Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas marchan en Barcelona para exigir la liberación de los políticos independentistas

UGT y CC OO participan por primera vez en una manifestación en favor de los líderes del procés

Manifestación por los presos soberanistas en Barcelona.

Miles de personas, 315.000 según la Guardia Urbana, se han manifestado este domingo en Barcelona para exigir la liberación y el retorno a Cataluña de los 17 activistas y políticos independentistas encarcelados o huidos de la justicia española. Bajo el paraguas de la plataforma Democracia y Convivencia, formada por una decena de entidades, se han unido por primera vez en una marcha en favor de los líderes independentistas las dos grandes centrales sindicales, UGT y CCOO. Su adhesión a esta manifestación como organizaciones convocantes —junto a las entidades soberanistas Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, entre otras—, ha soliviantado a una parte de sus afiliados, contrarios al independentismo.

Aunque el lema oficial de la marcha ("Por los derechos y las libertades, por la democracia y la cohesión, ¡os queremos en casa!") no menciona abiertamente a los políticos presos y huidos y las centrales sindicales han insistido en que consideran un "exceso" la prisión preventiva de los políticos soberanistas pero abogan por un gobierno “transversal, constitucional y estatutario” en Cataluña, una parte de sus afiliados se han desmarcado de la marcha e incluso han exigido que sus sindicatos no participen en ella. De hecho, la secciones sindicales de UGT de Renfe Barcelona y de Telefónica han decidido no secundar la manifestación.

Sin embargo, pese a la controversia por su participación, los representantes de UGT y CCOO en Cataluña encabezaron la marcha. "Estamos aquí hoy otra vez para intentar reclamar la construcción de espacios de cohesión y convivencia en Cataluña, para construir una democracia más fuerte y que trabaje contra los elementos de represión e involución democrática de las decisiones que se están tomando política y jurídicamente", ha asegurado el secretario general de CC OO de Cataluña, Javier Pacheco. Sobre el desencuentro sindical, Pacheco ha respondido que su sindicato se posiciona al lado de los derechos sociales y laborales, como lo hizo el sábado con las pensiones y lo seguirá haciendo: "La controversia con los sindicatos en la manifestación de hoy no tiene carácter identitario, tiene condición de clase".

La manifestación ha llenado la avenida del Paral·lel, desde la plaza de Espanya hasta los Jardins de les Tres Xemeneies. Según la plataforma convocante, se han desplazado a Barcelona más de 957 autobuses procedentes de todo el territorio catalán. 

Roger Torrent, presidente del Parlament, ha subrayado que la manifestación es "una demostración de unidad para defender nuestros derechos colectivos e individuales ante esta amenaza a las libertades". "Esto no va de proyectos políticos, va de democracia, de terminar con la judicialización de la política", ha agregado. Por su parte, la coordinadora del PDeCAT, Marta Pascal, ha subrayado: "Tenemos que luchar por la libertad colectiva e individual también. Hay gente privada de libertad". En esta línea, la alcaldesa Ada Colau, también presente en la manifestación, ha asegurado que España está "en un momento de regresión democrática peligroso para todo el mundo". Marta Vilalta, portavoz nacional de ERC, ha pedido "la libertad de los presos y el retorno de los exiliados" y ha tildado de "inventados" los delitos que se les imputa a los líderes independentistas encarcelados. Ninguno de los representantes políticos ha mencionado, no obstante, cuál es el siguiente paso que prevén los partidos independentistas tras la suspensión, el pasado jueves, del pleno de investidura previsto para el día siguiente.

Al grito de "Puigdemont, presidente" o "Libertad, presos políticos", los manifestantes marcharon por la avenida Paral·lel de Barcelona casi hasta Las Ramblas. Al final del recorrido, familiares de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, leyeron sendas cartas enviadas por los activistas encarcelados. Cuixart ha criticado "la deriva autoritaria del Estado, cada vez más aislado internacionalmente" y Sànchez ha apelado a mantener actitudes pacíficas y "llevar la primavera de las sonrisas republicanas a todos los rincones" de Cataluña. El expresidente Carles Puigdemont también se ha manifestado en Twitter: "Somos ciudadanos europeos que solo queremos vivir en paz, libres y sin miedo". 

Más información