Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vuelve el invierno con frío y copiosas nevadas en el norte y el este

Meteorología espera acumulaciones de hasta medio metro de nieve en cotas muy bajas de jueves a domingo, con Cantabria y Asturias bajo aviso rojo

Intensa nevada el centro de Oviedo en 2006.
Intensa nevada el centro de Oviedo en 2006.

Asturias, Cantabria, País Vasco y Navarra se enfrentan a un nuevo temporal de nieve a partir del jueves, que se prolongará durante todo el fin de semana, según alerta la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en un aviso especial. Se trata de un "episodio de nevadas copiosas a cotas bajas" que puede dejar acumulaciones de nieve "importantes", del orden del medio metro, en comarcas de estas cuatro comunidades, informa una de las portavoces de Meteorología, Delia Gutiérrez. También se espera que nieve, aunque menos, en zonas del norte de Castilla y León, sistemas Central e Ibérico e interior del sureste peninsular, mientras todo el país notará una importante bajada de las temperaturas, de hasta seis grados en el norte. 

La causa, según detalla Gutiérrez, es un flujo de aire del norte, frío y húmedo, que se colará en la Península tras el paso de la cola de un frente, que entrará por el noroeste a última hora de este miércoles y que barrerá el país del Cantábrico a Baleares. "Ahora mismo tenemos todavía la DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos) situada entre la Península y Canarias, que está dejando este miércoles precipitaciones en el sur peninsular y Canarias y tormentas y nevadas en estas islas. Tenderá a debilitarse y desplazarse el viernes hacia África", pone en contexto la portavoz. "Hay por un lado altas presiones en el Atlántico y, por otro, bajas presiones en el Mediterráneo, lo que dejará a la Península "en medio de una situación de flujo del norte de latitudes muy altas y de recorrido marítimo", que se traduce en un cambio brusco en las condiciones meteorológicas. 

La Aemet espera que este aire del norte, marcadamente "frío, húmedo e inestable", deje a partir del jueves precipitaciones abundantes en el área cantábrica y alto Ebro, que pueden ser en forma de nieve en cotas bajas, y una importante bajada de las temperaturas. La probabilidad es muy alta, del 80%, según el aviso especial.

La cota de nieve, precisa Gutiérrez, irá bajando el jueves hasta situarse "por debajo de los 600 metros en la franja más próxima al Cantábrico" y, en el resto de la mitad norte peninsular, "por debajo de los 1.000". El viernes, la cota estará también por debajo de los 600 metros en muchas áreas del norte y del este peninsular y por debajo de los 400 e incluso ocasionalmente más bajas en zonas de Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra y La Rioja.

Durante este episodio, puede acumularse hasta medio metro de nieve en determinadas zonas. En concreto, según el aviso especial, se esperan acumulaciones de nieve de más de 20 centímetros por encima de los 500 metros en el interior de Asturias, Cantabria y algunas zonas del País Vasco y Navarra; mientras que en zonas altas, por encima de 1.000 metros, las acumulaciones pueden alcanzar los 50 centímetros. Aunque lo más destacado son las nevadas en las comunidades cantábricas, "también serán significativas en la vertiente norte de Pirineos, norte de Castilla y León, sistemas Central e Ibérico e interior del sureste peninsular", añade el comunicado de la Aemet.

Este temporal de nieves persistentes viene acompañado de una bajada de las temperaturas, continúa la Meteoróloga, que será "notable", es decir, de más de seis grados, en zonas del norte y del este el jueves, mientras que el viernes este desplome de los termómetros se extenderá al sur y al oeste peninsular, aunque la bajada no será tan pronunciada. El viento del norte, además, contribuirá a aumentar la sensación de frío y habrá heladas en una gran parte del interior peninsular.

Para el sábado, según el aviso, es "muy probable la llegada de un segundo frente, al que también seguirá aire frío e inestable con vientos del norte". Aunque la incertidumbre es mayor respecto a los efectos que tendrá, parece que el frío y las nevadas se mantendrán al menos hasta el lunes. Para comienzos de la semana siguiente, "el escenario más probable, con un 70% de probabilidad", apunta a la "aparición de bajas presiones en el Mediterráneo occidental que contribuirían a la entrada de aire del noreste de carácter continental, seco y muy frío", concluye el aviso.

Esta previsión se traduce en un amplia gama de alertas meteorológicas. De momento, para el jueves hay hasta 23 provincias con avisos por nieve, lluvia o fenómenos costeros. Por nieve, Cantabria y Asturias tienen aviso rojo (el más alto de una escala de tres, que se emite ante fenómenos no habituales de intensidad excepcional y con un nivel de riesgo extremo para la población), que baja a naranja (segundo nivel de alerta y que supone un riesgo importante y cierto grado de peligro para las actividades usuales) en Burgos, León, Palencia, Navarra, Álava, Gipuzkoa y Bizkaia.

El aviso es amarillo (el nivel de alerta más bajo, en el que no existe riesgo meteorológico para la población en general aunque sí para alguna actividad concreta) en Granada, Jaén, Gran Canaria, La Palma, Tenerife, Zamora, Barcelona, Girona, Lleida, Lugo, Ourense y La Rioja. 

Para el viernes hay ya activados avisos que afectan a otras 22 provincias y a Melilla por los mismos fenómenos, a los que se suman las bajas temperaturas. Cantabria y Asturias se mantienen con aviso rojo por nevadas, a los que se suman otros 13 avisos entre naranjas y amarillos similares a los del día anterior. Por frío, con temperaturas de hasta seis grados bajo cero, están avisados Huesca, Girona y Lleida, todos en rango amarillo.

La Aemet pide a la población de la zonas afectadas o que vaya a viajar a ellas que esté atento a los avisos y a las recomendaciones de Protección Civil, porque el temporal de nieve puede alcanzar a más zonas o recrudecerse y, en consecuencia, subir el nivel de los avisos. 

Más información