Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos detenidos en Barcelona por financiar al ISIS con arte expoliado en Libia

Los arrestados compraban piezas arqueológicas saqueadas por grupos afines a Estado Islámico para financiar sus actividades

La Policía Nacional ha detenido este miércoles en Barcelona a un anticuario y a un marchante de arte, ambos españoles y de 31 años, por un supuesto delito de financiación del terrorismo. Los detenidos se dedicaban a la compraventa de piezas arqueológicas procedentes de territorios bajo el asedio de grupos afines a Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés). Esta es la primera operación que se lleva a cabo en el mundo en contra de la financiación del terrorismo a través de la venta de "antigüedades de sangre", nombre que reciben las obras de arte expoliadas de territorios bajo el control de grupos armados. Tras haber pasado a disposición judicial, el juez ha dictado prisión eludible con fianza para el cabecilla de la trama.

Entre las antigüedades que han intervenido los agentes, se encuentran varias piezas arqueológicas procedentes del norte de Libia, siete mosaicos, sarcófagos y piezas de origen egipcio. Además, se ha recuperado material informático que será analizado. Según la información facilitada por las autoridades libias, la mayoría de los objetos proceden de los yacimientos de Apolonia y Cirene, dos necrópolis al norte del país. 

Aunque la red extendía sus actividades por varios países, tenía su base en Cataluña. La organización poseía en Barcelona y en la localidad de Argentona un taller para restaurar las piezas, una nave donde las almacenaban y la galería de arte donde eran expuestas para su venta al público. Debido a que las piezas eran extraídas con violencia y sin usar las técnicas arqueológicas adecuadas, los detenidos las reparaban para borrar las imperfecciones y los golpes que sufrían. 

Desde finales de 2014, el principal detenido y experto en arte antiguo había tejido una red de proveedores por todo el mundo que le permitía acceder a piezas arqueológicas de diversas civilizaciones. En octubre de 2016 cometió una serie de irregularidades en los expedientes de importación de obras que había adquirido antes, lo que llamó la atención de los investigadores.

Según la Policía, los detenidos usaban intermediarios en el extranjero para buscar las piezas y dificultar su rastreo. Después las compraban por encargo de los detenidos y las enviaban desde terceros países para no llamar la atención de las autoridades españolas. En otras ocasiones, las hacían pasar por objetos decorativos sin valor y a un precio muy inferior al real.

El anticuario detenido es considerado un experto en arte antiguo, hasta el punto de que ofreció entrevistas en medios por su reputación como comerciante de bienes culturales. También ha participado en diferentes foros académicos en los que se ha abordado la destrucción del patrimonio histórico de Oriente Medio llevada a cabo por Estado Islámico.

Más información