Dirigentes del PP piden un congreso extraordinario para afrontar la crisis

La dirección nacional defiende la continuidad de Rajoy, que decidirá autónomamente

Mariano Rajoy saluda a Pedro Sánchez tras ser elegido presidente del Gobierno.Foto: atlas | Vídeo: ULY MARTIN / atlas

Dirigentes del PP reclaman a Mariano Rajoy que pilote una transición ordenada hacia un congreso extraordinario en el que se elija a un nuevo líder con el que afrontar la reconquista del Gobierno. Aunque los representantes del PP en Madrid defienden la continuidad de Rajoy, en el resto de España hay múltiples voces que consideran que debe decidirse si Alberto Núñez Feijóo, María Dolores de Cospedal, Ana Pastor o Soraya Sáenz de Santamaría cogen el timón.

Tras casi siete años en La Moncloa, Mariano Rajoy afronta la vuelta a la sede del PP en Génova en medio de una crisis de consecuencias imprevisibles. Los representantes de la formación conservadora asistieron ayer conmocionados al triunfo de la moción de censura. Hubo lágrimas y gestos desencajados en el Congreso. Un trauma profundo. Con la herida recién abierta, los más veteranos consejeros del presidente se lanzaron a recomendar la pausa como mejor respuesta. En tiempos de tribulación, no hacer mudanza, vinieron a decir, encadenando de nuevo el destino del PP a Rajoy. Sin embargo, en el resto de España aumentaron las voces pidiendo la convocatoria de una junta directiva o un congreso extraordinario que ponga sobre la mesa soluciones para la crisis. Las dos partes solo tienen un punto en común: Rajoy debe pilotar el proceso para asegurarse de que no estalla un conflicto interno.

Más información
Eloy Suárez, el diputado del PP que votó sí por equivocación en la moción de censura a Rajoy
¿Y ahora qué? Así será el aterrizaje de Pedro Sánchez en la Moncloa

“Rajoy tiene que reestructurar inmediatamente el grupo parlamentario y el partido con un congreso extraordinario en el que salga elegido Alberto Núñez Feijóo”, pidió un representante regional del PP con un cargo ejecutivo clave. “Hay que hacer las dos cosas en paralelo. El partido no puede estar en manos de Maillo”, siguió sobre el coordinador nacional. Y subrayó: “Después de eso, Rajoy tiene que irse. Debe dejar la política. Así es la vida: los jueces dudan de su credibilidad”.

“Lo que no puede es irse ahora. Abre un melón que puede generar unas tensiones internas terroríficas, y más a solo un año de las elecciones de 2019”, coincidió un líder autonómico. “Debe convocar a gente de peso, sentarla, discutir y debatir las horas que hagan falta sobre quién debe pilotar el futuro. Y luego, junta directiva o congreso extraordinario”.

“Es necesario un congreso extraordinario y limpiar el partido para ilusionar”, añadió otro dirigente autonómico con aspiraciones de gobernar en 2019.

“Rajoy estará cabreado”, resumió, finalmente, un diputado con importantes tareas orgánicas. “Si yo fuera él, continuaba, ordenaba el tema [interno] y ya veía lo que hacía [con el futuro]. Todo lo que pase tiene que ser ordenado”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Quienes conocen bien las entrañas del PP dudan de que nadie se atreva a decirle eso a Rajoy a la cara. La estructura piramidal del partido lo hace dependiente del líder, que decidirá su futuro autónomamente y con el respeto de todos. Rajoy debe elegir qué quiere cambiar antes de elegir cómo lo cambia, si seguirá como diputado, si será candidato o no será nada. También hay que plantear si hay que hacer cambios cuando puede haber elecciones pronto o si bastará con una convención después del verano para relanzar el proyecto ante las municipales y autonómicas de 2019.

Todos los pesos pesados del PP esperan respuestas en el comité ejecutivo que Rajoy ha convocado para el martes. Todos los anteriores han tenido un elemento en común: nadie ha pedido la palabra para siquiera apostillar los comentarios de Rajoy y Cospedal. Hasta entonces, Rajoy y su equipo contactarán con los líderes regionales. Varios de ellos llevan ya días manteniendo conversaciones en los que evalúan las consecuencias de la crisis. Esos diálogos incluyen a los principales presidentes autonómicos de la formación, según fuentes consultadas por EL PAÍS. Ninguno dará un paso para pedir que Rajoy abandone.

“Hay que rearmar a la militancia, recuperar la esencia y los principios y llevar a cabo una renovación necesaria combinándola con experiencia”, argumentó otro líder autonómico. “Rajoy puede seguir. Esperaremos a saber qué quiere hacer”.

A reflexionar

“A partir del comité, empezaremos a reflexionar sobre el partido”, dijo un político fundamental en la negociación de los Presupuestos. Y admitió: “El futuro de Rajoy será el que Rajoy quiera”.

El dolor causado por la pérdida del poder no cesará hasta que Rajoy aclare su futuro. Ese es el convencimiento de distintos dirigentes, que alertan de los peligros de no marcar un punto y aparte. A los jóvenes vicesecretarios nacionales, argumentan estos interlocutores, les afectan hoy problemas de hace 10 años. Y si Rajoy sigue, el presente del PP tampoco podrá desvincularse de las resoluciones judiciales que están por llegar sobre su pasado. El caso de los papeles de Bárcenas, el de la Púnica o el de Lezo. Casi nada.

“Sosiego, templanza, tranquilidad y unidad”, recetó un integrante de la dirección que lleva décadas asesorando a Rajoy. “Y el martes, en el comité ejecutivo, esperemos que el presidente reciba cariño… Pero lo que no sabemos es si habrá alguna sorpresa más”.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS