Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un “plan integral” para luchar contra la impunidad del narco en el Campo de Gibraltar

El Gobierno anuncia medidas de seguridad y cohesión social para la zona, castigada con la lacra del tráfico de hachís

Vista aérea de La Línea, con Gibraltar al fondo.
Vista aérea de La Línea, con Gibraltar al fondo.

Ataques a la policía con cócteles molotov, piedras, palos y embestidas de todoterrenos. Una comarca, la del Campo de Gibraltar, en la que el narco se cree impune en una sociedad con tasas de paro cercanas al 30% y contaminada por la economía paralela del hachís. Esa es la situación que llevan meses denunciando ayuntamientos, asociaciones y sindicatos y que el Gobierno pretende ahora atajar con un “plan integral” que quiere garantizar tanto la seguridad ciudadana como la cohesión social, tal y como ha asegurado este viernes la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

“Hemos recibido multitud de mensajes sobre problemas relacionados con los narcóticos y las drogas”, ha reconocido Celaá. Para la ministra socialista la clave es “trabajar de manera trasversal y no solamente con medidas policiales”. De hecho, aunque ha reconocido la “labor extraordinaria” que realizan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la portavoz ha resaltado la necesidad de “trabajar con medidas de empleo, educativas y de cohesión social”.

La presencia del narcotráfico en el Campo de Gibraltar viene de largo. Hace más de dos décadas que, la presencia de Gibraltar y la cercanía de Marruecos, llevó a la creación de mafias para el tráfico de tabaco, primero, y de hachís, después. Sin embargo, en los últimos meses el problema se ha acrecentado con el incremento de la violencia e impunidad con la que estas bandas operan. En la actualidad, las asociaciones antidroga estiman que existen unos 30 grupos criminales activos con unos 3.000 colaboradores directos.

Los sindicatos policiales denuncian cómo en los últimos años no se han ampliado las plantillas ni sus catálogos, tanto en la Policía Nacional como en la Guardia Civil. Esa desproporción entre el pujante narco y las mermadas fuerzas de seguridad ha llevado a sucesos violentos como el ocurrido el pasado mes de febrero, cuando 20 encapuchados liberaron a un narco detenido e ingresado en el hospital de La Línea. Ya el pasado 14 de mayo, un niño falleció en una playa de Algeciras después de que un narco le pasase por encima con una lancha semirrígida.

Aquel incidente motivó una manifestación de más de 5.000 personas que, en Algeciras, clamó medidas urgentes para la zona. Entre ellas, y según ha remarcado la coordinadora antidroga Nexos, se encontraba un plan integral que actúe más allá de la seguridad para abarcar distintas medidas sociales, como el que ahora anuncia el Gobierno. Las asociaciones creen que solo así se acabará con la connivencia que el narco encuentra en una parte de la sociedad. Precisamente, este jueves, más de dos centenares de personas se manifestaron en uno de los paseos marítimos de La Línea con una pancarta en la que se podía leer: “Policía Nacional no más abusos. Nos pegan, nos echan de nuestro paseo marítimo. Nos sentimos inseguros”.

Más información