Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los españoles, entre los europeos que más valoran positivamente la inmigración

España es también uno de los países donde los ciudadanos se sienten menos discriminados, sobre todo por razones de orientación sexual

Un camarero atiende a los clientes en una de las terrazas de los bares en las calles de Madrid.
Un camarero atiende a los clientes en una de las terrazas de los bares en las calles de Madrid.

Los españoles son de los europeos que ven con mejores ojos la llegada de extranjeros. Así lo refleja el Eurobarómetro publicado este lunes, según el cual, España sería el sexto país de la Unión Europea donde más se valora de forma positiva la inmigración. Además, el porcentaje de encuestados españoles que no ha sufrido algún tipo de discriminación o acoso en el último año es uno de los más altos de los 28 estados y solo lo mejoran Eslovenia y Portugal.

Según el estudio, elaborado el pasado mes de diciembre, el 48% de los españoles se muestra "muy de acuerdo" o "de acuerdo" con que la llegada de extranjeros es algo "positivo" para el país. El porcentaje está nueve puntos por encima de la media europea (39%) y solo es superado por Suecia, Irlanda, Luxemburgo, Reino Unido y Portugal. Por el contrario, el 24% de los participantes en la encuesta 1.024 en España dijo mostrarse en desacuerdo con la afirmación, mientras que el 26% no se identificó con ninguna de las posturas.

De la investigación, centrada en cuestiones de igualdad de oportunidades y el progreso social, también se desprende que España es uno de los países donde los ciudadanos dicen sufrir menos discriminación o acoso por motivos de sexo, edad, religión, idelogía o raza. Un 88% de los encuestados aseguró que, en los últimos 12 meses, no había sufrido ninguna situación de este tipo. De hecho, ninguna de las personas encuestadas se dijo haberse sentido perjudicada por su orientación sexual. A pesar de lo positivo de las cifras, el sexo, el ser mayor de 55 años, la orientación política y la etnia continúan siendo los principales motivos para la exclusión.

En lo que se refiere a la situación personal, el retrato de los españoles que dibuja el estudio es el de un ciudadano feliz, que considera que goza de buena salud y que se siente menos solo que el resto de sus conciudadanos europeos. Así, tanto en la afirmación "estoy bien de salud" como en la de "en general, me considero una persona feliz", el porcentaje de España se sitúa cuatro puntos por encima del europeo, con un 82% y un 87% respectivamente en cada una de las preguntas. La brecha es aún mayor en el caso de soledad: el 81% de los españoles dijo no haberla sentido "en ningún o en casi ningún momento" frente al 67% de la media comunitaria.

El paro, clave en la economía familiar

A pesar de que el porcentaje de españoles que piensa que la igualdad de oportunidades ha mejorado en los últimos 30 años es algo superior al del conjunto europeo, el número de encuestados en España que considera que tiene las mismas opciones que el resto es inferior a la media de los 28 (un 52% frente a un 56%).

En lo que respecta a las condiciones económicas, España es el único país de toda la Unión en el que el subsidio por desempleo aparece como la tercera fuente de ingresos más importante de los hogares. Francia, con un 10%, y Bélgica y Finlandia, con un 9%, superan el porcentaje español, que se sitúa en un 7%, pero en ninguno de estos tres casos ocupa una posición tan relevante. España también es el país en el que las ayudas sociales y las becas aportan menos a la economía familiar (3%).

Los españoles también son de los europeos que consideran que existe una mayor desigualdad económica en su país. El 91% piensa que las diferencias de ingresos son "demasiado grandes", mientras que en el caso de la media europea, el porcentaje se sitúa en el 84%. Para el 93% de los españoles, los políticos deberían de tomar medidas contra este desequilibrio, en contraste con el 81% de los europeos que opina lo mismo.

Más información