Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La negociación entre el PSOE y Podemos para RTVE se complica

A la propuesta de Arsenio Escolar se opone la de Ana Pardo de Vera, directora de Público

Arsenio Escolar (izquierda) y Ana Pardo de Vera (derecha).
Arsenio Escolar (izquierda) y Ana Pardo de Vera (derecha).

La negociación entre el PSOE y Unidos Podemos para pactar la nueva la nueva cúpula de RTVE se complica. A la propuesta inicial del periodista Arsenio Escolar (Torresandino, Burgos, 1957) se ha opuesto la de Ana Pardo de Vera (Lugo, 1974), directora de Público. El debate es intenso y no se ha podido resolver hoy, como estaba previsto, con lo que se tratará de rematar mañana, según fuentes parlamentarias, que insisten en que todo está muy abierto y podría buscarse una tercera opción. En las últimas horas se han producido intensas negociaciones entre ambos partidos con reuniones y llamadas constantes y el baile de nombres típico de un tira y afloja de este nivel. El Gobierno de Pedro Sánchez y su equipo de confianza lideran la negociación, pero su debilidad parlamentaria —cuenta solo con 84 diputados de 350— le obliga a contar con Podemos prácticamente para todas las decisiones importantes, por lo que Pablo Iglesias está participando en primera línea en las conversaciones.

La relación entre PSOE y Podemos vive su mejor momento prácticamente desde la fundación del partido de Iglesias, y es presumible que finalmente se alcance un acuerdo, aunque la tensión del último momento era indisimulable. Con el presidente en Bruselas para la cumbre europea, el jefe de gabinete de Sánchez, Iván Redondo, se trasladó al Congreso para rematar la negociación con la portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, y el secretario general del grupo, Rafael Simancas.

Escolar, que estaba encima de la mesa como el nombre más fuerte desde el miércoles por la noche, aunque su opción se complicó a lo largo del día, es un periodista de larga trayectoria. Fue subdirector en EL PAÍS y en Cinco Días y redactor jefe de El Sol. Estuvo vinculado desde su fundación al diario 20 minutos, del que fue director hasta 2017. Escolar es una cara conocida de las tertulias, en especial de las de TVE, donde tiene una larga trayectoria en el espacio Los Desayunos. Ahora dirige un medio nuevo creado por él, Archiletras. Además es presidente de la Asociación Española de Editoriales de Publicaciones Periódicas y tiene experiencia como gestor.

Pardo de Vera, la opción favorita de Podemos, trabajó en La Voz de Galicia, Diario 16, Tiempo y El Siglo. Durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, fue asesora de comunicación en distintos ministerios: Defensa, Industria y Política Territorial. Después volvió al diario Público y fue nombrada directora en 2016 del periódico propiedad de Jaume Roures. Como Escolar, es una cara conocida en las tertulias de varias televisiones.

El presidente de RTVE dirige una las mayores corporaciones públicas europeas. Con una plantilla de 6.400 trabajadores, la compañía cuenta con siete cadenas de televisión, incluido un canal internacional, cinco emisoras de radio y una página web con miles de horas de contenidos de su archivo histórico. Con un presupuesto que ronda los 1.000 millones de euros, RTVE atraviesa por una posición complicada. Durante la etapa de gestión del PP ha perdido credibilidad en el terreno informativo y se ha arrojado en manos de las productoras privadas, a las que ha concedido la realización de sus principales programas de actualidad y ficción.

La venta de los Estudios Buñuel y la demolición de otros afectados por el amianto ha mermado su capacidad de producir. Muchos trabajadores de la casa son orillados en favor de empresas privadas, según denuncian los sindicatos. La compañía necesita abordar un proceso de modernización tecnológica que, además, le permita conectar con nuevos públicos. La suma de sus canales alcanza alrededor del 17% de la audiencia, la mayoría de avanzada edad y concentrada en zonas rurales.

La clave de la negociación política pasa por Unidos Podemos. Si el grupo que dirige Pablo Iglesias y que incluye a Izquierda Unida y las confluencias acepta el nombre del presidente y se pacta con ellos el núcleo de la lista de consejeros y la línea de la nueva televisión, las demás formaciones que son necesarias para conformar la mayoría del Congreso, que será similar a la que apoyó la moción de censura, se unirán presumiblemente al consenso con un consejo plural en el que volverá a haber representantes de los nacionalistas e independentistas. Podemos pasará así a tener una notable influencia de RTVE, algo que nunca tuvo.

El último problema pasa por ERC, un partido que está muy molesto por la decisión del PSOE de no apoyar el martes una moción en la que pedían diálogo sin límites en Cataluña, algo que no aceptaban los socialistas, que insisten en recordar que el límite está en la Constitución y nunca aceptarán dialogar sobre el derecho de autodeterminación. Sin embargo, los negociadores confían en que este malestar de ERC, trasladado públicamente por Joan Tardá, no implique que voten en contra del nuevo Consejo de RTVE.

Creen que sería incomprensible que RTVE siguiera bloqueada por ERC y confían en convencerles para esta votación. Otros grupos, como PDeCAT y el PNV, tienen más claro que van a votar a favor de esta nueva dirección de RTVE para quitar el control que ha tenido durante estos años el PP. Los populares, por su parte, están indignados con el decreto aprobado por el Gobierno y han anunciado un recurso al Tribunal Constitucional y una dura batalla en los tribunales.

El proceso es muy complejo y el Grupo Socialista, dirigido por Lastra, necesita que no se le escape ningún voto en ninguno de los cuatro plenos y hasta seis votaciones en el Congreso y Senado que se prevén necesitará la nueva dirección para salir adelante. El primer pleno se ha convocado para el lunes a las 16.00, y el plazo máximo para presentar la lista de los consejeros, entre los que tiene que estar el presidente, es el lunes a las 12.00. Hasta entonces se puede negociar.

En la primera votación la lista no tendrá los 2/3 que la ley requiere, por lo que se irá a una segunda votación por mayoría simple dos días después. Más tarde irá al Senado, donde será derrotada con la mayoría del PP y después volverá al Congreso. Una vez aprobada la lista, el Parlamento deberá votar de nuevo para elegir entre ellos al presidente.

No está clara aún cuál será la actitud del PP y Ciudadanos durante el proceso. Si aceptan participar, podrían incluir varios nombres de consejeros, los que les corresponden por sus votos. Pero si deciden boicotearlo por su rechazo al decreto ley, se hará un consejo sin su presencia, algo especialmente polémico. En cualquier caso el nuevo consejo de RTVE, que debe afrontar una situación muy compleja en el ente, nace con la polémica de llegar a través de un decreto y con la amenaza de tener una duración limitada.

El PSOE ha garantizado que este Consejo es provisional, hasta que el Congreso y el Senado se pongan de acuerdo para hacer el concurso público que la ley en vigor, de 2017, determina para renovar al Consejo y elegir al presidente. Ese concurso está bloqueado desde hace ocho meses, aunque justo la semana pasada PP y Ciudadanos pactaron desbloquearlo, pero lo hicieron con un reparto de equilibrios que no aceptan los demás grupos. Si finalmente se pone en marcha, los consejeros y el presidente que sean elegidos ahora podrían presentarse e intentar así mantener sus puestos. Pero para todo lo que suceda en el futuro es imprescindible que se mantenga cohesionada la compleja mayoría que se creó con la moción de censura y que el equipo de Lastra se empeña cada día en mantener unida.

Más información