Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BLOGS Por EDUARDO SALETE VELA

Animales marinos venenosos

Qué hacer para que no le piquen o qué hacer en caso de picadura en sus aventuras marinas este verano

Recientemente las mareas de medusas, que han saltado a las páginas de los medios, se han convertido en un quebradero de cabeza para autoridades y amantes de las actividades marinas, a nadie le gusta meterse en el mar y recibir un picotazo. Y no un "picotazo" cualquiera, en el océano se encuentran, probablemente, las criaturas más venenosas del planeta, y eso hace que en la temporada estival la preocupación por estos animales se acreciente. Pero bueno, no nos dejemos arrastrar por el alarmismo, no hay que cambiar las vacaciones de mar por destinos en las montañas... la cosa no es tan fea como la pintan. Si bien es cierto que todos hemos escuchado terribles incidentes en playas y arrecifes donde bañistas se han topado con uno de estos animales ponzoñosos, la estadistica no es tan espantosa, y la prevención y los primeros auxilios son relativamente fáciles de aplicar.

La prevención: No los toque

Ya sé que parece una perogrullada, pero llevo más de 30 años sumergiéndome en el mar con todo tipo de personas, y no hay ni una que no le venza la tentación de tocar un bicho llamativo, si se encuentra con él. Mala idea. En el mar hay que dejar a la vida salvaje tranquilita y disfrutar de ella solo de forma visual.

Si se encuentra nadando, practicando snorkelling, buceo o surf, en uno de esos destinos paradisiacos tropicales procure no entrar en contacto con el fondo ni con los arrecifes. Evitará así, corales de fuego, peces piedra y escorpión, gusanos de fuego, conos, estrellas coronas de espinas, erizos o pastinacas (mantas raya), por nombrar a alguno de los sospechosos habituales de las picaduras ponzoñosas.

Una manta raya llega a la playa para alimentarse. Isla de Fakarava ampliar foto
Una manta raya llega a la playa para alimentarse. Isla de Fakarava Balder

Sumergiéndose en los océanos desde la butaca

Animales marinos venenosos

Documental de Jean-Michael Cousteau, narrado por ARNOLD SCHWARZENEGGER

Si le interesa la naturaleza marina y quiere profundizar en sus secretos, este viernes 15 de junio, se estrena un documental sobre la naturaleza marina, producido y narrado por el actor ARNOLD SCHWARZENEGGER y dirigido por Jean Michael Cousteau: Las Maravillas Del Mar (Wonders of The Sea 3D)

Ya le aviso de que no sale Terminator, pero la película no le va a defraudar. Desde Fiji a las Bahamas, Jean-Michel Cousteau, sus hijos Celine y Fabien y su equipo emprenden un viaje para descubrir el mar como nunca se ha visto antes y aprender más sobre las amenazas que suponen un peligro para nuestros mares.

"Cuando vi imágenes del rodaje de esta película, quedé alucinado e inmediatamente quise participar más activamente en ella."

ARNOLD SCHWARZENEGGER

Los peces y demás organismos marinos no les gustan el contacto, mucho menos el atropello, por lo que pueden interpretar que un submarinista que les persigue con la mano extendida les quiere hacer daño: la respuesta puede ser un mordisco o un aguijonazo. Así que si ve alguno, por bonitos que pueda ser no los toque. En algunos destinos existen peces preciosos conocidos como peces cirujanos, que disponen de una escama modificada en el pedúnculo caudal y que usan como si fuera un escarpelo (de ahí su nombre). Las laceraciones que provocan pueden ser muy llamativas…

Esto nos lleva a otra regla básica: hay que informarse sobre las posibles amenazas marinas que pululan por las aguas por las que uno se mueve. Algunas de las especies más venenosas en países tropicales son muy conspicuas, lo son para avisar desde luego no para invitar a tocar. Pero otras no los son tanto y parecen inocentes, no se fíe un pelo.

Una vez documentado sobre el destino, uno se debe proteger cuando entra al agua con equipación: guantes de neopreno, escarpines de suela dura y una camiseta de licra puede protegerle de medusas, gusanos de fuego, estrellas y corales.

Sospechosos: los bichos que pueden haberle picado

Si usted viaja a las costas de Australia estas vacaciones seguro que tiene en mente tiburones y cocodrilos de mar, animales nada venenosos pero muy cinematográficos. Añada a la lista el pez piedra, uno de los de los ictios más venenosos que se conocen, y entre las tres especies juntas no llegan a la cantidad de víctimas mortales que causa al año la medusa conocida como la avispa de mar (Chironex fleckei). Su picadura puede matar a un hombre en tres minutos, y aunque no existen cifras oficiales se cree que el contacto con este animal mata al año a unas 40 personas solo en Filipinas y lleva a cientos al hospital en estado grave. La buena noticia es que esta medusa, más activa durante la noche, suele alejarse de los humanos y los accidentes siempre son fortuitos. Su gran competidor es el cono geográfico, una caracola del indopacífico cuyo veneno puede matar a 700 hombres. La parte buena es que en ese veneno se puede aislar una proteína con un poder analgésico 10.000 veces mayor que la morfina y sin efectos adictivos. El cono también es nocturno, que es cuando sale a cazar peces, razón por la que es más dificil verlos en actividades durante el día.

Arrecife en la isla de Moorea. ampliar foto
Arrecife en la isla de Moorea. Balder

Las mantas rayas suelen ser animales muy dóciles y pacíficos, y en algunos sitios, como islas Caimán o Tahití, incluso una atracción para bañistas y buceadores. Su cola dispone de un aguijón asociado a una glándula venenosa, y los accidentes suelen ocurrir cuando se pisa en la playa un ejemplar semienterrado. La mayoría de las heridas se producen en la pierna o parte superior del pie. Truco para evitar aguijonazos: caminar por la playa siempre arrastrando los pies.

El cono geográfico, una caracola del indopacífico, inocula veneno, en una sola picadura, capaz de matar a 700 hombres.

Las anémonas, medusas y corales de fuego poseen células, los nematocistos, que albergan una estructura parecida a una ballesta cargada con dardos envenenados de toxinas para cazar. Cuando se disparan por contacto producen picores, quemazón y enrojecimiento de la zona. Protegerse con licra y guantes y evitar todo contacto suele ser más que suficiente para no sufrir el efecto de las picaduras. Algunas esponjas de los trópicos también pueden dar sorpresas de este tipo, no porque estén dotadas de este tipo de células sino por acumular sustancias como la halitoxina y el ácido okadaico. Al contacto producen quemazón y dolor. Así que, si no se sabe discriminar entre las esponjas inofensivas y la esponja de fuego, ante la duda, se debe recurrir a la norma reina: no tocar nada.

Como corales y esponjas, también existen erizos de fuego, que además de pinchar dolorosamente con sus púas, como el resto de erizos, tienen la capacidad de inocular veneno. Con solo rozarlos, con la piel desnuda, el dolor puede ser muy agudo. También dentro de los equinodermos, la gran corona de espinas, común en el Indopacífico, es la única estrella de mar venenosa. Su piel contiene toxinas que provocan dolor e irritación, pero son tan grandes que resulta casi imposible no distinguirlas cuando se pone un poco de atención.

Todos los pulpos son venenosos cuando muerden con su pico en inoculan su saliva, pero el de anillos azules, también del Indopacífico, es algo especial. Su saliva contiene una neurotoxina muy potente contra la que no hay antídoto, diez minutos después de su picadura la víctima empieza a asfixiarse. El animal no es nada agresivo, y los accidentes suelen ser causa de la manipulación de algún ejemplar. Lo mejor es no introducir la mano en grietas y resquicios que es donde suelen esconderse estos curiosos animales y, por supuesto, no tocarlos.

