Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Societat Civil Catalana lanzará una plataforma desde Bruselas para luchar contra el populismo en Europa

La nueva asociación se llamará Sociedad Civil Europea y estará presidida por tres personas de diferentes nacionalidades

El presidente de Societat Civil Catalana, José Rosiñol, recibe el premio Manuel Broseta.
El presidente de Societat Civil Catalana, José Rosiñol, recibe el premio Manuel Broseta.

La asociación Societat Civil Catalana (SCC) lanzará próximamente su expansión europea que servirá para "responder al populismo y el nacionalismo sea de donde sea", ha anunciado este martes su presidente, José Rosiñol. La nueva asociación se llamará Sociedad Civil Europea, tendrá como "sede más lógica" Bruselas y estará dirigida por tres personas de tres países distintos "reconocibles a nivel europeo". SCC trabaja para cerrar nombres de dirigentes y miembros fundacionales antes del verano, aunque todavía no hay una fecha prevista de lanzamiento.

"Será la primera vez en la historia que se da una respuesta de la sociedad civil a nivel europeo", ha dicho Rosiñol en un acto de la Asociación de Corresponsales de Prensa Extranjera en Madrid. La nueva Sociedad Civil Europea será "transversal y apartidista", ha añadido, porque "nunca haremos política de partido, es decir, no abogaremos por una Europa más federal o mayor gasto público, sino que queremos defender los derechos y libertades de todos los ciudadanos contra populismo y nacionalismo".

Rosiñol ha apuntado que el populismo europeo es un solo fenómeno que tiene distintas fórmulas en cada país europeo: el independentismo catalán en España, el UKIP en Reino Unido, el Frente Nacional en Francia o la Liga Norte en Italia.

La nueva plataforma defenderá "los valores fundacionales de la Unión Europea, incluso en Reino Unido", ha dicho Rosiñol. Su núcleo original será unas "estructuras antena" que la asociación ya tiene en varias ciudades europeas: Varsovia, Berlín, Bruselas, Edimburgo, Luxemburgo o Roma. Estas "antenas" sirven ahora para contactar con medios, políticos, universidades, centros de pensamiento.

La creación de esta nueva plataforma se anunció el pasado 23 de abril en la concesión de los premios Seny de SCC a Manuel Valls y Antonio Tajani, pero hasta hoy no se han comenzado a conocer los detalles. Rosiñol ha elogiado el perfil europeo de Valls, cuya carrera política podría desarrollarse en dos países, pero ha descartado que Valls sea uno de los tres primeros presidentes: "Le pareció una buena idea y le pediré ayuda para contactar con una serie de dirigentes europeos, pero no para que lo lidere porque tiene otros objetivos", ha dicho Rosiñol.

Rosiñol regresó hace unas semanas de una minigira por cinco capitales europeas —Berlín, Luxemburgo, Bruselas, Edimburgo y Glasgow— que le ha servido para tomar contacto con posibles asociados, como la Fundación Konrad Adenauer o Scotland for Union, una plataforma escocesa que busca dar una visión positiva de Escocia dentro del Reino Unido.

La nueva asociación europea tendrá un documento fundacional, que establecerá los objetivos y los límites, y al que se podrá adherir quien quiera. A diferencia de SCC, la plataforma europea permitirá que entre sus miembros haya personas jurídicas, siempre que no sea un partido político

"Intervenir TV3 sí, pero no sé cómo"

El presidente de SCC, José Rosiñol, ha pedido que de seguir el 155 habría que intervenir TV3, pero "no sé cómo", ha admitido: "Es muy fácil decir que debe hacerse, pero cómo lo haces es distinto". Rosiñol ha destacado que viene del mundo de la empresa y que no sabría cómo afrontar una posible intervención de la televisión pública catalana: "¿Hay masa entre los 2.567 trabajadores para que cambie TV3? ¿No se parecen mucho al director? Hay que mirar el mundo desde el pragmatismo", ha dicho. Rosiñol ha dicho que el principal responsable de que el 155 se mantenga es el nuevo president de la Generalitat, Quim Torra. El líder de SCC también ha anunciado que ha solicitado una reunión con Torra para pedirle que sea el presidente de todos los catalanes, pero aún no ha recibido respuesta de la Generalitat.

Más información