Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La actriz Iria Pinheiro denuncia por acoso sexual al director de un programa de la Televisión de Galicia

El colectivo de actores gallego respalda a la demandante y aplaude su “valentía”

Iria Pinheiro, en una foto promocional del catálogo de la Asociación de Actores e Actrices de Galicia.
Iria Pinheiro, en una foto promocional del catálogo de la Asociación de Actores e Actrices de Galicia.

La actriz gallega Iria Pinheiro ha registrado una demanda penal por acoso sexual contra el director de un programa de la Televisión de Galicia (CRTVG). En el escrito, presentado en un juzgado de guardia de Santiago de Compostela, Pinheiro relata la situación vivida durante tres meses de 2017 (el tiempo en el que trabajó en el programa Con Amor e compañía producido por Ficción Producciones para la cadena autonómica) un rosario de “tocamientos, insinuaciones y humillaciones públicas” del director del programa, J.L.V., hacia ella que le provocaron un “cuadro de ansiedad”. La actriz ha recibido el respaldo de la Asociación de Actores y Actrices de Galicia (AAAG), integrada por más de 300 profesionales, que le ha brindado asistencia legal al tiempo que ha destacado su valentía. La Unión de Acotres y Actrices, de ámbito estatal, le ha expresado también su respaldo a través de las redes sociales, Varias de sus compañeras de reparto han reconocido los comportamientos machistas del director no solo con Pinheiro sino también con ellas.

“No quiero que escondas tus curvas en la televisión”. Pinheiro sostiene en su demanda -adelantada este viernes por Sermos Galiza- que el director se dirigió a ella en estos términos cuando realizaba las pruebas de vestuario para interpretar a María Pita “con falda larga, corsé y camisa; vestimenta del siglo XVI”. El hombre “metió la mano dentro de la camisa y me la bajó hasta el medio de los pechos indicando: la quiero hasta aquí”.

Situaciones como esta fueron continuadas, según el relato de la actriz registrado en el juzgado en el que narra cómo en una ocasión la “agarra fuertemente” poniendo su “pelvis en contacto completo con la de la denunciante” mientras le susurraba al oído: “Que sea la última vez que actúas mal para que yo tenga que escoger la toma que tú quieres”. O cómo en otra sesión de trabajo comienza a “sobarla y dar palmaditas en su muslo de una forma inadecuada de evidente índole sexual”. Pinheiro relata que cuando ella, enojada, le advirtió: “la manita quieta”, el director le decía una frase “que solía repetir”, “yo sé muy bien lo que piensan las mujeres”. Ante su rechazo, sostiene la demandante, su superior reaccionaba “primero con desdén y después con humillaciones públicas”.

La actriz asegura que vivió ese tipo de situaciones entre el 10 de marzo y comienzos de junio, fecha en la que renunció definitivamente a su trabajo tras comunicar lo sucedido a la productora jefa y al presentador “sin obtener garantías de que iba a cambiar la situación”.

“La que suscribe se sintió menospreciada por el mero hecho de ser mujer”, sostiene en su denuncia en la que precisa que recibía además comentarios jocosos y agresivos “de índole sexual”. Así detalla que mientras le daba instrucciones para la interpretación “comienza a tocarle el brazo de forma lasciva por detrás” y que, ese mismo día, en la sesión de maquillaje mientras ella estaba con los ojos cerrados y los hombros al descubierto “siente cómo alguien le toca los hombros de forma lasciva y profunda”. Asegura que, sobresaltada, se da la vuelta y ve a su director “riendo y diciéndole que se apure”.

En declaraciones a Sermos Galiza, Pinheiro explica que denunció la situación a la AAC en donde pidió amparo legal, pero la abogada del colectivo desestimó adoptar acciones legales por la “dificultad de prueba” ya que en su opinión, nadie iba “a dar la cara” por ella. No obstante, el colectivo de actores y actrices ha hecho público un comunicado en el que destaca su “pleno apoyo” a la actriz y se pone “públicamente a su disposición” y a la del resto de asociadas para que puedan “enfrentarse a situaciones de esta gravedad”. La AAG condena además de “forma enérgica” los hechos denunciados por Pinheiro que califica de “deplorables y completamente intolerables”. El demandado ha negado los hechos al mismo diario que adelantó la información y ha asegurado que defenderá su honorabilidad “hasta el final”.

La Compañía de Radio Televisión de Galicia (CRTVG) se ha apresurado a aclarar que el productor denunciado no es trabajador suyo y tampoco hay constancia de que actualmente mantenga alguna actividad "en ninguna productora" que le preste servicio a la televisión autonómica. En cualquier caso, y pese a "no existir relación contractual alguna", insiste la compañía de los medios públicos gallegos, "cautelarmente" el denunciado "no trabajará en ninguna producción relacionada con la CRTVG mientras no se aclaren los hechos".

Más información