Muchos peces pertenecientes a la familia de los escorpérnidos son mansos pero, como el pulpo de anillos azules, terriblemente venenosos. Entre ellos están las escorpenas y los peces escorpión, tan hermosos y populares en el mar Rojo e Indopacífico. Parte de los radios de sus aletas dorsales, pélvicas y anales, se han endurecido y asociado a potentes venenos que provocan pinchazos muy dolorosos. Mención aparte merece un cercano familiar, el pez piedra, no solo porque su veneno es mucho más potente, similar al de una cobra, sino porque sus espinas pueden atravesar un traje de neopreno y se camuflan perfectamente en el arrecife, siendo casi imperceptibles. Esta es la razón de porque no se debe ir caminando por los arrecifes y permanecer al menos medio metro por encima del sustrato si se nada sobre uno de ellos. En nuestras costas se encuentra, semienterrado en los bajíos, el pez escorpión residente, también conocido como "pez araña". Su picadura es dolorosa, yo la he sufrido, aunque el remedio es sencillo y rápido. Truco para evitar a los peces araña: arrastrar los pies mientras se camina por la arena, como con las mantas rayas.

Las morenas, a pesar de su aspecto "serpentesco", no son venenosas pero un mordisco de estos peces se infecta con suma facilidad y puede ser muy traumática, con lesiones musculares y tendones y nervios seccionados. Heridas que no puede provocar la auténtica serpiente marina (en realidad hay unas 60 especies diferentes), cuyos dientes no son lo suficientemente grandes para atravesar un neopreno, pero cuyo veneno se encuentran entre los más potentes de los ofidios. En ambos casos, si no se toca ni se intentan juegos interactivos no habrá problemas.

Primeros auxilios

Anémona y pez payaso
Anémona y pez payaso

Cualquier pequeño corte o pinchazo merece atención y un análisis visual (ver cuadro de señales), ya que en muchos casos no se ve al autor de un mordisco, corte o laceración y si se tiene dudas o la situación no es todo lo normal que debiese, hay que acudir a un centro médico.

En el caso de accidente con peces venenosos (pastinacas, escorpénidos, peces piedras, etc.) lo primero es lavar la herida con suero salino o agua dulce y retirar restos de espinas y tegumento. Si el aguijón de una pastinaca está profundamente clavado es mejor no tocarlo para que sea extraído quirúrgicamente. Si es factible, sumergir la herida en agua caliente (45ºC) durante 30 a 90 minutos con el fin de desnaturalizar las proteínas del veneno y suministrar un analgésico, paracetamol. Acudir a un centro médico para recibir tratamiento.

Si el sospechoso de haber causado la herida es un cono, un pulpo de manchas azules o una serpiente no se debe perder un segundo en llevar al herido a un centro médico donde recibir un antídoto. En caso de cono se debe retirar el aguijón si aun sigue clavado. En los tres casos una incisión con cuchilla, entre las marcas de mordisco y picadura, de unos 5 mm de longitud y unos 2 mm de profundidad, puede ayudar para evacuar gran cantidad de veneno.

Las picaduras de medusas deben lavarse abundantemente con vinagre o agua de mar, nunca agua dulce o alcohol etílico. Después cubrir con pasta de dientes o espuma de afeitar y retirar después con una tarjeta de crédito. Para limpiar la zona de restos de tentáculos. Aplicar hielo para reducir el dolor. Lo mismo se puede hacer con corales, anémonas y esponjas.

SEÑALES DE PICADURAS

Serpientes Marinas Dos filas casi paralelas de punciones, las dos primeras mas patentemente marcadas. Poco o ningún dolor.
Peces piedra, peces pavo y otros escorpénidos, peces víbora Una punción, a veces dos, tres o más próximas y en fila, en ocasiones sangrantes, con rápido edema. Dolor muy intenso.
Rayas Punción o laceración aislada, dolorosa, de bordes cianóticos ya menudo sangrante. Puede tener restos de aguijón o de su vaina.
Conos Micropunción única algo dolorosa e isquémica, parecida a la causada por abejas o avispas.
Pulpo de manchas azules Una o dos punciones muy próximas, no dolorosas y seguidas rápidamente de parálisis.
Erizos de fuego Una o múltiples pero desordenadas punciones. Pueden presentar un tinte púrpura, contener restos de las púas o pedicelarios adheridos.
Fisalias y medusas Lesiones eritematosas, lineales y cruzadas que recuerdan a latigazos, con posterior vesiculación y necrosis; dolorosas y urticantes.
Gusanos, corales de fuego, anémonas y esponjas Lesiones eritematosas, vesiculares y urticariales; bastante pruriginosas.

Fuente: “Envenenamiento por Animales”. Arturo Valledor de Lozoya.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información