Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente ecuatoriano agradece a España su apoyo para eximir de visado a sus conciudanos

El Gobierno respalda a Lenin Moreno, enfrentado a su antecesor Rafael Correa

Los Reyes posan este lunes con el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, y su esposa, Rocio González.
Los Reyes posan este lunes con el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, y su esposa, Rocio González. EFE

El presidente de Ecuador, Lenin Moreno, ha agradecido este lunes en Madrid, en presencia de los Reyes y del presidente Mariano Rajoy, el "apoyo decidido de España" a su demanda de que la UE exima de visado a sus conciudadanos para las visitas de corta duración. La supresión de estos visados, que facilitará que los ecuatorianos viajen durante 90 días por los países del espacio Schengen, "mejorará los intercambios comerciales” y abrirá "nuevas oportunidades de negocio y turismo", según ha asegurado Moreno durante un almuerzo en el Palacio Real. El Gobierno español, que ya promovió la supresión de visados para Colombia y Perú, apoya ahora la extensión de esta medida a Ecuador, tras la entrada en vigor provisional en enero pasado del acuerdo comercial entre dicho país y la UE.

Moreno ha aprovechado su visita a Madrid para hacer campaña entre los 400.000 ecuatorianos residentes en España (250.000 de ellos con doble nacionalidad) y animarles a participar en el referéndum convocado por su gobierno parael próximo 4 de febrero que, entre otras medidas, propone que se prohíba la reelección indefinida. Este referéndum, que Moreno ha enmarcado en un "proceso de diálogo" que "vigorizará la democracia" ecuatoriana, es una de las decisiones que le ha llevado a enfrentarse con su antecesor, Rafael Correa, quien le ha denunciado ante la Organización de Estados Americanos (OEA) acusándole de "grave alteración del orden constitucional".

El enfrentamiento entre ambos políticos, que pertenecen al mismo partido (Alianza País) y formaron parte del mismo gobierno (Moreno fue vicepresidente de Correa entre 2007 y 2013), ha llegado a su punto álgido tras la condena del vicepresidente Jorge Glas a seis años de cárcel por recibir 13,5 millones de dólares en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht. Mientras que Moreno cesó en sus funciones a Glas en agosto pasado y se ha desmarcado de él, Correa defiende su inocencia y lo considera víctima de una persecución política.

El Rey no ha entrado en estas disputas durante su discurso, pero ha dejado claro el apoyo del Gobierno español a la política de Moreno, más moderada que la de su predecesor. “Saludamos vuestra concepción profundamente humanista, centrada en el ciudadano, en valores como la honestidad, el respeto a los demás, la solidaridad, la corresponsabilidad y la lealtad a la Patria”, ha dicho Felipe VI. “Quiero transmitiros la seguridad de que en vuestro empeño por trabajar para que nadie quede atrás podrá contar siempre con el apoyo de España”, ha añadido.

2018, año de aniversarios

M. G.

2018 es un año de aniversarios para la Familia Real española. El 5 de enero, el rey Juan Carlos cumple 80 años, los mismos que cumplirá la reina Sofía el  el 2 de noviembre. Por su parte, Felipe VI celebra el 30 de enero su 50 aniversario. La Casa del Rey guarda secreto sobre cómo se propone celebrar estas efemérides, pero este lunes difundió una nota, tan críptica como lacónica, en la que aseguraba que el Monarca "está impulsando una serie de inciativas y actividades públicas a través de distintos ámbitos de la sociedad española que se desarrollarán a lo largo del próxmimo año y de los que se irán dando cuenta oportunamente". Como anticipo, los reyes eméritos acudirán el próximo 6 de enero a la Pascua Militar, lo que no sucedía desde la abdicación de don Juan Carlos, en junio de 2014. Aunque no se reconozca oficialmente, se quiere borrar el mal sabor de boca que dejó su ausencia en el 40 aniversario de las primeras elecciones democráticas, en junio pasado. En 2018 habrá un anuversario aún más sonado: los 40 años de la Constitución, el 6 de diciembre. En la nota no se decía una palabra sobre cómo piensa celebrar el Rey su propio cumpleaños.

El número de empresas españolas en Ecuador ha crecido notablemente en los últimos años, hasta rondar las 150, pero las relaciones bilaterales “quizá no han alcanzado el nivel que podían haber alcanzado”, en palabras del ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis. A ello no ha sido ajena la escasa sintonía política que existía entre el Gobierno de Rajoy y el de Correa, alineado con el bloque bolivariano.

Esa situación parece haber cambiado tras la llegada al poder de Moreno, quien ha elegido España y el Vaticano para su primer desplazamiento a Europa desde que llegó al poder en mayo pasado. La única sombra que empañaba las relaciones bilaterales –el activismo prosecesionista de Julian Assange desde la Embajada ecuatoriana en Londres— se despejó después de que, a instancias del Gobierno español, las autoridades de Quito obligaran a su huésped a comprometerse por escrito a no seguir interfiriendo en asuntos políticos de otros países.

Además de hacer campaña entre la numerosa colonia ecuatoriana y reclamar la exención de visados, Moreno se ha esforzado por atraer la inversión extranjera. Con este objetivo, ha presentado su plan de construir 325.000 viviendas sociales en cuatro años como una “gran oportunidad” para las empresas españolas y les ha garantizado seguridad jurídica, a través de una nueva ley de reactivación económica.

El presidente ecuatoriano, que llegó el domingo a Madrid acompañado por su esposa, Rocío González, los ministros de Exteriores, María Fernando Espinosa, Turismo, Enrique Ponce, y Transportes, Raúl Granda, así como el secretario de Política, Miguel Carvajal, clausurará este martes un encuentro empresarial en la sede de la CEOE antes de regresar a su país.

Más información