Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El obispo Munilla insiste: “El demonio ha metido un gol a la dignidad de la mujer”

El prelado donostiarra critica el feminismo radical y señala que la ideología de género fomenta la "lucha de sexos"

El obispo Munilla, antes de intervenir este martes en un coloquio en la Universidad de Deusto de San Sebastián. ATLAS

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ha afirmado este martes que el "feminismo radical o de género" ha sido "el demonio que ha metido un gol a la dignidad de la mujer" al defender reivindicaciones como el aborto libre y selectivo. El prelado donostiarra ha asegurado que se ha "falseado" una frase suya pronunciada este lunes en un programa de Radio María en contra de las mujeres: "Yo no he afirmado que las mujeres tienen al demonio dentro", ha querido precisar en un coloquio con universitarios. Munilla se ha reafirmado, no obstante, en que el "feminismo radical" fomenta "la lucha de sexos".

El máximo responsable de la diócesis guipuzcoana ha afirmado que el pensamiento cristiano se alinea con el "feminismo de equidad", que él también ha llamado "feminismo femenino", en contraposición, ha dicho, del "pensamiento único formulado en este momento por la ideología de género", que ha asociado con la defensa del "aborto libre" y de la idea antropológica de que "el hombre y la mujer nacen neutros".

Munilla, que siempre se ha mostrado frontalmente contrario al aborto en todos sus supuestos, incluso en los casos de violación, ha incidido hoy en que "aparte de la violencia machista", el "feminismo radical" también ha causado daño a la mujer cuando ha tomado como "bandera" en los años 60 la reivindicación del aborto selectivo: "La reivindicación del aborto libre como bandera de la libertad de la mujer en los años 60 ha resultado ir en detrimento de la propia dignidad de la mujer. Ese es el gol que ayer dije que el demonio, que el feminismo radical, ha metido contra la dignidad de la mujer".

El obispo donostiarra ha insistido en que apoya el "feminismo de equidad que no juega con la lucha de sexos", como ha atribuido a la "ideología [feminista] de género". Munilla no se ha pronunciado sobre la huelga convocada para este jueves 8-M, aunque sí ha señalado que su pensamiento "no es divergente" con el del cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, quien hoy ha dicho "comprender" a las mujeres que secundarán el paro feminista porque "hay que defender sus derechos", y sería una huelga a la que también se sumaría la virgen María.

Un grupo de jóvenes universitarias con lazos morados como distintivos feministas ha seguido la intervención de Munilla celebrada en la Universidad de Deusto, en San Sebastián, donde el obispo se ha arremetido contra el "aborto libre": "Aparte de la violencia machista, la mujer todavía está asumiendo un holocausto femenino del que ahora nadie habla", ha opinado al referirse a la interrupción del embarazo. "El aborto selectivo ha llevado a que en este momento en el mundo falten 120 millones de mujeres", ha apostillado.

Munilla, autocrítico con las "rémoras de la Iglesia" católica en el reconocimiento de la igualdad de las mujeres, ha comentado que los cristianos son partidarios de un "feminismo de equidad que defiende a la mujer en una sociedad con los mismos derechos", y ha hecho una defensa de la maternidad como fundamento que dignifica a las mujeres.

Las palabras del prelado ha suscitado reacciones contrarias en el ámbito político e institucional, como la del portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, del PNV, quien ha calificado de "incomprensible, desafortunada e inoportuna" la opinión de Munilla. "Dudo también seriamente de que, incluso, sea compartido incluso de manera generalizada en el seno de la comunidad eclesial", ha apuntado. El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, del mismo partido, ha considerado que las opiniones de Munilla sobre el feminismo se sitúan "fuera de lo que piensa la mayoría" de la ciudadanía de este territorio. Y el alcalde donostiarra, el peneuvista Eneko Goia, ha señalado que la declaración es "absolutamente anacrónica" y está "fuera de lugar". Para el líder del PSE-EE guipuzcoano, las palabras del religioso "banalizan la desigualdad contra la que luchan las mujeres y demuestran una gran insensibilidad ante los problemas que estas sufren".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información