Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez confina a Falciani en su localidad mientras estudia su extradición a Suiza

El informático franco italiano, cuya entrega fue denegada en 2013, fue detenido el miércoles en Madrid

Hervé Falciani, en una imagen de archivo.

El juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea ha dejado este jueves en libertad con medidas cautelares al informático franco italiano Hervé Falciani, que en diciembre de 2008 se hizo con los datos de 130.000 clientes del banco privado HSBC con sede en Ginebra y colaboró con la justicia de varios países para detectar a miles de evasores fiscales, mientras se decide sobre su extradición a Suiza. Las autoridades helvéticas le reclaman desde mayo de 2017 para cumplir una condena firme de cinco años de prisión que le fue impuesta por el robo de los datos en mayo de 2016. Falciani deberá comparecer semanalmente en el juzgado, entregar el pasaporte y no podrá salir de España.

Además, la policía local del municipio donde fije su domicilio deberá vigilar este a diario y cualquier viaje o salida de la localidad deberá ser autorizada por la autoridad judicial. El juez advierte a Falciani que si incumple estas obligaciones ingresará en prisión.

La Fiscalía de la Audiencia había solicitado al juez que decretara prisión provisional o impusiera medidas cautelares para Falciani mientras se estudiaba su caso. "Otra decisión [que no sea limitar la libertad de movimiento de Falciani] puede resultar precipitada dado que las autoridades suizas solicitan colaboración para ejecutar una pena de entidad. La novedad de la reciente Orden Internacional de Detención (OID) suiza genera un riesgo de fuga hasta ahora inexistente en persona con acreditada capacidad de eludir la acción de la Justicia y de nacionalidad no española", señala la fiscalía.

La Audiencia Nacional ya denegó la extradición del informático en 2013 por los mismos hechos, que se encontraban entonces en fase de investigación en Suiza. La Sección Segunda de lo Penal rechazó la entrega del exempleado bancario al no darse el principio de doble incriminación, esto es, que los delitos de los que se acusa a Falciani en Suiza no están tipificados como tales en la legislación española.

Sin embargo, la justicia helvética reactivó la petición de entrega el 3 de mayo de 2017, un año después de hacerse firme la sentencia. Falciani, que tiene residencia conocida en España, fue detenido el miércoles cuando iba a dar una charla en una universidad madrileña. Antes de pasar a disposición judicial este jueves, fuentes de la Fiscalía de la Audiencia Nacional consideraban que no cabía la entrega del informático a Suiza, pese a la reiteración de la demanda de extradición, al tratarse de “cosa juzgada”.

La defensa de Falciani ha solicitado este jueves que su cliente quedara en libertad por considerar que los hechos por los que se reclama la entrega estaban ya vistos por la justicia española y porque su extradición viene motivada por causas políticas. También ha alegado que el informático tiene arraigo en un país europeo, por lo que no existe un riesgo de fuga durante el nuevo proceso de extradición y que ha colaborado con la Fiscalía Anticorrupción y las administraciones, y que el Tribunal Supremo ha avalado la lista Falciani para perseguir infractores al fisco.

La colaboración judicial entre Suiza y España se ha visto tensionada en los últimos meses por la fuga al país centroeuropeo de las líderes independentistas catalanas Marta Rovira, de ERC, y Anna Gabriel, de la formación antisistema CUP. Gabriel buscó refugio en Suiza el 20 de febrero pasado, para evitar declarar ante el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena que la había citado ese día. Rovira, por su parte, se marchó el 23 de marzo, fecha en que el magistrado le iba a notificar su procesamiento por rebelión y malversación de fondos. Un portavoz de la justicia suiza ya ha avanzado que ese país no entrega a personas reclamadas por hechos que revisten características predominantemente políticas.

Más información