Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia niega su injerencia en la crisis catalana y atribuye las acusaciones a la “histeria”

El ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, dice que los países afectados son incapaces de resolver sus problemas

El ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, la semana pasada en Moscú. FOTO: EFE / VÍDEO: ATLAS

Rusia ha negado este miércoles las acusaciones europeas de injerencia en la crisis catalana. El ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, las ha considerado una muestra más de la histeria antirrusa desatada en Occidente y de la incapacidad de los países afectados para lidiar con sus problemas internos. "Ya estamos acostumbrados a que, según algunas observaciones, algunos de nuestros socios en Europa y Estados Unidos parece que no tienen otra cosa que hacer que presentar acusaciones contra nuestros medios y declararles agentes extranjeros", ha dicho el titular de Exteriores.

Aunque Lavrov ha aludido en particular a la orden dada en Estados Unidos a la televisión rusa RT —antigua Russia Today— de registrarse como "agente extranjero" para poder seguir operando en suelo norteamericano, el ministro ruso se refería también a las crecientes alegaciones en la UE y en Washington sobre el papel de la propaganda procedente de Rusia en las redes sociales. "Quizás esto se explique porque en las capitales de los países de donde llegan esas acusaciones, sea Madrid, sea Londres, no tienen resueltos plenamente sus problemas internos", ha señalado Lavrov, en una conferencia de prensa. Y ha agregado: "Seguramente esa histeria sensacionalista la montan para distraer la atención de sus electores acerca de la incapacidad para resolver esos problemas internos".

Casi al mismo tiempo, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha rechazado las acusaciones asegurando que no hay ni una sola prueba. "Ni las autoridades españolas, ni la OTAN, ni los medios han presentado ningún argumento que otorgue credibilidad a esas acusaciones, por eso consideramos infundadas estas afirmaciones que parecen ser la continuación de la misma histeria que actualmente existe en EE UU y algunos otros países", ha declarado Peskov a los periodistas.

El ministro y el portavoz del Gobierno ruso han reaccionado después de que el lunes el ministro de Exteriores español, Alfonso Dastis, informara en el Consejo de Ministros de la UE en Bruselas sobre los casos de supuesta desinformación y manipulación desde Rusia a través de Internet para tratar de influir en la crisis catalana. Según Dastis, "se ha comprobado" la intervención rusa en la crisis catalana, ya que "hay datos sobre cómo el tráfico en las redes posterior al referéndum [del 1 de octubre] pasó particularmente por redes situadas en Rusia y en otros países". Dastis admitió que no descarta que se repita la injerencia en los comicios catalanes convocados para el 21 de diciembre, pero aclaró que "no nos consta formalmente que el Gobierno ruso esté detrás de esto".

En las últimas semanas y días, tanto la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, como la Embajada rusa en España, así como los medios oficiales rusos, han denunciado lo que consideran una campaña de acusaciones falsas de algunos medios españoles contra Rusia en relación a la crisis de Cataluña. La agencia oficial Sputnik, en su hilo en español, denunciaba este martes la proliferación de artículos sobre la supuesta injerencia rusa en el proceso soberanista catalán por medio de perfiles simulados en las redes sociales, y analizaba en detalle los, a su juicio, "errores e imprecisiones más graves".

También la Embajada de Rusia en España publicaba hace unos días en sus redes sociales: "No nos deja de asombrar que ciertos medios españoles inflan la burbuja de la presunta 'mano de Rusia' en Cataluña y no ayudan al lector a ver los verdaderos orígenes y posibles vías de solución de los problemas en esta comunidad autónoma". Rusia mantiene la posición oficial de que la crisis de Cataluña es un asunto interno español que debe resolverse en el marco de la ley y la Constitución españolas.

Además de España, también los servicios de inteligencia de Estados Unidos han acreditado, en un informe publicado en enero de este año, que Moscú había intentado influir en las elecciones presidenciales de 2016 a favor del repubilcano Donald Trump frente a la demócrata Hillary Clinton, y para ello había hackeado miles de correos electrónicos de los servidores informáticos del Comité Nacional Demócrata.

Más información