "Es extraño que el Estado español se haya reunido en el pasado con la banda terrorista ETA y, sin embargo, no quiera reunirse con nosotros, cuando nunca hemos aplicado la violencia".

Horas después, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha señalado en Madrid que el Ejecutivo ya tiene un diálogo abierto con la Generalitat y ha rechazado un trato preferencial para Cataluña, informa Miquel Alberola. “Para nosotros todos los territorios con sus correspondientes Gobiernos son iguales en sus aspiraciones”, ha defendido. No obstante, Calvo ha asegurado en el Congreso de los Diputados que, en sus declaraciones, "Puigdemont está reconociendo que hay una situación de diálogo que hay que explorar y trabajar para el beneficio de España y de Cataluña con el cambio de Gobierno". Una situación, ha puntualizado, "que es trabajar con parámetros democráticos, que nos obligan a trabajar por el bien de los intereses generales colocar los problemas por delante de otras circunstancias". Según Calvo, "el propio Puigdemont reconoce que hay que trabajar en ese espacio en el que trabaja el Gobierno de España, que es el marco constitucional y la obligación de encontrar siempre soluciones".

Selfies con Puigdemont

Si uno de los miles de turistas que peregrinan por el centro de Berlín hubiera pasado desprevenidamente por la “Bundepressekonferenz” (la casa de la prensa alemana), se habría sorprendido de la convocatoria que despertó Puigdemont, celebrado por sus “fans” cual estrella de rock. Al grito de “president, president”, la “peña” catalana lo esperó como siempre desde temprano para ser recompensada luego con una larga sesión de selfies, autógrafos y fotos grupales. Pero también periodistas y curiosos alemanes y extranjeros le pidieron fotos de recuerdo “por admiración política”.

Puertas adentro, hubo una numerosa asistencia de cámaras, periodistas alemanes y reporteros de agencias internacionales, al punto que las preguntas tuvieron que ser suspendidas cuando llegaban los portavoces de la cancillería y de los ministerios a dar sus partes de rutina a la prensa acreditada. Fue una hora y cuarto en la que casi solo habló Puigdemont, aunque lo acompañaban cuatro de sus abogados, y en la que debió admitir entre otras cosas que no tuvo contacto con ningún funcionario de la Unión Europea y que la causa catalana no tiene apoyo de ningún estado europeo, pero “sí de muchos ciudadanos que se molestaron por la violación de derechos”. Una y otra vez, defendió que las soluciones que proponen los independentistas son todas _a su entender_ constitucionales y legales y destacó el (supuesto) apoyo mayoritario a la causa independentista en Cataluña.

Puigdemont ha anunciado que el sábado regresará a Bélgica junto a su familia. Allí está previsto un acto de Junts per Catalunya en la llamada casa de la república en Waterloo, donde el expresidente ya ha avanzado que empezará a trabajar en el consejo de la república. “Mi voluntad es continuar con el mandato de la gente", ha subrayado. “No sé si voy a tardar 20 años en pisar suelo español o no; lo que sí sé es que no voy a tardar 20 años en pisar suelo catalán", destacando que "hoy mismo podría pisar suelo catalán" yendo a la zona del sur de Francia, también denominada Catalunya Nord. Puigdemont ha quedado en libertad sin cargos en Alemania después de que la Audiencia Territorial de Schleswig Holstein rechazara entregarlo a España por rebelión.

El expresidente ha aprovechado esta comparecencia ante medios internacionales para insistir en la buena marcha de la economía catalana. "Hoy tenemos cifras oficiales sobre la economía catalana de 2017. Ha crecido por encima de la española y la zona euro, las exportaciones vuelven a batir récords y las inversiones extranjeras continúan", ha dicho. Sin embargo, 4.500 sedes sociales y fiscales abandonaron Cataluña durante la crisis política. “Tengo la ayuda de mucha gente. Si hemos llegado hasta aquí no ha sido por nuestros salarios, sino por una solidaridad espectacular”, ha dicho Puigdemont, después de que ayer el Parlament informara de la retirada del sueldo a los parlamentarios encausados por rebelión.

Aunque en Berlín y luego Hamburgo estuvo políticamente aislado (“hubo contactos con representantes de cuatro partidos alemanes”, dijo) y mantuvo un perfil bajo, Puigdemont agradeció el “profesionalismo y la independencia” de la justicia alemana y, sobre todo, el trato recibido en el país. El dirigente independentista también se ha pronunciado sobre la retirada de la euroorden: "Es paradójico y contradictorio que por un lado un juez decida que yo tengo que ser suspendido como diputado, el mismo juez que no quiere perseguirme con una euroorden porque la ha retirado. Y que dice sin embargo que puedo participar a través de un diputado sustituto que me represente a mí. Y que luego decide que los que están en la cárcel y el exilio no debemos cobrar para hacer de diputados".

El expresidente ha considerado también que el PDeCAT puede mantener su apoyo al Gobierno español en ciertas votaciones en el Congreso siempre que el Ejecutivo "corresponda". "Lo normal es que quien recibe votos de alguien, corresponda. Mientras eso sea así, no veo ningún problema para cambiar sentido de voto", ha afirmado.

 

Así te hemos contado la intervención de Carles Puigdemont, en orden cronológico inverso.

Más información