Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más medusas que sardinas en las redes de los pescadores de Málaga

El viento de Levante acerca las 'pelagias noctilucas', especie característica del Mar de Alborán, a la costa oriental andaluza

Redes atestadas de medusas en Málaga.

Ya no son enjambres, como el pasado fin de semana, cuando se recogieron por toneladas en el litoral oriental de la provincia de Málaga, pero la situación "no es de normalidad absoluta". Las medusas siguen llegando a las costas de Málaga, Granada y Almería empujadas por el viento de Levante. "Prevemos que siga así en los próximos días, hasta final de mes", subraya Juan Jesús Bellido, biólogo del Aula del Mar de Málaga.

Los 10 barcos del servicio de limpieza de aguas superficiales de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Oriental recogieron el sábado y el domingo 8.000 kilos de medusas en la línea que discurre entre los municipios de Nerja y Rincón de la Victoria. Estas embarcaciones están destinadas a retirar los residuos sólidos del mar y en sus capas de red atrapan también a estos invertebrados, explica su gerente, Manuel Rivas. Se están acercando a la costa por el viento y después de que los pescadores las hayan vuelto a tirar al agua tras capturarlas con sus redes. Los días de presencia masiva, entre Torremolinos y Mijas se recogieron tres toneladas.

La madrugada del lunes, la concentración de medusas en este punto del litoral andaluz fue impresionante. Los pescadores de la flota de cerco de Caleta de Vélez, de hecho, sacaron del mar más invertebrados que sardinas y boquerones. "Sardinas picantes", dice divertido uno de los marineros en un vídeo que circula por las redes sociales. "Esto tendría que estar subvencionado...", dice otro mientras varios miembros de la tripulación se dedican a escoger el pescado y separarlo del enjambre de medusas capturado.

Las medusas que están llegando a la costa oriental andaluza —se han avistado en las provincias de Almería, Granada y Málaga, hasta la altura de Marbella— son de la especie Pelagia noctiluca, características del mar de Alborán. Su tamaño es pequeño y está catalogada como urticante, apunta Bellido, pero no es mortal. "Pica, duele y es molesta, pero no va más allá", añade el biólogo.

Por fenómenos naturales, que puede incluir un periodo de reproducción, se mueven en grandes concentraciones hacia la costa, como ocurrió el fin de semana, y a esa migración ayudó que el viento rolara de Poniente a Levante el pasado viernes. "Habíamos tenido dos semanas de Poniente y ni se ha hablado de medusas", destaca Bellido.

En las playas más orientales de la capital malagueña y en algunas de Torremolinos está izada la mañana de este jueves la bandera amarilla para prevenir a los bañistas, pero todo indica que las medusas se van a ir alejando de la zona más cercana a la orilla a lo largo del día. Y continuarán las próximas jornadas, pero no serán tan abundantes como el fin de semana. Ante la picadura de una medusa, el consejo de los expertos es lavar bien el punto afectado con agua marina, nunca con agua dulce, y dirigirse hacia un puesto de socorro.

Más información