Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Claves | Cinco años del accidente de tren de Santiago en la curva de Angrois

El peor siniestro ferroviario en España en 40 años ocurrió el 24 de julio de 2013 y dejó 80 muertos y 144 heridos

80 muertos y 144 heridos. El maquinista de un tren Alvia que recorría el trayecto entre Madrid y Ferrol (A Coruña) hablaba por teléfono mientras el convoy estaba a punto de enfilar una curva limitada a 80 kilómetros por hora a una velocidad de 190. Cuando el hombre advirtió el peligro fue demasiado tarde. Eran las 20.41 del 24 de julio de 2013 y en la curva de A Grandeira, en Angrois, a menos de tres minutos de la estación de Santiago de Compostela, el tren descarriló provocando el peor accidente ferroviario de España en cuatro décadas. Este martes, se suceden los homenajes en recuerdo de las víctimas, mientras se siguen buscando las responsabilidades penales en el juzgado (con siete investigados) y en el Congreso de los Diputados aún intentan dilucidar las responsabilidades políticas en una comisión de investigación.

Estas son las claves de aquella tragedia:

EL ACCIDENTE | Una curva letal

La víspera del Día de Galicia quedó marcada en 2013 por la tragedia. En los vagones de un tren Alvia perdieron la vida 80 personas, 144 resultaron heridas, 35 de ellas quedaron en estado crítico. La causa del siniestro, el exceso de velocidad, estuvo claro desde el principio (iba a 190 en un tramo con limitación a 80 kilómetros por hora); también se conoció que el maquinista no frenó porque iba hablando por teléfono con el revisor sobre por qué vía debían entrar en Pontedeume, la penúltima parada del trayecto. Las responsabilidades penales y políticas aún no se han dilucidado. Francisco José Garzón, el conductor del tren y un veterano en esa línea, defendió hace un par de semanas en el Congreso de los Diputados que “tres señales y tres balizas habrían evitado el accidente”.

LAS VÍCTIMAS | Persiguiendo la verdad 

El peor accidente ferroviario de los últimos 40 años en España y el primer siniestro mortal en la alta velocidad en el país dejó un reguero de muerte y dolor. Los supervivientes y los familiares de las víctimas se han agrupado en una asociación —la Plataforma Víctimas Alvia 04155— que reclama cada año explicaciones y responsabilidades jurídicas, técnicas y políticas. También reclaman el derecho a saber por qué sucedió el accidente y exigen que se refuercen las medidas de seguridad para que algo así no vuelva a repetirse. Sus principales éxitos, la reapertura del caso en 2016 y la apertura de una comisión de investigación en el Congreso de los Diputados, donde señalaron a los exministros José Blanco, Ana Pastor y Rafael Catalá por rebajar la seguridad en la línea.

LA SEGURIDAD |  Fallos, errores y omisiones

Una de las claves en el accidente del Alvia en Santiago es si Adif, la gestora de infraestructuras ferroviarias del Ministerio de Fomento, evaluó o no correctamente la peligrosidad de la curva de Angrois antes de poner en funcionamiento la línea Ourense-Santiago de alta velocidad. Varios peritos coincidieron ante el juez en que el riesgo de la curva no fue correctamente evaluado después de que la Audiencia de A Coruña revocara el cierre de la instrucción decretado por el juez con el maquinista, Francisco José Garzón, como único encausado por la muerte de 80 personas en el accidente. Antes del siniestro, un jefe de maquinistas ya había advertido del riesgo de la curva de Angrois, que estaba sin señalizar.

LA INVESTIGACIÓN | Instrucción judicial y Comisión parlamentaria

El conductor del tren Alvia llegó a estar imputado y considerado responsable penal único hasta que la Audiencia de A Coruña decidió en 2016 que la causa siguiera abierta. Junto a él están también investigados seis directivos de Adif, Renfe y consultoras de ingeniería, entre ellos los directores de Seguridad en la Circulación de Adif y Renfe, Andrés Cortabitarte  y Antonio Lanchares, que ocuparon ese cargo con Gobiernos del PP y del PSOE. Durante el proceso judicial, que ha instruido en Santiago de Compostela Andrés Lago Louro, se han sucedido todo tipo de avatares: informes desaparecidos que llegan en el último momento, documentos de seguridad que afloran tres años después... 
La investigación llegó también al Congreso de los Diputados, pero cuando ya casi se habían cumplido cinco años de la tragedia, debido a que el PP y el PSOE bloquearon la creación de la comisión parlamentaria específica hasta en seis ocasiones.