Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno no descarta derivar a los migrantes del ‘Aquarius’ a los CIE

El fuerte oleaje ralentiza la navegación, por lo que la flotilla retrasa al domingo su llegada a Valencia

Ximo Puig recibe a Carmen Calvo Carmen Calvo en la sede de la Generalitat Valenciana. JOSE JORDAN AFP

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, no ha descartado este jueves en Valencia, en referencia al estatus jurídico de los 629 migrantes que viajan a bordo de la flotilla que encabeza el Aquarius, que algunos de ellos sean enviados, una vez en España, a Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE). El Gobierno cumplirá le ley, ha dicho Calvo, y verá caso a caso. La llegada del Aquarius y los otros dos navíos al puerto de Valencia se retrasa previsiblemente al próximo domingo debido a las pésimas condiciones meteorológicas durante el viaje.

Calvo se ha desplazado hoy a Valencia para coordinar con el presidente valenciano, Ximo Puig, todo el dispositivo de recepción de los inmigrantes. En este ya trabajan seis ministerios. La vicepresidenta va a destacar que no se dará estatus de refugiado a los inmigrantes sino que se estudiará cada caso como ocurre con los migrantes que llegan en patera o consiguen saltar la valla de Ceuta y Melilla, como ya ha subrayado a primera hora de la mañana el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. Esta situación se ha creado por razones humanitarias al estar el Aquarius en alta mar sin que las autoridades de los países más cercanos, Italia y Malta, permitieran que tocaran su suelo.

"Unos irán a los centros de extranjeros y otros directamente a centros de ayuda humanitaria, dependendiendo de las condiciones en que lleguen. Hay mujeres embarazadas", ha especificado Calvo, quien ha añadido que  estarán "atentos a qué personas piden asilo". Los menores que viajan a bordo de la flotilla se quedarán todos en la Comunidad Valenciana, ha confirmado la vicepresidenta. Calvo ha comparecido públicamente a primera hora de la tarde junto al presidente valenciano, Ximo Puig, en el Palau de la Generalitat, sede del Gobierno valenciano.

La número dos del Gobierno que preside Pedro Sánchez ha insistido en que verán "una a una" las peticiones de las personas que puedan necesitar asilo. Para eso, el Ministerio del Interior tiene una oficina específica por lo que, según Calvo, "habrá una entrevista individual con cada uno para ver si reúnen las condiciones de asilo".

"Este Gobierno entiende las fronteras sin ningún tipo de incompatibilidad entre los derechos humanos y las fronteras. Somos un país acostumbrado a responder con solvencia a este tipo de situaciones. Somos una democracia garantista", ha dicho tras ser interpelada por la posibilidad de que algunos de los migrantes sean deportados al no obtener el estatus de refugiado. "Es nuestra obligación ofrecer un puerto seguro", ha añadido, para luego precisar: "Nos hemos comportado, primero como nos obliga la Constitución y los convenios internacionales. Este no es un problema de España con Italia o con Francia, es un problema de España consigo misma".

Los tres navíos llegarán de forma escalonada, con una diferencia de dos a tres horas, de forma que sea más fácil la atención sanitaria, psicológica y posteriormente jurídica, ha explicado el presidente Ximo Puig. "Los vamos a recibir de una manera respetuosa y tranquila", ha apostillado la vicepresidenta refiriéndose a que no habrá políticos a la llegada de los barcos.

La flotilla atracará previsiblemente -es el lugar más idóneo, según los técnicos- en uno de los muelles de cruceros del puerto de Valencia y la antigua base de la Copa del América se convertirá en el centro logístico y de coordinación de la Generalitat Valenciana.

Según Puig, hay "claramente destinos y emplazamientos iniciales para los distintos segmentos de la población", pero son los expertos los que" deciden donde se hace cada tipo de actuación". El presidente valenciano ha subrayado en la comparecencia junto a Calvo que España ya era "referente en derechos y libertades" y ahora se ha convertido también "en emblema de lo que debe ser una nueva política de migraciones",

Ambos políticos hab mantenido desde las 12.30 una reunión de trabajo en Valencia y al término han ofrecido una rueda de prensa para explicar el operativo. Los 629 migrantes, de los cuales 123 son menores no acompañados, serán acogidos en la marina y el puerto de Valencia, que fueron escenarios donde el despilfarro de los Gobiernos del PP tuvo su reflejo más evidente.