Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE no renuncia a desalojar a los populares del Gobierno regional

Ángel Gabilondo se ofrece como alternativa al candidato que presenten sus rivales

Cristina Cifuentes durante un pleno ordinario en la Asamblea. En vídeo, declaraciones de Ángel Gabilondo tras publicarse el vídeo del supuesto robo. ©GTRESONLINE

“Esta historia no ha terminado”, resume una fuente de la dirección del PSOE. La dimisión de Cristina Cifuentes ha dado al traste con la moción de censura del PSOE, y con ella la operación Gabilondo que tanto oxígeno ha dado al partido y a su secretario general, Pedro Sánchez, al liderar la iniciativa contra la mala praxis de la presidenta madrileña. Pero el PSOE no da por perdida la batalla y va a desplegar la segunda fase de la operación, con el objetivo de desalojar al PP de la Comunidad de Madrid. El siguiente paso de los socialistas pasa por utilizar la investidura del presidente que suceda a Cifuentes para intentar forzar un cambio de Gobierno. Cuenta con el apoyo de Podemos.

Cifuentes ha dimitido como presidenta de la Comunidad pero no ha renunciado a su escaño ni a la presidencia del PP. Su presencia como diputada en la Asamblea va a mantener vivo el caso, creen en el PSOE, donde el objetivo sigue siendo que la crisis termine con la apertura de un “tiempo nuevo” en Madrid y con Ángel Gabilondo como presidente.

El portavoz socialista en la Asamblea ha dado este miércoles ya el primer paso y, sin más dilación, se ha ofrecido a presentarse a la investidura que tiene que celebrarse ahora tras la salida de Cifuentes. El candidato del PSOE cuenta con el apoyo de Podemos, según anunció Íñigo Errejón, y la estrategia de ambos partidos pasa por centrar su tiro en Ciudadanos, para evitar que respalde a un candidato del mismo PP “corrupto” que ha filtrado el vídeo que ha precipitado la caída de la presidenta madrileña. “Ciudadanos tiene que decidir si apoya o no el estercolero del PP de Madrid”, resumen fuentes de la dirección del PSOE, que no ven al partido de Rivera ni mucho menos como el victorioso de la dimisión de Cifuentes, porque esta ha sido incompleta y rodeada de mucha “basura”.

El partido de Pedro Sánchez va a utilizar el caso para seguir desgastando al PP y, por consiguiente, a Ciudadanos si no se aviene a apoyar un cambio de Gobierno. El partido de Albert Rivera se enfrenta a una incoherencia, analiza el PSOE, porque si vota a favor de otro candidato del PP en la investidura del sucesor de Cifuentes traiciona su bandera de regeneración democrática. “Es hora de que el señor Rivera se decida: no se puede soplar y sorber al mismo tiempo. O se está con la regeneración democrática o se está con un partido podrido”, advirtió Sánchez al líder de Ciudadanos en Cuatro, marcando la línea clara del mensaje socialista.

La mano dura irá en paralelo con los intentos de pacto. Sánchez ha enviado este miércoles a Rivera un mensaje para pedirle una negociación vis a vis sobre cómo abrir un “nuevo tiempo” en Madrid. Rivera respondió al mensaje de Sánchez por la tarde. El líder de Ciudadanos le ha dicho al socialista que tras la dimisión de Cifuentes el escenario ha cambiado porque la moción de censura ha decaído. Le ha trasladado que después de la salida de la ya expresidenta ya no hacía falta que hablen. Por lo tanto, ni ha habido reunión ni conversación telefónica. 

Con información de José Marcos y J.J. Gálvez.

Más información