Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Presidentes autonómicos del PSOE cuestionan el pacto de Rajoy sobre el Cupo vasco

Andalucía, Asturias o Comunidad Valenciana critican la aprobación de la ley antes de la financiación autonómica

El Gobierno ha emplazado al PSOE a acordar la renovación de la financiación autonómica después de que Pedro Sánchez urgió al Ejecutivo a iniciar ya el proceso. Pero el clima para el pacto se ha enrarecido por el acuerdo del PP el Ejecutivo vasco del PNV sobre su Cupo, que ha causado malestar en presidentes autonómicos socialistas.

Susana Díaz, durante su viaje a Bruselas.
Susana Díaz, durante su viaje a Bruselas. EFE

El Gobierno quiere acordar y pactar con el PSOE un nuevo sistema de financiación autonómica, que espera su renovación desde hace más de un trienio tras haber cumplido su tiempo. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, lo exigió anteayer en Valencia, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, respondió ayer en el Senado que él quería un acuerdo para dotar a las comunidades autónomas de la financiación justa y suficiente. Detrás de las palabras de acuerdo se cobija una situación muy complicada que afecta a la futura marcha de la negociación entre el Gobierno y la cúpula del PSOE y, sobre todo, a la del Ejecutivo y las comunidades autónomas, que son las que tienen que dar el visto bueno en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

El enrarecimiento ha ido en aumento ante el acuerdo del Gobierno central con el Ejecutivo vasco sobre el Cupo que le corresponde abonar al Estado por los servicios que le presta, y que será aprobado este jueves en el Congreso de los Diputados. Varias comunidades gobernadas por los socialistas —al menos Andalucía, Comunidad Valenciana y Asturias— han expresado su malestar por el acuerdo que saldrá adelante también con los votos del PSOE. El grupo parlamentario socialista lo apoyará “sin complejos”, dijo ayer la portavoz parlamentaria, Margarita Robles, toda vez que el Concierto económico vasco es un “hecho diferencial constitucional reconocido”, razonó Robles.

No cuestionan el Concierto vasco los Gobiernos autonómicos socialistas de Andalucía, Comunidad Valenciana y Asturias, que alzaron ayer en público la voz, pero sí este acuerdo del Gobierno del PP con el PNV. “Convendría que en lugar de aprobar ahora la ley de cupo para cinco años se apruebe dentro de unos meses, cuando se esté negociando también el sistema de financiación autonómico, y de esa manera veríamos la fórmula de que desde el cupo se transfirieran, porque Euskadi está muy sobrefinanciada, recursos a las comunidades autónomas del sistema de financiación de servicios públicos esenciales”, argumentó ayer el presidente de Asturias, Javier Fernández. En términos similares se expresaron el Gobierno andaluz y el presidente valenciano, Ximo Puig.

Ciudadanos contra el PP por el acuerdo

El pacto del Gobierno del PP con el PNV en torno al cupo ha levantado suspicacias no solo en el PSOE sino también en Ciudadanos y Podemos, aunque solo el partido de Albert Rivera votará el jueves en contra. El PSOE no está en contra de la cuestión de fondo sino que el resto de las comunidades tengan pendiente el nuevo modelo de financiación. El diputado de Ciudadanos, Francisco de la Torre, salió anoche a la tribuna de oradores para quejarse, aparentemente, solo del procedimiento pero deslizó que este cupo era inferior al que, a su juicio, debería haberse establecido. El procedimiento de lectura única propiciará que se eliminen otros trámites pero es perfectamente legal, como recordó el diputado vasco del PP Leopoldo Barreda que reprochó a Ciudadanos su “populismo fiscal”.

El malestar de estas autonomías se hizo patente también en la reunión ayer del grupo parlamentario socialista, con algunas intervenciones que cuestionaron este acuerdo, aunque ningún diputado defendió otro sentido del voto. Los parlamentarios andaluces no intervinieron. La dirección de Sánchez comparte la crítica de los presidentes socialistas al pacto con el PNV —que no entiende como una crítica a su posición, sino al Gobierno— y por eso Sánchez emplazó al Ejecutivo el lunes desde Valencia a presentar su modelo antes del 31 de diciembre de este año.

La dirección del PSOE aprobó ese mismo día una resolución con dos condiciones de antemano al Gobierno para la negociación, que fueron consensuadas con los presidentes autonómicos. La primera, que el modelo debe garantizar la igualdad de todos los ciudadanos en el acceso a los servicios públicos de calidad independientemente de dónde vivan, y la segunda, que el modelo debe asegurar la suficiencia financiera de las comunidades autónomas, lo que incluye resolver los problemas de déficit excesivo acumulado, ocasionado por su injusta infrafinanciación (caso por ejemplo de la Comunidad Valenciana).

Esta situación no arredrará al Gobierno central, que ha trabajado con denuedo este pacto con el PNV. Con este acuerdo el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, se garantiza casi con total seguridad el apoyo de los diputados peneuvistas a los Presupuestos Generales del Estado aunque esa negociación no se aborde hasta enero. Los socialistas no apoyarán en ningún caso los Presupuestos del Gobierno por lo que estos buscar pactar con quienes se los faciliten a cambio de contrapartidas.

De esta realidad es consciente el Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que tendrá que llevar la negociación en un doble procedimiento: Por un lado, con los consejeros de Hacienda de las Comunidades Autónomas, que siguen los dictados de sus presidentes y, de otro, con la dirección del PSOE. Ante los reproches de las comunidades socialistas el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró ayer que quiere pactar la financiación autonómica “y no como el actual sistema de 2009 que no se pactó y del mismo vienen las dificultades y los problemas”. Entonces gobernaba José Luis Rodríguez Zapatero y votaron a favor las comunidades socialistas y las del PP se abstuvieron.