Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España expulsa a dos diplomáticos rusos por el caso Skripal

Los funcionarios de la Embajada rusa en Madrid disponen de siete días para abandonar el país

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, este viernes en Madrid.
El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, este viernes en Madrid. Europa Press

España expulsará a dos diplomáticos de la Embajada rusa en Madrid como represalia al envenenamiento del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija el pasado 4 de marzo en Salisbury (Reino Unido). Los funcionarios, que tienen categoría de agregados, disponen de siete días para abandonar el país. En un comunicado, el Ministerio de Exteriores ha considerado que "el atentado perpetrado en Salisbury mediante el empleo de un agente neurotóxico es un hecho de extrema gravedad que representa una seria amenaza a nuestra seguridad colectiva y el derecho internacional".

La acción de expulsión de diplomáticos rusos como respuesta al caso Skripal estaba coordinada con los demás socios europeos, pero en el caso de España la comunicación se retrasó un poco por cortesía diplomática. Desde el Ministerio de Exteriores se llamó al embajador ruso en Madrid, Yuri P. Korchagin, para informarle en persona de la decisión de España de expulsar a dos diplomáticos de esa legación, pero resultó que se encontraba de viaje fuera del país. Luego se tuvo que esperar, en la tarde de este lunes, a que el segundo de la embajada regresara a su despacho. En España hay 38 diplomáticos rusos, y Madrid cuenta con una treintena de diplomáticos en Rusia.

En el comunicado emitido este lunes, además de reiterar la solidaridad del Ejecutivo con el Reino Unido y con los afectados, el Ministerio de Asuntos Exteriores explica que la decisión adoptada va en consonancia por lo acordado por todos los Estados miembros de la UE en el pasado Consejo Europeo del 23 de marzo. España ha optado por la expulsión de dos diplomáticos rusos, pero eso no quiere decir que todos los socios se hayan decantado al final por el mismo número de salidas. Hay países europeos que han echado a cuatro, tres o también dos diplomáticos rusos, como España.

Las relaciones políticas, institucionales y diplomáticas entre España y Rusia no atravesaban por un momento especialmente complicado ni difícil hasta que el pasado otoño se cruzó en ese camino la polémica por las injerencias desde “territorio ruso” en el conflicto catalán, con la promoción de noticias falsas y cierto amparo y ambigüedad calculada sobre el proceso independentista en Cataluña por parte de las autoridades rusas. Desde entonces, el ministro de Exteriores español, Alfonso Dastis, lleva intentando sin éxito concertar una cita directa con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov. La última vez, hace apenas un par de semanas. Ese encuentro en Múnich, durante una Conferencia de Seguridad, se frustró por problemas de agenda de ambos.

Más información