Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ataque informático “brutal” y “organizado” impidió a los policías votar su subida salarial

Los sindicatos y asociaciones convocantes de la consulta denuncian ante la Unidad Central Operativa (UCO) el 'hackeo'

Manifestación de policías y guardias civiles por la equiparación salarial celebrada el pasado 1 de marzo en Valencia.
Manifestación de policías y guardias civiles por la equiparación salarial celebrada el pasado 1 de marzo en Valencia. Europa Press

"Brutal" y "organizado". Así describe la empresa encargada de dar soporte técnico a la consulta organizada por cuatro sindicatos de policía y siete asociaciones de guardias civiles para que los agentes votaran la propuesta de equiparación salarial que había puesto sobre la mesa el Ministerio del Interior el ataque informático sufrido por la web a través de la cual se iba a canalizar la consulta. En un documento de esta compañía que los representantes de la policía y la guardia civil han incorporado a la denuncia que presentaron el miércoles ante los expertos en delitos telemáticos de la Unidad Central Operativo (UCO) de la Guardia Civil, los responsables de dicha empresa detallan que el ataque se inició "desde el minuto uno" de la votación, prevista para las nueve de la mañana del pasado lunes, y que pese al esfuerzo de personal y técnico para solventarlo, no pudieron evitar que a las 6 de la tarde de ese día la página web se cayera definitivamente.

La imposibilidad de volver a poner en marcha el sistema de votación online llevó a los sindicatos policiales a anunciar el pasado martes que renunciaban a la consulta y aceptaban la oferta que el departamento de Juan Ignacio Zoido les había hecho la semana anterior. En ella, Interior se comprometía a incrementar el presupuesto en 1.207 millones de euros (807 de ellos, solo para equiparación) entre 2018 y 2020 para, de este modo, lograr la igualdad de sueldos de policías y guardias civiles con las policías autonómicas y, en concreto, con los Mossos d'Esquadra. Con estas cifras, un guardia civil cobrará 720 euros brutos más al mes al final de ese periodo y un policía nacional, 561 euros

En el documento incorporado a la denuncia, la empresa encargada del sondeo detalla que recibió de los sindicatos policiales el encargo de poner en marcha un sistema de votación online para una consulta en la que se esperaba "un volumen de aproximadamente 140.000 participantes". Para ello implementó un servidor con una capacidad de tráfico "muy superior a las necesidades del proyecto", además de instalar medidas de seguridad, ya que los sindicatos policiales le habían informado de que habían sido objeto de un ataque informático hacía pocos meses. En su opinión, "el nivel de seguridad era más que suficiente para las necesidad, incluyendo prevención contra fuerza bruta por indicación expresa del cliente", recalca el comunicado.

Sin embargo, la previsión falló desde el mismo momento en que se abrió el proceso de votación el 5 de marzo a las 9 de la mañana. "Desde el minuto uno se comprobó que el servidor tenía una sobrecarga sin ninguna explicación aparente", por lo que la compañía "amplió la capacidad del servidor al máximo". La medida no funcionó, y los responsables de la empresa especializada en el voto electrónico comprobaron que "el problema persistía y el servidor no daba soluciones". "Todo nuestro equipo -añade el documento- estuvo trabajando desde el minuto uno hasta la caída total de la web", que se produjo nueve horas después. A las 8 de la tarde, el servidor indicó que se había registrado "un brutal ataque de denegación de servicio (conocido como DDoS) y que ese era el motivo por lo que la gente no podía votar".

La compañía asegura que en la reunión que mantuvo con los representantes sindicales al día siguiente mostró su convencimiento de que dado "lo organizado que fue el ataque" el mismo "se replicaría casi con toda seguridad" si se intentaba poner en marcha de nuevo la consulta. Por ello, aportaron dos posibles soluciones para que la votación se pudiera realizan. En la primera, ofrecía aumentar la capacidad de los recursos técnicos para que soportaran, no solo las votaciones, sino también "un probable ataque". La segunda, que los mismo tuvieran la capacidad de soportar 3.000 visitas por minuto. Todo ello acompañado de un sistema de seguridad específico que blindara la votación contra nuevos ataques DDoS.

La compañía reconocía que ello supondría un "alto coste y requerimientos técnicos específicos" que ella no podía asumir y, menos, con la urgencia que se requería, ya que los sindicatos querían continuar con la votación de manera inmediata. Ese mismo martes, los sindicatos anunciaron que renunciaban a celebrar la consulta y que aceptaban la última oferta de Interior sobre la equiparación salarial. El siguiente paso se produjo el miércoles, con la denuncia ante la UCO para que se investigue quién esta tras el ataque informático "brutal" y "organizado" que frustró la votación.

Más información