Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Societat Civil inicia una campaña internacional para contrarrestar el discurso de Puigdemont

La entidad pide la dimisión de Torrent y lamenta que los sindicatos y los comunes acudieran a la manifestación "independentista"

El presidente de SCC, José Rosiñol, abraza a Pepe Ávarez, secretario de la UGT.
El presidente de SCC, José Rosiñol, abraza a Pepe Ávarez, secretario de la UGT. EFE

La entidad Societat Civil Catalana iniciará este martes en Berlín una mini gira europea para "contrarrestar" la propaganda independentista y el discurso de Carles Puigdemont. El programa empezará en la capital alemana y continuará dentro de dos semanas en Luxemburgo, Bruselas y Edimburgo. El colectivo quiere así transmitir el mensaje de que España funciona como un Estado de derecho en los países cuyos tribunales abordan las peticiones de extradición contra los exconsejeros.

José Rosiñol, presidente de la entidad, ha defendido la necesidad de realizar esos viajes para presentar el colectivo y sostener que el independentismo "no es mayoritario" en la sociedad catalana. "Queremos decir que defendemos el diálogo dentro de la ley y que representamos a una mayoría de catalanes", ha afirmado para señalar que los secesionistas solo consideran que España es un Estado de derecho cuando emite sentencias favorables a sus intereses.

En una conferencia de prensa en la sede del partido, Rosiñol, acompañado de la vicepresidenta Miriam Tey, ha detallado que se verán básicamente con responsables de medios de comunicación alemanes. La agenda contempla una cita con el semanario Focus, una entrevista con Sabine Riedel, profesora de Ciencia Política; una reunión la Fundación Konrad Adenauer Stifung y con periodistas españoles. Los dos responsables han descartado reunirse con Puigdemont en Berlín y han sentenciado: "Debería dejar de incordiar". Tras su vuelta de Berlín, el colectivo se centrará en la Diada de Sant Jordi —entregarán el Premio al Seny Europeo y en la última semana de abril viajarán a Luxemburgo, Bruselas y Edimburgo.

Durante su valoración, Rosiñol ha señalado que la manifestación independentista de este domingo, a la que acudieron 315.000 personas según la Guardia Urbana y 750.000 según los organizadores, ha ahondado en la fractura al tiempo que ha recriminado la presencia de los grandes sindicatos. "Nos sorprende la participación de CCOO y UGT cuando la raíz del movimiento independentista es clasista", ha subrayado Rosiñol. "Y es justo ahora cuando la clase trabajadora está sufriendo los efectos del procés", ha añadido. Rosiñol ha vertido la misma crítica a Xavier Domènech, líder de Catalunya en Comú, que también acudió a la manifestación al alegar que, según las encuestas, el 70% de sus votantes son contrarios a la secesión. "El 70% de los comunes no son independentistas. Es un juego perverso. Es una cortina de humo para esconder las consecuencias del procés".