La rocambolesca justificación de Granados a su agenda con la caja b: “Son asistentes a actos del PP”

Los audios de la declaración del presunto cabecilla de la trama reflejan la tensión durante el interrogatorio de las fiscales

Vídeo: EL PAÍS

Durante la segunda jornada de la declaración de Francisco Granados ante el juez instructor del caso Púnica, Manuel García-Castellón -celebrada el pasado 27 de febrero-, se registraron numerosos momentos de tensión entre el político y las representantes de la Fiscalía Anticorrupción que le interrogaban, según se recoge en los audios a los que ha tenido acceso EL PAÍS. El político se mostró especialmente crispado cuando fue preguntado por el significado de las cifras y siglas que aparecían en una agenda que fue intervenida en su domicilio y que, según los investigadores, recoge la entrada de donaciones ilegales en una supuesta caja b del PP madrileño. Según el ex secretario general del partido, las cifras no son cantidades de dinero sino el número de asistentes a actos de partidos. Las fiscales dejaron claro que nos les convencían sus explicaciones.

Más información
La Comunidad de Madrid eliminó los correos de Granados que le reclama el juez del ‘caso Púnica’
Granados: “Cifuentes se jactaba de ser las manos, los oídos y la voz de Ignacio González”

Granados, que se refirió durante el interrogatorio a su cuaderno de notas como “esa agenda famosa”, aseguró que este no era “ningún libro de contabilidad” y culpó a su exsocio, el constructor David Marjaliza –quien desde mediados de 2015 colabora con la Justicia-, de haberse “inventado” que en la misma se recogían movimientos de dinero. “¿A qué obedecen estas anotaciones?” le preguntó una de las fiscales. El político insistió en que recogían “los asistentes a los actos [del partido], los que se necesitan para el acto”, aunque también admitió que algunas de las cifras “no sé ni lo que es”. Llegó a explicar que parte de esos supuestos asistentes eran aportados por las juntas locales de la formación y otra, por “Génova”, en referencia a la sede nacional del partido, donde también se encuentra la dirección regional madrileña.

El político afirmó con rotundidad que las iniciales JLM, que los investigadores identifican con el empresario Javier López Madrid –también imputado en la causa- eran en realidad una forma abreviada de referirse a las “Juntas Locales Municipales” y que el “me”, que según los informes de la Guardia Civil le señalan a él en la supuesta apropiación de parte de las donaciones recibidas en realidad, era una forma de referirse a los “municipios estratégicos”. “En inglés, me, mí, yo”, se burló el político cuando las fiscales insistieron en que “indiciariamente” con esa expresión Granados se refería a sí mismo. El exdirigente del PP de Madrid calificó de “tremenda” dicha interpretación.

A preguntas de las fiscales, Granados también negó que las iniciales LD fueran las del empresario Luis Delso. Aseguró que, en realidad, era la forma de referirse a una supuesta “lista de diputados” del PP que iban a esos actos de partido para completar el aforo. El político también rechazó que con JEC aludiera al empresario José Manuel Entrecanales. E insistió en que era la forma con la que se refería a unas denominadas “Juntas de Educación Concertada”. “Yo creo que es jugar al tetris… y esto es muy serio”, criticó a las fiscales cuando estas insistían en preguntarle por el significado de las anotaciones. Minutos después el juez García-Castellón daba por concluida la declaración tras tres horas de interrogatorio. Granados volverá a comparecer en la Audiencia Nacional el próximo 15 de marzo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS